02|5|2022

Reelecciones: intendentes radicales celebran con dardos a Vidal

29 de diciembre de 2021

29 de diciembre de 2021

Son 27 los jefes comunales a los que se les abre la posibilidad de ir por otro mandato en 2023. Cómo jugarán esa carta. La exgobernadora “no tiene moral”.

La modificación de la ley que pone un tope a las reelecciones en territorio bonaerense no era un debate más para la Unión Cívica Radical (UCR). La gran mayoría de sus 32 intendentes habían sido reelectos en 2019, por lo que, con la normativa sancionada bajo la gestión de María Eugenia Vidal, no podían aspirar a otro periodo en 2023. Bajo ese estado de situación, tanto el Foro de Intendentes UCR como la conducción partidaria jugaron fuerte en pos del cambio sellado en la maratónica jornada legislativa del martes.

 

El principal cuestionamiento del grueso de los intendentes boinablancas a la ley de 2016 pasaba por el hecho de que “no se puede legislar para atrás” y tomar la vigencia de dicha norma desde 2015. El titular del Foro UCR, Miguel Fernández (Trenque Lauquen), ya había remarcado a Letra P que la normativa discutida venía con “una pésima redacción del decreto reglamentario”, que dejaba abierta la puerta incluso a pedidos de licencia antes de cumplir los dos años del segundo mandato. Ante eso, Fernández apuntó: “Que cada uno se haga cargo de los errores que cometió”, en clara dirección a Vidal, quien militó activamente estos días en contra de cualquier modificación a la ley.

 

Puntualmente, son 27 los casos radicales que ahora pueden volver a jugar en 2023, aunque dos de ellos (Érica Revilla, en el Senado, y Claudio Rossi, en la Cámara baja) este año partieron a la Legislatura. “Soy de los que estaban a favor de las modificaciones, no porque no comparta que tiene que haber límites en las reelecciones, sino porque estaba mal aplicada; no podés aplicar una ley de forma retroactiva. Eso se lo dije a Vidal y a todos en su momento”, recalcó a Letra P Daniel Cappelletti (Brandsen), otro miembro de la mesa directiva del Foro de Intendentes UCR. El brandseño no descarta la posibilidad de una nueva reelección, pero omite definiciones: “Hay tiempo”, expresó y bregó por “pensar en una renovación”.  

 

Sí fue concreto al aludir al fuerte posicionamiento de Vidal en este debate en pos del statu-quo: “Alguien que abandona la provincia de Buenos Aires para irse a la Ciudad no tiene la autoridad moral para decir las cosas que dijo”, arremetió.

 

Por su parte, el intendente de Maipú, Matías Rappallini, también manifestó su acuerdo con los cambios, también con aquellos que evitan futuros atajos vía licencias. De todas formas, sostuvo a Letra P: “Un tope tiene que haber, más allá de que la renovación la da la gente, no la política. Está bien que la política se oxigene y no terminar como en muchos distritos donde hacen que después se convierta en un clientelismo que no sirve”.

 

Rappallini también se acordó de Vidal y de su “decisión de irse a la Capital Federal”, razón por la que –consideró- “ya acá no tiene peso y se vio reflejado en esta situación, más allá de que tenga legisladores. Pero los mismos intendentes del PRO estuvieron en contra de lo que ella había planteado”.

 

El intendente de Maipú admite que recibió numerosos mensajes alusivos a una hipotética re-re una vez que se efectuaron estas modificaciones. Pero no se apura a dar una definición sobre 2023: “Lo estoy analizando, es todo muy nuevo, yo ya me veía retirándome en 2023, pero todo se verá de acuerdo a lo que se vaya planteando y a lo que la UCR Maipú decida. Yo puedo tener intenciones, pero todo está a la espera, falta mucho tiempo”.

 

También en contacto con Letra P, el intendente de Balcarce, Esteban Reino, añadió su análisis como abogado al afirmar: “Era evidente que no podés hacer una ley retroactiva, cualquiera que hubiese ido a la Justicia hubiese tenido una respuesta favorable. Esta modificación vino a salvar eso”.

 

Aunque estimó que “está bien poner ciertas limitantes”, también sostuvo que “es el vecino el que te pone o te saca”. Y ahondó en ese concepto: “Los que no han sido intendentes quizás no entienden la cuestión de cercanía y que no es fácil tampoco generar alternativas que la gente pueda identificar. En las ciudades es muy visible la cara del intendente”.

 

En cuanto al posicionamiento de Vidal en este debate, el balcarceño expresó: “Tiene una postura tomada que es respetable, pero también es cierto que la ley dejó huecos y el decreto reglamentario más huecos como para que la ley se burlara. Ahora no”. Sobre su futuro político en dos años, Reino tampoco dio precisiones: “Falta muchísimo se analizará en el momento oportuno, en 2023, manejando las distintas alternativas, ver las ganas que tiene uno, si son las mismas de hoy y si la gente que acompaña tiene las mismas ganas. Es una definición grupal”.

 

Por su parte, el intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, apoyó el tope a las reelecciones al subrayar a Letra P que "más alternancia es más democracia". Ante eso, señaló que su desacuerdo radicaba en que "sea retroactiva" la aplicación de la ley reglamentada en 2016. Con crédito para ir por un periodo más en 2023, Aiola no dio pistas: "Falta mucho y por el momento no es algo que tenga como prioridad. Todavía hay muchas cosas por hacer y los intendentes tenemos que estar abocados a eso".