05|9|2022

La Mesa de Enlace baja armas mientras pesca en el río revuelto del Gobierno

11 de diciembre de 2021

11 de diciembre de 2021

Para las entidades del agro, la Guerra Gaucha ya fue. Ahora se empoderan con Domínguez de interlocutor. Las bases autoconvocadas desconfían y piden ruta.

La Mesa de Enlace sigue sacando peces del río del Gobierno, revuelto tras la derrota electoral. Cada vez más lejos del clima bélico de la Guerra Gaucha, luego de las PASO las entidades del campo ya le habían arrancado a la Nación la apertura parcial de las exportaciones de carne y esta semana consiguieron que retrocediera casi por completo en este punto.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

“Hay un nuevo plan de ganadería libre. Libre es libre”, expresó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, para que no quedaran dudas sobre las exportaciones. Sin embargo, tiene concesiones por parte de las entidades que aceptaron que siete cortes, denominados parrilleros, queden para el consumo interno y que una categoría de vaca siga sin exportarse y se revea su situación en abril. Además, se suma un aporte de 100 mil millones de pesos en créditos a tasas subsidiadas.

 

El plan de lucha que estaba sobre la mesa antes de las elecciones está hoy muy lejos. Las entidades repiten que esta decisión del Gobierno implica darles la razón a los reclamos que realizaron hasta el momento.

 

A pesar de esta apertura, la Mesa de Enlace salió de la reunión que mantuvieron con Domínguez con una frase pesimista. “No estamos conformes, aunque es un avance”, dijeron. Con el correr de las horas, los dirigentes dejó trascender que es una buena noticia para cerrar el año, pero aclararon que necesitan ver las palabras del ministro en hechos. “No es un cheque en blanco”, afirmó el presidente de la Federación Agraria, Carlos Achetoni, a Letra P.

 

No sería la primera vez que se fueran de una reunión con anuncios vacíos. “El que se quema con leche ve una vaca y llora”, repiten en el campo; por este motivo, la Mesa de Enlace asegura que no quiere quemarse y aguarda con ansias que el 1 de enero de 2022 se publique la resolución.

 

Por otra parte, el vicepresidente de Coninagro, Elbio Laucirica, destacó a este medio que esta situación fortalece a la Mesa de Enlace. Con este panorama, los dirigentes agropecuarios esperan que se cumpla la medida y, al mismo tiempo, analizan los nuevos pasos a dar.

 

Agenda del segundo tiempo

Con un piso más firme de cara a 2022, las entidades agropecuarias buscan que el Gobierno les otorgue un alivio fiscal. Saben que no pueden tirar mucho de la cuerda porque la economía está en tensión, pero aguardan que se apruebe la ley de promoción a la agroindustria, que propone medidas en ese sentido.

 

Otro punto de preocupación es la posibilidad latente de una suba de retenciones. El ministro dejó en claro que no está en agenda, comunicaron las partes. De todas maneras, los dirigentes plantearon que se prorroguen por ley los topes a los derechos de exportación aprobados en 2019.

 

La agenda del campo también estará marcada por reclamos en beneficio de las economías regionales. Federación Agraria quiere que se afiancen las políticas para este sector.

 

Los dirigentes agropecuarios ven en Domínguez un interlocutor que antes no tenían y no quieren dejar pasar el tren. Falta ver hasta dónde jugará el Gobierno, que se mantiene con hermetismo, en esta guerra gaucha.

 

Fuego amigo

El himno de paz que entonan Gobierno y Mesa de Enlace tiene interferencias. Los productores autoconvocados prefieren batir los parches de los tambores de guerra. Tras los anuncios del ministro y las declaraciones de la dirigencia rural, los grupos de WhatsApp estallaron. “Relato para la tribuna”, describieron quienes articularon la movilización del 9J. Por otra parte, manifestaron que la Mesa de Enlace está “muy silenciosa” y debería ponerse más firme. Las entidades se desmarcaron y argumentaron que trabajan de manera consensuada y sin que primen opiniones personales.

 

Los organizadores de aquella manifestación en San Nicolás ya gestionan asambleas a la vera de la ruta para los primeros días de enero. “Queremos que los dirigentes nos escuchen”, enfatizaron.