01|8|2022

CFK, el Fondo y un alivio de corto plazo en el Círculo Rojo

29 de noviembre de 2021

29 de noviembre de 2021

Los ceos interpretan que la vice se corrió y no obstruirá un acuerdo con el FMI, pero creen que podría impugnarlo si no funciona. Números rojos en la Bolsa.

A diferencia de la carta-bomba que lanzó después de las PASO, que no admitía más de una lectura, la vicepresidenta Cristina Fernández escribió este sábado un texto sobre la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que abrió la puerta a un acuerdo con el organismo... y también todo lo contrario. En el texto, sostuvo que "la lapicera" la tiene el presidente Alberto Fernández y que el Congreso -apuntó a la oposición, pero se supone que también el oficialismo- debe aprobar (o rechazar) el entendimiento con el Fondo. Además, aunque dijo que "nadie está hablando de desconocer deudas", advirtió que "la definición que se adopte y se apruebe puede llegar a constituir el más auténtico y verdadero cepo del que se tenga memoria para el desarrollo y el crecimiento CON INCLUSIÓN SOCIAL de nuestro país". Las mayúsculas parecen marcar la cancha de hasta dónde puede estar dispuesta a apoyar.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Si las lecturas dentro del Ejecutivo proliferaron, también las hubo en el Círculo Rojo. Hombres y mujeres de negocios hicieron sus propias interpretaciones, casi un Elige tu propia aventura. Hay, eso sí, ciertas coincidencias en el empresariado: entiende que la vicepresidenta allana el camino para un acuerdo (al correrse y no al promoverlo explícitamente), pero que ese apoyo es con reservas y puede ser de corto plazo, si es que el programa económico plurianual que Fernández enviará al Congreso no cumple con los objetivos de pagar creciendo y "con inclusión social".

 

Hay en la plana empresaria una inquietud que cruza a los distintos sectores y a las diversas miradas sobre la economía y la actual coyuntura política. Creen, casi sin matices, que hay que acordar con el Fondo. No hacerlo, advierten, provocará una crisis mayor, en un país cruzado por la escasez de dólares que pone nubarrones sobre las posibilidades de crecimiento. Con este monóculo leyeron la carta de Cristina.

 

"Cristina no está en contra de un acuerdo con el FMI", dijo a Letra P José Urtubey, director y accionista de Celulosa Argentina. "Salvo algún fanático, no conozco a nadie que no apoye la negociación y Cristina, por la información que manejo, está de acuerdo", coincidió el titular de un importante grupo constructor, que espera esa negociación para recibir el financiamiento de un socio del exterior en una obra pública.

 

Otras voces consideran que, al no apoyar explícitamente la negociación, abre la posibilidad de romper a futuro. "El mensaje es que la decisión es de Alberto y que ella, al no confrontarla de frente, está de acuerdo, porque el que calla, otorga", sostuvo otro importante empresario consultado por este medio. "Despeja el corto plazo para firmar con el FMI, pero deja dudas sobre lo que hará en seis o nueve meses si el programa no funciona", indicó otro ejecutivo. "El riesgo país sigue alto porque no se disipan las dudas a mediano plazo de los bonistas", evaluó.

 

Javier Timerman, director del fondo de inversión AdCap, tiene una mirada similar. "Creo que Cristina dejó claro que ella tal vez negociaría de otra manera, pero que no va a ser un impedimento a lo que decidan la oposición con el Gobierno, porque el acuerdo tiene que pasar por el Congreso", dijo. "Me dio la sensación, cuando leí la carta, de que era una luz verde a Alberto para que negocie su acuerdo, el del Gobierno de Alberto, con el Fondo", agregó. Timerman tiene una visión menos apocalíptica que la de los fondos de inversión que gatillaron ventas masivas de activos argentinos en las semanas que siguieron a las elecciones legislativas. "El mercado lo ve como un conflicto, yo no lo veo así. Lo veo como un apoyo a Alberto, a la investidura del Poder Ejecutivo, por parte de la vicepresidenta", concluyó. Este lunes al mediodía, los ADR acumulaban nuevas bajas de hasta 9% en Wall Street y los títulos de deuda seguían en caída libre.

 

El Gobierno busca que la posición argentina para negociar con el Fondo tenga el aval de los gremios y las empresas, además de los votos en el Congreso. El ministro de Economía, Martín Guzmán, le transmitió a varios ejecutivos que Gustavo Beliz activaría una búsqueda de respaldo en el Consejo Económico y Social (CES). Hubo un primer esbozo de esa comunión en el encuentro del Consejo posterior a las legislativas y un anticipo de la necesidad de apoyos en la cena que el Presidente y su ministro mantuvieron con ejecutivos de multinacionales, días antes de las elecciones. Urtubey y otros empresarios que emitieron una solicitada de apoyo durante los momentos más críticos de la negociación con los acreedores privados no descartan hacer una manifestación similar.