09|1|2022

Reelecciones: massista defiende la ley, pero pide claridad sobre la aplicación

27 de noviembre de 2021

27 de noviembre de 2021

El intendente de General Las Heras, Javier Osuna, pide “no vulnerar el espíritu” de la norma, pero respalda una revisión para establecer desde cuándo rige.

El debate en torno a la derogación o modificación de la ley que impide la reelección indefinida de intendentes, legisladores y consejeros escolares en la provincia de Buenos Aires toma volumen y suma protagonistas. El intendente de General Las Heras, el massista Javier Osuna, si bien defendió la ley impulsada por Sergio Massa, sostuvo que habría que aclarar cuál es el primer mandato que toma en cuenta la norma.

 

La discusión sobre los alcances de la ley que pone un tope a las reelecciones (permite solo una) atraviesa a los distintos partidos políticos y en el interior de los espacios conviven diferentes posiciones. Si bien el planteo de la modificación es adjudicado a un importante grupo de intendentes oficialistas, sectores de la oposición manifestaron su acompañamiento a la rediscusión de la ley. Los radicales, por caso, advirtieron que buscarán que su implementación sea a partir de 2019.

 

El periodo de aplicación es central en el debate. Así lo interpreta Osuna, integrante del Frente Renovador, la fuerza que en 2016 impulsó la iniciativa junto a la exgobernadora María Eugenia Vidal.

 

“Quedó ese gris que genera incertidumbre y, a veces, hasta se pone en discusión la propia validez, finalidad y objeto de la ley”, dijo el jefe comunal en diálogo con Letra P, aunque advirtió no estar de acuerdo con que se toque la norma. “Estoy a favor de la existencia de la ley, porque la renovación fortalece la democracia: la aparición de nuevos de dirigentes nos pone a los intendentes en la necesidad de crear nuevos cuadros y mejores para el futuro”, indicó.

 

Hasta ahora, la norma toma como primer mandato el iniciado en diciembre de 2015, aplicando un criterio de retroactividad. La situación ha derivado en distintos escenarios posibles: desde gambetas judiciales e interpretaciones rebuscadas del articulado de la norma hasta toma de licencias.

 

Es en el punto de retroactividad donde Osuna considera que hay lugar para que la ley sea revisada. “Las leyes se discuten, se debaten en el lugar donde hay que hacerlo, se aprueba. Lo que puede pasar es que la falta de claridad en la redacción, en este caso desde cuándo rige, podría ser revisable. Un error técnico no puede vulnerar el espíritu de la ley”, dijo.

 

En el Frente Renovador hay líneas más rígidas ante la posibilidad de una revisión. El diputado Jorge D’Onofrio mandó a los intendentes a patalear a la justicia y no tiene dudas de que la ley debe aplicarse a partir de 2015.

 

En el espacio entienden que la norma es mucho más importante que un intendente y consideran que “no se puede legislar en función de los intereses o de las expectativas individuales”. En ese sentido, manifiestan que, si no fuera necesaria la rotación en los cargos, la gente se involucraría más en política, por lo que evalúan que una forma de abrir y ser creíbles es habilitar las rotaciones, independientemente del respaldo popular del intendente de turno, como los casos de Mario Secco, de Ensenada, y Walter Torchio, de Carlos Casares, quienes abiertamente rechazan cualquier tipo de limitación que no sea la que puede imponer el pueblo al ejercer el derecho al voto.