18|9|2022

La campaña del hidrógeno: JSRN y el FdT compiten por la agenda verde

02 de noviembre de 2021

02 de noviembre de 2021

A once días de las legislativas, Carreras celebra la llegada de la millonaria inversión a Río Negro y el kirchnerismo también se abraza a la buena noticia.

El anuncio de un desembolso cercano a los 8.400 millones de dólares para la creación de una planta que genere hidrógeno verde en el país, propició una efervescencia electoral en Río Negro. Tanto la gobernadora Arabela Carreras, integrante de Juntos Somos Río Negro (JSRN), como dirigentes del Frente de Todos (FdT) buscaron adueñarse de esta positiva novedad para los habitantes de la provincia, que casi tuvo una central nuclear y ahora espera por la denominada "inversión del siglo".

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La presentación ante el mundo en la cumbre sobre el cambio climático generaba expectativas en el entorno de Carreras, quien desde hace un año trabaja en el desarrollo de esta actividad. Para darle vigor al plan, encomendó esta tarea al hombre de mayor confianza en el gabinete: el secretario General de la Gobernación, Daniel Sanguinetti. “Este fue un proceso muy serio”, asegura el funcionario en diálogo con Letra P.

 

Sanguinetti está a cargo de los llamados “Jueves de Hidrógeno”, un espacio de pensamiento en el que interactúan cada semana representantes de la ciencia, especialistas en la materia y el sector empresario. El objetivo es conformar un consejo asesor de inversiones más allá de Fortescue.

 

La hoja de ruta de este proceso comenzó con un encuentro entre autoridades provinciales y Agustín Pichot, en marzo de 2020 en San Carlos de Bariloche. La charla se dio luego de una videoconferencia entre el presidente Alberto Fernández y el excapitán de Los Pumas, que se mueve en el país como delegado de la división de energías limpias que tiene la minera australiana Fortescue. Toda la coordinación se dio con el visto bueno del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

 

Esa agenda, que coincide con la visión ambientalista de Carreras, posibilitó avances concretos. Los asesores de la mandataria provincial convocaron a un reconocido instituto alemán para entender cuáles eran las chances de que lluevan las inversiones. La misión del Fraunhofer Institute for Energy Economics and Energy System Technology (IEE) arrojó resultados más que positivos, con 78 áreas aptas para la instalación del parque eólico. Al final, por su cercanía al mar, se definió Punta Colorada, muy cerca de Sierra Grande.

 

“Con este proyecto, podemos ser la fuente de energía del mundo”, repite Sanguinetti. Ese mensaje, de optimismo por la promesa de que la actividad genere hasta 15 mil puestos de trabajo directos y casi 50 mil indirectos, también llegó a la localidad hoy gobernada por el peronista Renzo Tamburrini, que supo tener a Miguel Ángel Pichetto al frente del Ejecutivo y en la que Carlos Saúl Menem -ya como presidente- anunció la trunca revolución productiva nacional.

 

El intendente, que se enteró del anuncio cuando viajaba a Bariloche a un acto militante con los ministros Eduardo de Pedro y Matías Lammens, espera que de una buena vez por todas esa ciudad vuelva a los años de gloria que tenía con la ex empresa Hipasam, hoy en manos de capitales chinos.

 

Tamburrini sabe que los serranos y las serranas vienen de un golpe duro en 2017. En aquella oportunidad, Mauricio Macri y Alberto Weretilneck prometieron la instalación de una nueva planta nuclear para el país. La falta de consenso social generó una notable movilización de organizaciones ambientalistas que le puso un freno a esta jugada y adelantó una nueva desilusión a los habitantes del rincón patagónico.

 

 

“El camino de la recuperación llega a Río Negro con inversiones y trabajo concreto de la mano del gobierno de Todos. Este acuerdo contempla la creación de más de 15 mil empleos directos y otros 50 mil puestos de trabajo indirectos en la zona de Sierra Grande y sus alrededores”, celebró el senador Martín Doñate, uno de los dirigentes más importantes que tiene el kirchnerismo en la provincia.

 

Fuentes del gobierno de Río Negro explicaron que los próximos pasos a seguir son las acciones legales para que empiecen las licitaciones en la zona franca de Sierra Grande, sobre todo para la construcción de un puerto que se utilizará en la exportación del hidrógeno. Así se abre un nuevo camino, el de la recuperación, que se cerró por la pasión antinuclear.