27|11|2021

“Facundo es un líder que puede unir”

31 de enero de 2021

31 de enero de 2021

Candidato a convencional radical, cree que una UCR fuerte “ayudaría mucho” a que su hermano participara. La grieta que “embrutece”. JxC, a la centroizquierda.

Gastón Manes se afilió a la Unión Cívica Radical en 1989, “cuando había 1.000% de inflación”, enfatiza para destacar su identidad boinablanca. “Y eso, porque en el 83, cuando empecé a militar, no podía afiliarme. Tenía 13” años. A pesar de su temprana actividad partidaria, a los 50 es la primera vez que se postula a un cargo: convencional nacional por la provincia de Buenos Aires en la lista que lleva como candidato a presidir el comité bonaerense a Maximiliano Abad. “Por mi perfil, características, por edad, me lo ofrecieron y me parecía muy mezquino no aceptar”, sintetiza razones en diálogo con Letra P.

 

Abogado, profesor de Derecho Internacional Público, Manes había tenido previamente una participación académica dentro del partido centenario, en la Fundación Alem. No sería la única fundación en la que articulara. Con su hermano, el neurocientífico Facundo Manes, confluye en la Fundación INECO y en ONGs como “Educación para Poder” y “ConArgentina”, destinadas a “desarrollar políticas que tengan que ver con la economía del conocimiento”.

 

“Facundo es un líder social; él convoca y la gente concurre. Eso nos permite pensar un país”, comenta Gastón sobre la creación de estas organizaciones y dice que su hermano es “un líder que puede unir”, la cualidad que estima indispensable en la política para terminar con la “grieta que embrutece”. En medio de especulaciones y clamor de algunos intendentes por subir al neurólogo al escenario electoral, se encarga de no adosarle candidatura alguna a su hermano: “Es una decisión personal de él”, subraya. Aunque, tras dejar en claro que “Facundo apoya la lista de Adelante Buenos Aires de manera categórica", considera, previo a la interna del 21 de marzo: “Un radicalismo fuerte ayudaría mucho a que él participe”.

 

-¿En qué momento se encuentra el radicalismo?

 

-Está en un punto de inflexión. Es un partido que todavía tiene en cada rincón militantes honestos, trabajadores, empresarios y emprendedores que quieren una Argentina mejor. Esa es una base muy importante para arrancar un proyecto que permita cambiar esta curva de decadencia que tenemos en Argentina. En la provincia, en nuestro espacio somos oficialistas, nos apoya el actual presidente, pero nuestra lista es muy renovadora, fresca. Maxi (Abad) es un tipo joven, con mucha fuerza, que tiene experiencia política y una mirada ciudadana.

 

-¿Qué análisis hace de la conducción de Salvador?

 

-No es lo mismo la UCR bonaerense de 2015 que la de 2021. No hay que olvidarse que en la UCR de 2011 el candidato a senador era Pepe Scioli. En 2015, el radicalismo arrancó casi de cero y con la gestión de Salvador creció exponencialmente. Tenía 10 intendentes, hoy tiene 32 y muchísimos legisladores provinciales y nacionales. Si mantiene la curva de crecimiento de los últimos años, será impresionante. No le tocó a Salvador liderar el partido en un momento de fortaleza.

 

-El possismo dice que la actual conducción solo piensa en acompañar dentro de JxC.

 

-No es cierto. Una cosa es fortalecer el radicalismo, otra es beneficiar con berrinches al Gobierno, que quiere una oposición dividida. Posse es un dirigente que ha cambiado de partido varias veces, con lo cual no estoy seguro de que quiera pertenecer al partido. Sin embargo, algunos dirigentes que lo apoyan sí lo quieren hacer.

 

-¿Por ejemplo?

 

-Martín Lousteau le hace bien al partido. Pero esta es la interna de la provincia y Lousteau no compite, no tiene nada que ver.

 

-¿Le gustaría trabajar junto al espacio Evolución, que lidera Lousteau?

 

-Por supuesto. Yo busco la unidad del radicalismo y, luego, de la coalición. Suscribo a la vocación de Martín de ampliarla hacia sectores más de centro, centro-izquierda, todos dirigentes que admiro mucho: Pablo Javkin, gran amigo, Margarita Stolbizer…

 

-También mencionó a Facundo…

 

-Sí, lo mencionó a Facundo. Tengo una muy buena relación con Martín, Facundo también la tiene. Supongo que el apoyo de Martín a la lista opositora tiene que ver con una estrategia electoral de su línea interna. Pero eso no me preocupa porque yo quiero que, en la provincia, la UCR tenga la curva de crecimiento que viene teniendo en los últimos años.

 

-¿La UCR bonaerense hizo una autocrítica por su rol durante los cuatro años de Gobierno de Vidal?

 

-Macri lo dejó en claro el primer día: un gobierno del PRO y una coalición parlamentaria. No fue un gobierno de coalición, ni en la Provincia ni en la Nación. Pero no se puede mirar el siglo XIX con ojos del siglo XX y no se puede mirar 2015 con los ojos de 2021. El radicalismo no tenía la fortaleza de hoy; le tiene que dar un sesgo más de centro o centro izquierda a la coalición actual.

 

-¿Ve que Juntos por el Cambio se oriente a esa centroizquierda?

 

-Hay que ver qué posturas prevalecen dentro de Juntos por el Cambio, hay dirigentes que piensan como yo y otros más radicalizados, menos dialoguistas con el gobierno. Tenemos que salir de la grieta porque nos embrutece, hay que tratar de buscar consensos.

 

-Hay intendentes que piden que Facundo lidere la alternativa radical. ¿A usted le gustaría?

 

-Con Facundo comparto mi vida hace 50 años, somos muy unidos. Facundo es un líder médico, un referente social que tiene mucho para aportar a la Argentina y cualquier participación suya en la vida pública la veo con buenos ojos. Facundo es un líder que puede unir. Yo tengo una participación más activa en la UCR, él menos. Pero con Facundo compartimos sueños y valores. Pero no me gusta pensar en términos electorales porque veo que a veces la lógica que se maneja es diferente, no la critico, lo que digo es que Facundo está muy lejos de eso, representa un poco el espíritu ciudadano, emprendedor.

 

-Dijo que es un líder que puede unir…

 

-Tiene rasgos de liderazgo. Lideró muchos equipos. Hay quienes dicen que es un tipo que no quiere (ingresar en política) por el ego, pero Facundo en muchos equipos jugó de 4 y muchos de quienes le dicen eso son tipos que solo juegan si tienen la camiseta 10 y la cinta de capitán.

 

-Se habló de eso en 2017, cuando se especuló con sumarlo a la lista legislativa de Cambiemos…

 

-Claro. En 2017, todos los medios hablaban pero nadie había hablado con él. Y cuando lo hicieron, a último momento, él les dijo que quería hablar de educación, ciencia. Facundo quiere ayudar a que todo funcione mejor, no quiere sacar el cuerpo. Lo de 2017 no sé muy bien cómo fue el tema del lado del Gobierno, pero claramente no fue un diálogo franco, de ida y vuelta. Facundo no estaba pensando en ser candidato a nada.

 

-¿Hay que convencerlo a Facundo o está convencido de ser candidato en algún momento?

 

-Esa pregunta se la tendrías que hacer a él. Ser candidato es una decisión muy personal. Así como puso toda su energía al servicio de instalar un área de conocimiento de vanguardia como la neurociencia, hoy, en otra etapa de su vida, lo veo muy comprometido con las políticas públicas, con el país. A una persona que está comprometida con el país no hay que convencerla. Hay que ver cómo se traduce el paso de una vida científica, académica, de referencia social al escenario político, donde la lógica es diferente. Supongo que él tendrá sus ideas de cómo debería ser y no siempre el contexto en el cual te incorporás a algo es como te parece que debe ser. Va a trabajar por Argentina desde el lugar que sea. Creo que un radicalismo fuerte ayudaría mucho a que participara.

 

-¿Usted qué aspiración tiene de cara a la próxima elección legislativa?

 

-Ni lo pensé. Yo quiero ser convencional porque quiero ir a la convención radical a plantear estas cosas con energía y la única forma de estar ahí es plantearle al afiliado lo que buscamos, que Maxi Abad lidera esta idea, ampliar la coalición y sostenerla unida. Hay que persuadir, hacer un trabajo político y me gusta. Puedo aportar desde ahí.