X

Aluvión de apoyo en Twitter. Reconocen el reclamo policial pero repudian la manera y la manifestación en la quinta presidencial. La razón del silencio inicial.

Por 09/09/2020 17:38

A 48 horas de iniciada la revuelta policial y con el conflicto ganando tensión pese a los anuncios de mejoras salariales del gobernador Axel Kicillof, intendentes peronistas del conurbano salieron a respaldar al presidente Alberto Fernández cuando un grupo de uniformados rodea la Quinta de Olivos, en un gesto desafiante a la institucionalidad.

El martes por la tarde un grupo de intendentes del Frente de Todos se había sumado al hashtag #FuerzaAxel no sólo para expresar su respaldo al gobernador sino para criticar el método de protesta de la Policía y el agite a la revuelta de los representantes de Juntos por el Cambio. Sin embargo, en esa tropa fue notoria la ausencia de jefas y jefes comunales que gobiernan los distritos más populosos de la provincia.

 

 

 

Ese silencio se rompió ahora, cuando la protesta de uniformados se dirigió directamente al Presidente y los alrededores de la Quinta presidencial se transformaron en foco del conflicto. Los jefes y jefas comunales del conurbano salieron en bloque a cuestionar el método de protesta.

Según pudo reconstruir Letra P de fuentes comunales Letra P, las dilaciones en ofrecer públicamente el respaldo al gobernador estuvieron atadas a la intención de evitar un enfrentamiento de la policía con los y las mandamases locales, en momentos en que necesitan del apoyo policial por la pandemia y, fundamentalmente, por la curva ascendente de delitos. Esperaban que el reclamo se apagara una vez anunciado el aumento, cosa que no solo no sucedió sino que se intensificó.

Con el escenario cada vez más enrarecido, antes de la reunión entre el Presidente y el gobernador pautado para esta tadenoche, salieron a repudiar el método de protesta, con una clara intención de distanciarse, además, del apoyo lanzado por la oposición, que sembró un clima de desestabilización. Se espera que de la reunión en Olivos también participen representantes distritales de la región metropolitana.

 

 

“El reclamo es justo. El método no”, tuitearon la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, su par de Avellaneda, Jorge Ferraresi, y el mandamás de Florencio Varela, Andrés Watson. “Podemos comprender el reclamo salarial de las fuerzas de seguridad bonaerense pero la actitud de rodear la quinta presidencial es un acto de amenaza y amedrentamiento contra el gobierno. No podemos permitir esta situación”, añadieron. En la misma línea se expresó el lomense Martín Insaurralde. “Es inadmisible ir con armas y patrulleros a la Quinta de Olivos para condicionar a un gobierno electo democráticamente que mostró total voluntad de resolver los problemas a través del diálogo”, escribió en su perfil de Twitter.

 

 

“Repudiamos las manifestaciones en la Quinta Presidencial de Olivos. El límite para cualquier protesta es la defensa y el respeto a la institucionalidad y a las autoridades constitucionales”, señaló por su parte el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, jefe distrital de uno de los puntos más calientes de la protesta.

En la misma línea se expresó Juan Zabaleta, de Hurlingham. “Rodear la Quinta Presidencial con patrulleros y oficiales armados es inaceptable y deslegitima un reclamo salarial totalmente válido y que hay que resolver. No confundamos ni asustemos a la gente, que ya bastante angustia tiene con la pandemia. Hago un llamamiento a la cordura”, dijo el intendente más cercano a Fernández.

También el jefe comunal de Morón, Lucas Ghi, se expresó en contra de las formas de protesta. “La Policía tiene derecho a reclamar por una mejora salarial como el conjunto de los trabajadores, pero su carácter de fuerza armada exige que sean extremadamente cuidadosos en la manera que manifiestan ese reclamo", dijo mediante un comunicado.