X

Por una licitación controvertida, se van funcionarios ligados al grupo que lidera el senador Caserio, aunque los reemplazos vienen del mismo palo.

Por 30/09/2020 19:59

Tras varios días de especulaciones y versiones cruzadas, se confirmó en las últimas horas el primer reacomodamiento interno en el gabinete del Ministerio de Transporte, la cartera que conduce el exintendente massista Mario Meoni.

El área afectada por los cambios es la Subsecretaría de Transporte Automotor, que estaba a cargo de Gabriel Bermúdez, exsecretario de Transporte de la provincia de Córdoba.

 

Afuera. El delasotista Bermúdez, primera baja en el gabminete de Meoni.

 

En remplazo de Bermúdez, el nombre que más suena como sucesor es el de Marcos Farina, exministro de Gobierno de la administración de José Manuel De la Sota y actual legislador provincial de Unión por Córdoba.

 

Adentro. El cordobesista altertista Marcos Farina, con Lammens.

 

Junto con el desplazamiento de Bermúdez, se produjo la salida del subsecretario de Gestión Administrativa de Transporte, Fabrizio Gomis, quien dependía del secretario de Articulación Interjurisdiccional, el randazzista Felipe Rodríguez Laguens.

En tanto, el que también podría sumarse a la lista de exfuncionarios es el secretario de Gestión del Transporte, Walter Saieg, exintendente de Alta Gracia y exlegislador provincial de Córdoba.

 

Cordobesismo de salida. Saieg (de bigotes), otro delasotista que sale del gabinete de Transporte.

 

Bermúdez y Saieg llegaron al gabinete de Transporte de la mano del senador por Córdoba Carlos Caserio. Por su aporte al frente del Justicialismo cordobés en la campaña electoral del Frente de Todos, Caserio había sido el primer elegido por el presidente Alberto Fernández para ocupar el cargo de ministro de Transporte, pero, tras un acuerdo con la vicepresidenta Cristina Kirchner, el legislador mediterráneo quedó como presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Alta y, a cambio, logró colocar a Saieg y Bermúdez -dos hombres de su confianza de Córdoba- en el gabinete de Transporte.

Los funcionarios cordobeses quedaron en la mira por la polémica y conflictiva situación planteada con la operación de los colectivos de las líneas urbanas 141 y 145.

os funcionarios cordobeses quedaron en la mira por la polémica y conflictiva situación planteada con la operación de los colectivos de las líneas urbanas 141 y 145.

A principios de setiembre y a instancias de Bermúdez, la Secretaría que encabeza Saieg adjudicó la explotación de la línea 145 a una UTE integrada por dos empresas del grupo misionero que lidera Marcelo Zbikoski.

Esa línea concentró los recorridos que tenían los colectivos de las líneas 141 y la 36 que estaban en manos de la firma Mayo SATA, del expoderoso Grupo Plaza, de la familia Cirigliano.

Los dueños de Mayo SATA impugnaron la resolución oficial y continuaron operando los servicios con sus vehículos, superponiéndose en las calles con los ómnibus de la nueva operadora del grupo Zbikoski.

Pese a las gestiones de los funcionarios y de los inspectores de la CNRT, el conflicto por la línea que une Plaza Italia con Puente La Noria siguió subiendo de tono con la presentación de demandas cruzadas en la Justicia que han dejado mal parado al Ministerio de Transporte.

 

 

Tras confirmar la salida de Bermúdez, fuentes del ministerio indicaron que se trata de una movida del ministro para afirmar el control y hacer más homogénea la composición de su gabinete.

En tanto, los voceros de Caserio salieron a minimizar los cambios y advirtieron que el “espacio” otorgado al PJ cordobés en Transporte seguirá siendo ocupado por hombres de la provincia.

Apuntan que, para remplazar a Bermúdez, ya fue elegido Farina y que, en caso de que se vaya Saieg, estaría en las gateras para sucederlo elex intendente de La Calera y actual legislador provincial Rodrigo Rufail.