X

Cammesa acumula un rojo de $90.000M mientras Guzmán pisa subsidios y el Congreso traba al nuevo secretario. La situación de la gasífera que controla YPF.

Por 13/09/2020 9:32

Mientras se sigue demorando la designación oficial del nuevo secretario de Energía, las cuentas del sector eléctrico quedaron nuevamente en la mira con números en rojo que resultan cada vez más preocupantes.

Por la creciente morosidad de las cooperativas y distribuidoras y el retraso registrado en los envíos de los subsidios del Tesoro, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) ha acumulado con las generadoras y transportadoras eléctricas una deuda récord que supera los 90.000 millones de pesos.

Cammesa ha acumulado una deuda récord con las generadoras y transportadoras eléctricas: supera los 90.000 millones de pesos.

Las facturas impagas corresponden al 26% de las transacciones de mayo que quedaron pendientes y a la totalidad de las remuneraciones mensuales de junio y julio que ya tendrían que haber sido liquidadas.

Las generadoras salieron a advertir que la demora en el cobro de la energía entregada al sistema ya ha empezado a afectar el normal funcionamiento de las empresas, los flujos de fondo y las cadenas de pago con proveedores y contratistas.

A juzgar por lo que viene sucediendo con las dos fuentes de ingresos que tiene Cammesa, la situación planteada con los pagos, lejos de mejorar, promete empeorar en lo que resta del año.

Tras haber alcanzar en junio un nivel de pago del 85%, la administradora del mercado eléctrico sólo logro cobrar en julio el 52% de las facturas emitidas a las distribuidoras y cooperativas que prestan el servicio eléctrico en todo el país y, según los datos preliminares de agosto, ese registro habría registrado otra caída y ya estaría por debajo del 50%.

 

 

A eso se suma la decisión tomada en las últimas semanas por el ministro de Economía, Martín Guzmán, de ralentizar las transferencias de subsidios que se giran a Cammesa para cubrir los costos de generación que no se trasladan a los usuarios.

En los primeros siete meses del año, los aportes económicos destinados a mantener las tarifas congeladas totalizaron 152.000 millones de pesos, casi un 160% más que los pagos del Tesoro efectuados en el mismo período de 2019.

Sin aumentos de tarifas en el horizonte, las proyecciones hasta diciembre indican que los subsidios eléctricos podrían trepar a 300.000 millones de pesos, la misma suma que prevén recaudar los legisladores oficialistas que impulsan el impuesto a la riqueza.

Sin aumentos de tarifas en el horizonte, las proyecciones hasta diciembre indican que los subsidios eléctricos podrían trepar a 300.000 millones de pesos, la misma suma que prevén recaudar los legisladores oficialistas que impulsan el impuesto a la riqueza.

En julio del año pasado, los ingresos por tarifas representaban el 63% de los costos de generación, mientras que el 37% restante se cubría con subsidios. Ahora, el precio promedio de la energía eléctrica que pagan los usuarios sólo alcanza para afrontar el 46% de los costos de generación, quedando a cargo del Estado el 54% restante con el desembolso de subsidios.

De esta manera, las generadoras y transportadoras eléctricas son cada vez más dependientes de los aportes del Tesoro que recibe Cammesa. Si esos giros empiezan a recortarse y a retrasarse, como sucede en estos días, sus complicaciones económicas y operativas irán en aumento justo cuando las usinas térmicas tienen que encarar los trabajos de mantenimiento y ajustes técnicos de las máquinas para poder atender los mayores consumos residenciales que se registran en los meses de calor.

TRASPASO PARCIAL. A tres semanas de haber sido presentado como el nuevo timonel de Energía, el neuquino Darío Martínez continúa siendo un “secretario testimonial” a la espera de que salga su designación oficial.

 

 

La inusual demora que registra el nombramiento formal se debe a que hasta tanto la Cámara de Diputados no le acepte la renuncia a su banca, sigue siendo legislador nacional y no puede ocupar al mismo tiempo un cargo en el Poder Ejecutivo.

El problema es que, en medio de la disputa que mantienen el oficialismo y la oposición de Juntos por el Cambio por el funcionamiento del cuerpo, no se sabe cuando podría realizarse la próxima sesión de Diputados para aprobar la salida de Martínez.

Para que el área de Energía no quede paralizada por completo mientras se retrasa el desembarco de Martínez y su equipo de subsecretarios, el Gobierno recurrió a una llamativa y atípica salida por medio del decreto 732.

El articulo 18 de esa medida determinó que, “hasta tanto se perfeccionen las modificaciones presupuestarias y organizativa del ministerio de Economía; las áreas administrativa, financiera y jurídica del ministerio Desarrollo Productivo mantendrán los servicios relativos a la ejecución presupuestaria, contable, financiera, de compras, de recursos humanos, legales, despacho y mesa de entrada de la Secretaría de Energía”.

 

 

DEUDA GASIFERA. A una semana de haber pateado el tablero con el anuncio de que entraba en default con los productores de gas, la distribuidora Metrogas volvió a acaparar la atención de los funcionarios y empresarios energéticos.

Esta vez fue por los datos de las facturas que arrastra sin pagar y el cálculo de la asistencia económica que presentó ante el Enargas para poder equilibrar sus cuentas.

A la petrolera que más le debe Metrogas es la francesa Total: 3.000 millones de pesos. A eso se suman las facturas pendientes con YPF (2.100 millones de pesos), Wintershall Dea (1.300 millones de pesos), PAE (1.000 millones de pesos) y Tecpetrol (600 millones de pesos).

De acuerdo con los números que trascendieron en el sector, la deuda vencida con los productores de gas supera los 9.000 millones de pesos. Una de las principales acreedoras es, paradójicamente, YPF, que es la accionista mayoritaria de la distribuidora que presta servicio a más de 2,5 millones de clientes en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano.

A la petrolera que más le debe Metrogas es la francesa Total: 3.000 millones de pesos. A eso se suman las facturas pendientes con YPF (2.100 millones de pesos), Wintershall Dea (1.300 millones de pesos), PAE (1.000 millones de pesos) y Tecpetrol (600 millones de pesos).

En tanto, ante un pedido efectuado por el interventor del Enargas, Federico Bernal; la empresa estimó que necesitaría una ayuda estatal de 17.600 millones de pesos para poder cubrir el déficit de caja de este año.

Con ese subsidio requerido, que aún no obtuvo respuesta del Gobierno, y los ingresos provenientes de las boletas que abonan los usuarios, la conducción de Metrogas considera que estaría en condiciones de equilibrar sus cuentas, retomar el pago a los productores y reiniciar el plan de inversiones está paralizado desde el año pasado.