X

Guerra de nervios Gobierno-acreedores ante el vencimiento del plazo por la deuda

Extensión, pacto de no agresión o invitación a pelear en la cornisa: todas las opciones están en danza. Una ruptura que no sería tal. Tensión en el mercado.

Por 03/08/2020 11:22

A horas apenas del vencimiento del último plazo vigente para la conclusión de las negociaciones con los acreedores extranjeros, este martes 4, estalló una guerra de nervios entre estos y el Gobierno, que, para desaliento de los observadores e interesados, en las próximas encontrará otra vez un cauce provisional. El presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, debaten tres opciones: una nueva extensión del plazo para mantener vivas las gestiones de las que depende el relanzamiento de la economía, posiblemente el martes 18; la declaración de un standstill, esto es un acuerdo que implicaría algún pago por parte del país a cambio de un paraguas legal que lo proteja por algunos meses de juicios en Nueva York; o una finalización de las tratativas sin entendimiento, la opción más dura.

Esto último, sin embargo, no supondría necesariamente el final de la saga, ya que desde este martes se abriría un plazo legal de 30 días para que los tenedores de bonos emitidos bajo legislación extranjera puedan reclamar la aceleración de todos los pagos, esto es precipitar un default total, e iniciar litigios.

 

 

Todas las cartas, las tres mencionadas, están en estas horas de vértigo sobre el escritorio del presidente. La última, esto es la ruptura aparente, acaso tampoco sería tal porque el plazo legal de un mes no invalidaría que se llegue a un acuerdo in extremis. Por otra parte, aunque esta no sea necesariamente la opción más probable, le permitiría al Gobierno pasar con mayor contundencia a los acreedores el mensaje que transmite desde el 6 de julio, cuando dio a conocer su oferta final: no habrá mejoras económicas, aunque sí hay disposición a rever pautas legales; los bonistas se arriesgan a perder en su porfía por solo tres centavos por cada dólar en danza una propuesta nacional de 53,5% y ver cómo sus títulos se desploman en el mercado a un valor del 20 al 25%; el Fondo Monetario Internacional (FMI) acompañaría la decisión argentina y aceptaría entablar inmediatamente negociaciones para reconducir el acuerdo Stand-by firmado en su momento con Mauricio Macri; cualquier oferta a los bonistas posterior a un pacto con el Fondo dejaría al país con menos dinero disponible y sería menor que la actual. Se trataría de invitar a la contraparte a negociar en la cornisa.

La decisión de la provincia de Buenos Aires de postergar la definición de su propia deuda hasta el viernes 14 sería funcional a cualquiera de esos escenarios.

 

 

En esa línea hay que entender lo dicho por Guzmán en una entrevista que publicó el domingo el diario Página/12. “Hay una decisión tomada, no podemos ofrecer más a los acreedores y, si no hay acuerdo, avanzaremos con el FMI en un nuevo programa y con el sector privado volveremos a hablar en seis u ocho meses, pero con una propuesta de reestructuración más profunda”. Respecto de la posibilidad de volver a extender el plazo de negociación, en tanto, señaló que “estamos evaluando todas las opciones”

“La realidad es que no hay más en términos de lo que el país puede pagar año por año. Hemos hecho el máximo esfuerzo posible y una oferta que es definitiva sobre la base de ese esfuerzo”, sentenció.

Atento a un escenario de fuerte incertidumbre, el mercado operaba tenso este lunes. 

 

Fuente: Rava Bursátil.

 

El riesgo país subió en la apertura más del 2% a 2.316 puntos básicos y los tipos de cambio paralelos y legales, el dólar bolsa y el contado con liquidación también cotizaban 2% en alza a $124,63 y $126,61, respectivamente. El blue, por su parte, se mantenía firme a $136.