X

Repelen el plan sindicaI, que pretende que los trabajadores de la fruta cobren 50% más. La hoja de ruta de las manifestaciones. ¿Cosecha en riesgo?

Por 21/08/2020 18:13

La tercera pata de la producción frutícola, un sector de los chacareros de la Federación de Río Negro y Neuquén, anticiparon medidas de fuerza para septiembre en contra del proyecto que promueve el plus salarial del 50% de zona desfavorable reclamado por los tres sindicatos involucrados en la actividad. La metodología será un clásico del sector: tractorazos. Como en los tiempos más complicados, por la Patagonia norte ya se instala el todos contra todos.

Es cada vez más espeso el clima entre los principales actores de la cadena productiva de los valles rionegrinos y parte del neuquino. Con la discusión instalada desde los gremios que integran la actividad (empacadores, rurales y del hielo), todavía en análisis para la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (Cafi) que aglomera a las empresas exportadoras, un sector de la federación que reúne a las pymes ya marca distancia. Mientras, la atención sigue puesta en el Congreso por el proyecto que otorga diferentes escalas –según la región– desde Carmen de Patagones hasta Tierra del Fuego.

El puntapié lo dieron Carlos Zanardi y Horacio Pierdominicci, ambos titulares de las cámaras productoras de General Fernández Oro y Cipolletti, localidades del corazón del Alto Valle. Con un duro comunicado enviado a diferentes medios, advirtieron su plan de acción para que se tome conocimiento de la postura mayoritaria de los pequeños y medianos productores frutícolas, golpeados por el arrastre de la crisis. Tienen el respaldo de Carlos Carrascos, vocero de autoconvocados.

 


El comunicado que se viralizó en las últimas horas.

 

Entre los planteos, se destaca la necesidad de un precio de la fruta “de acuerdo a los costos” de producción. Sostienen que si no hay respuestas saldrán a las rutas con tractores.

“Los trabajadores rurales cobran su sueldo, nosotros pagamos los costos de la producción”, le advirtió Zanardi a Letra P. Su idea, como la de la línea más dura de los chacareros, es presentarse el mismo día que los gremios en Cipolletti para que “la sociedad también vea nuestra” realidad, dijo. “Es insostenible el aumento como zona desfavorable; si el Congreso tomara esto como válido, no puede salir de nuestra rentabilidad”, insiste.

Uno de los blancos de las críticas del chacarero fue el diputado nacional Luis Di Giácomo (Juntos Somos Río Negro), quien acompañó el proyecto de Pablo Ansaloni, de la UATRE nacional.

Los reclamos tienen hoja de ruta: luego de General Roca y San Patricio del Chañar, se viene, a mediados de septiembre, Cipolletti; Cervantes, en octubre; y Allen, en noviembre, previo a la cosecha. Será el tiempo para esta primera etapa de manifestaciones. Es una incógnita si también se verán las máquinas en las calles.