X

La iniciativa que beneficia a asociaciones civiles es del peronismo y tiene media sanción. Cambiemos la apoya pero la plancha en el Senado, donde es mayoría.

Por 11/08/2020 12:33

El Frente de Todos milita desde hace varias semanas el proyecto de Ley de Asociaciones Civiles, que ya tiene la aprobación de la Cámara de Diputados, mientras libra algunas batallas con Juntos por el Cambio, que decidió hacer valer su mayoría en el Senado y se negó a tratar la iniciativa en la última sesión. Ante esto, el kirchnerismo mete presión sumando a la cruzada a los clubes de barrios, algunos de los principales intendentes del peronismo e incluso personalidades destacadas del deporte. En el medio de la disputa, las instituciones acorraladas por la crisis social y económica que genera la pandemia de coronavirus.

 

 

El proyecto, que lleva la firma del presidente del bloque oficialista en la Cámara Baja, Facundo Tignanelli, otorga a las asociaciones civiles como clubes de barrio, sociedades de fomento y jardines comunitarios distintas medidas para enfrentar la crisis como la gratuidad de los servicios bancarios y jurídicos, la condonación de deudas de documentación, además de medidas que incluyen una tarifa cero de servicios públicos de agua, luz y gas, y un sistema de protección de sus inmuebles. 

Con esto, el kirchnerismo quiere poner en agenda la delicada situación que atraviesan estas instituciones, que se agravó durante el gobierno anterior y se debilitó aún más durante la crisis sanitaria, y ganar terreno en las áreas deportivas y culturales. De hecho, no sólo se valió de algunos de sus principales cuadros políticos para empujar el proyecto, como el intendente Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), y una de sus espadas en el Senado, Adrián Santarelli, además de Jorge Ferraresi (Avellaneda), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Nicolás Mantegazza (San Vicente), sino también de reconocidos deportistas como Diego Maradona y Juan Sebastián Verón.

 

 

 

La apuesta del Frente de Todos es sancionarla en la próxima sesión, aunque todavía no hay definiciones concretas sobre cuándo habilitará el tratamiento el bloque que comanda Roberto Costa. De momento, la última encargada de llevar la voz opositora fue la senadora de Juntos por el Cambio Daniela Reich, quien aseguró que si bien su espacio político “está completamente de acuerdo con el proyecto” y que incluso conocen “la realidad que atraviesan” los clubes de barrio, asociaciones civiles y sociedades de fomento, prefieren estudiar el tema con más tiempo. Es por eso que el proyecto deberá pasar al menos por la Comisión de Deportes que preside Owen Fernández, un exfuncionario del Ministerio de Gobierno de María Eugenia Vidal, quien al cierre de esta nota aún no había convocado a una reunión. 

“No hay una sola razón para que no acompañen el proyecto más que la mezquindad política”, se quejó ante Letra P un senador del peronismo. La lectura que hace junto a sus pares es que quieren plancharles el tratamiento y hacerles sentir que en el Senado no son quienes mandan. “No hay intereses contrapuestos, ni tensiones como las puede haber en otros casos”, agregó la fuente con buena llegada a los intendentes de la Tercera sección electoral. 

 

 

En la Cámara baja también hubo distintas idas y vueltas en la negociación inicial; aun así, Juntos por el Cambio se abstuvo en la votación y habilitó parte del pase al Senado sin proponer modificaciones ni presentar un proyecto en minoría por lo que, en parte, se especulaba con que sus pares de la otra cámara dieran continuidad al debate.

“Hay muchas instituciones que están esperando que nosotros podamos llevar adelante un acto de reparación histórica para miles de bonaerenses”, sintetizó el apuro el legislador de La Cámpora Emmanuel González Santalla durante la última sesión.