X

El granero de Alberto: crisis mediante, la agrodependencia es la mayor desde 1986

El contexto sanitario global afecta más a la industria. Siete de cada 10 dólares exportados provienen de materias primas o de manufacturas de origen primario.

Por 20/07/2020 13:01

Reindustrializar el país es una vieja aspiración de sectores políticos y productivos preocupados por las oleadas sucesivas de primarización de la economía argentina. Dicho objetivo forma parte del programa del Frente de Todos, pero la pandemia del nuevo coronavirus provoca, como en tantos otros aspectos, un efecto no esperado: las exportaciones nacionales dependen cada vez más del complejo agrícola, en un extremo no visto desde 1986.

De ese modo, una vez más, ese sector se muestra como el más apto en el corto y mediano plazo para la generación de las divisas necesarias para importar insumos y productos, de modo de abastecer a la propia industria y a los consumidores, y para, en algún momento, poner al día los pagos de las deudas públicas y privadas.

Así lo señala un informe elaborado en base a estadísticas del INDEC por la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), según el cual “la suma de las exportaciones de productos primarios y manufacturados de origen agropecuario ha logrado en los primeros cinco meses de 2020 una participación de 71% en el total, porcentaje que no se alcanzaba desde 1986”.

 

Fuente: INDEC.

 

El dato se explica, sobre todo, en el 8,8% de crecimiento interanual de las ventas externas de productos primarios entre enero y mayo, frente a caídas del 8,1% de las manufacturas de origen agropecuario, del 32% de las manufacturas de origen industrial y del 23,9% de las de combustibles y energía.

 

Fuente: Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

 

De acuerdo con el trabajo, la tendencia “es efecto de los cambios en el comercio internacional producidos por la pandemia covid-19 y de la capacidad de respuesta argentina”.

DNI recuerda que, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), entre enero y abril, el comercio internacional mundial total se redujo un 5%, cifra que se agravaría hasta el 27% en el segundo cuatrimestre del año.

En tanto, las exportaciones nacionales de los primeros cinco meses del año cayeron 11,5%, lo que incluye un 16,3% en mayo. En dicho período, las ventas externas primarias han tenido un desempeño que mejora el resultado total, dijo DNI.

Según la consultora que dirige Marcelo Elizondo, “el contexto referido lleva a que la participación de las exportaciones de origen agropecuario en Argentina haya logrado una relevancia relativa máxima en mucho tiempo (…) La suma de las exportaciones de productos primarios y manufacturados de origen agropecuario representaron en los primeros cinco meses un 71% del total: un porcentaje de esa dimensión no era alcanzado desde 1986, cuando alcanzaron un 75%”.

 

Fuente: Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

 

“La Argentina es, en sus exportaciones en este particular momento, más agrodependiente que nunca en 34 años”, concluyó.

Contrario sensu, la participación de las exportaciones de origen industrial en el total en este lapso de 2020 ha sido la menor desde 1991”, dijo DNI.

En lo que respecta específicamente a las exportaciones de productos primarios, esto es excluyendo las manufacturas de origen agropecuario, también hay que volver a 1986 para detectar una incidencia como la actual, del 33%, solo tres puntos porcentuales menos que entonces.

La mala noticia, que explica la retracción de la industria –en particular la exportadora–, es que “la pandemia ha afectado el funcionamiento normal de los mercados comerciales en el planeta”; la buena, en tanto, es que “la capacidad productiva de Argentina en la agroproducción le ha permitido reaccionar y actuar en ese contexto”.

 

Marcelo Elizondo (FOTO: AGLP).

 

En diálogo con Letra P, Elizondo sostuvo que “vamos a pasar por un año muy malo, con un muy mal primer semestre y con un segundo semestre de recuperación, pero con un saldo total que va a quedar debajo del registrado en 2019”.

“El sector primario no se detuvo en la pandemia y hay demanda externa, sobre todo de Asia. El resultado final va a ser un poco mejor en productos primarios, más o menos parejo en manufacturas de origen agropecuario y de caída fuerte en industriales”, añadió. 

“Este año, las exportaciones totales van a reducirse más o menos un 10%, sobre todo por la caída de las ventas de bienes industriales a América Latina”, estimó.