X

El ministro de Seguridad de Santa Fe demora el envío de sus leyes de reforma policial y deja todo supeditado a la estrategia política del gobernador.

Por 14/07/2020 10:04

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, cuenta las horas para finalizar la redacción de su tercera ley de reforma policial. Una vez concluida, descansará junto a las dos primeras en el despacho del gobernador Omar Perotti. La pelota quedará bajo la suela del rafaelino, quien definirá cuándo derivarlas a la Legislatura. El criminólogo, que dice “ir por el bronce” con la presentación del trío de documentos, evita entrar en conflicto con el mandatario y considera que, en la coyuntura de pandemia, la seguridad pública quedó por detrás de la salud y lo social en la agenda de gobierno. “Perotti es su propio jefe de gabinete y su propio articulador”, dijo el ministro en diálogo con Letra P.

 

 

-¿Cómo viene el recorrido de los proyectos de reforma policial?

-Nosotros estamos completando una serie de foros para las dos primeras, que son las de Seguridad pública y Control policial, y hay una tercera que estamos terminando, la más compleja técnicamente, porque tiene que ver con la reforma de un andamiaje jurídico institucional muy antiguo que está conformado por un marambo de normas cruzadas de distintos niveles que hacen a la organización del sistema policial. Estamos ultimando los detalles de este proyecto, después lo hago circular por las áreas técnicas del Ministerio y ya lo envío a Gobierno. Me gustaría hacer por lo menos un foro sobre estas leyes en la Universidad Nacional de Rosario y otro en la Universidad Nacional del Litoral, discutir un foro o una exposición con los jefes policiales y después de eso dárselo al gobernador para plantear cuál es la estrategia.

-¿No hay premura en el envío de las leyes a la Legislatura?

-Hay dos factores que yo comprendo claramente desde el punto de vista político, factores que juegan en la decisión de Omar Perotti. El gobernador necesita de la Legislatura para la discusión del presupuesto correspondiente para el año que viene, y ahí es clave el equilibrio de poder que hay en la Cámara de Senadores, entre senadores del PJ que son propios y de otros partidos, que están alineados con el gobierno, y el bloque de seis senadores más conservadores del peronismo. Evidentemente, eso es una cuestión de necesidad política porque ahí está la discusión de los recursos que van a ser indispensables en la eventual salida de la pandemia; además, es un año electoral. La seguridad no es una isla independiente de un contexto institucional. El segundo factor relevante es la relación de Perotti con la Legislatura, que no pasa exclusivamente por los asuntos de seguridad pública. Hay otras cuestiones que son prioritarias, como el tema salud y el tema social, después viene el tema seguridad. Yo soy una persona abierta y comprensible desde el punto de vista político. Lo que sí me queda claro a mí es que hay un compromiso del gobernador de abordar estas leyes. 

 

 

-En Diputados, el Frente Progresista tiene mayoría y en el Senado hay un sector del PJ que usted llama “conservador”, ¿sería en vano presentar las leyes a la brevedad?

-Yo no diría eso. Es tan conservador en materia de seguridad pública el Frente Progresista como un sector del justicialismo. Todo depende quién mire eso. (Antonio) Bonfatti es más conservador que (Miguel) Lifschitz para poner nombre y apellido. Los pedidos de informes de los diputados del Lifschitz son de muy poca monta, hay una discusión de muy bajo vuelo. En estos dos meses, desde que empezamos a discutir los proyectos, no he recibido ninguna retribución en cuanto al contenido de la propuesta institucional. Mucho menos, un planteo alternativo. Lo único que tratan aquellos que quieren discutir esta propuesta es la persona de Marcelo Sain y tratar de magnificar los hechos de violencia para endosarme a mí la responsabilidad de hechos de violencia. Eso es lo único que ha hecho la oposición.

-¿La prioridad de lo sanitario y social implica que hay un retraso en el tratamiento de la reforma?

-No lo sé. El panel de control lo maneja el gobernador y el gobernador tiene todos los elementos en la mano que yo no puedo manejar ni ningún ministro maneja. Nosotros somos secretarios en áreas muy específicas, él sabrá la agenda y verá cómo continúa este proceso institucional. Lo que acordamos con él es este periodo de tiempo presentando en foros la propuesta legislativa. Ahora viene la decisión de cuándo se remite a la Legislatura y qué proyecto se remite a la Legislatura. Porque ahora lo que estamos discutiendo son los proyectos del Ministerio de Seguridad. Lo que tendríamos que ver es si esos proyectos se convierten en proyecto de gobierno, del Ejecutivo. Ahí va haber algún grado de discusión sobre el tercer proyecto porque nosotros estamos elaborando una rediseño completo de la estructura policial.

 

 

-¿Esos tiempos los maneja solo el gobernador?

-Imagino que sí; el gobernador y sus colaboradores inmediatos. Perotti es su propio jefe de gabinete y su propio articulador. Yo lo que he hecho es entrar en contacto con todos los sectores afines del peronismo afines a la reforma, que son la mayoría, y con sectores empresariales que también se han mostrado muy de acuerdo con este tipo de iniciativas. Y con sectores académicos y organizaciones sociales no sólo santafesinas sino también nacionales.