X

Tras ganar la puja, les agradeció por “poner la cara” y acompañar las medidas. En la previa, y con datos de especialistas, les pidió unificar posiciones.

Por 26/06/2020 19:45
 

En medio del anuncio del endurecimiento de la cuarentena que logró imponer en el AMBA, el gobernador Axel Kicillof abrió un párrafo para mandarles un mensaje a los 135 intendentes de Buenos Aires, luego de idas y vueltas y tensiones en medio de la gestión en pandemia, y tras el lobby de los peronistas que gobiernan la zona más caliente del conurbano. Esta vez, optó por no confrontar y agradeció a oficialistas y opositores que “han puesto el cuerpo y el alma”. El mensaje, casi en cadena nacional, llega luego de una semana de videoconferencias y reuniones donde el Ejecutivo bonaerense bajó línea y militó la cuarentena hard que será instaurada a partir del 1 de julio.

“También le quiero agradecer a los 135 intendentes, oficialistas y opositores, porque han puesto el cuerpo y el alma en toda la provincia de Buenos Aires, han puesto la cara y han acompañado las medidas que ha tomado el Gobierno provincial y las que ha tomado el Gobierno nacional”, dijo Kicillof en un pasaje del anuncio tripartito grabado en la residencia presidencial de Olivos.

 
 

 

El mensaje es el resultado de un trabajo y un “convencimiento” que Kicillof pudo, hasta el momento, imprimir en los intendentes sobre todo del conurbano: que el tiempo que se venía implicaba un endurecimiento de la cuarentena y mayores restricciones. 

Para llegar a esa idea, el mandatario reunió a especialistas que siguen la curva de contagio y el despliegue de la enfermedad. Se reunió con los directores de los hospitales provinciales y cuando se reunió con intendentes fue claro. Les pidió que salgan a convencer de que era necesario volver para atrás en la zona metropolitana, continuar con las barreras sanitarias en los distritos donde el virus no se hace presente y respetar las fases establecidas según la cantidad de días sin contagios.

Los intendentes oficialistas hicieron caso y sin demasiadas vueltas salieron a decir que era necesario restringir la circulación y volver a una fase 1 del aislamiento. Menos enfáticos, pero sin mayores quejas, los opositores dejaron de lado algunos reclamos de semanas atrás que metían la pandemia en una grieta. Tras el mensaje de Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Kicillof, las aguas parecieran aquietarse. En una entrevista con Letra P, el mandatario adjudicaba esa condición a intendentes PRO. Este viernes, dio vuelta la página.

 

 

Sucede que el mandatario, así como también Fernández, precisa de la colaboración de los intendentes para que el aislamiento sea verdaderamente efectivo. Controles en accesos distritales, estaciones de trenes y transporte público, son articulados entre los municipios con agentes provinciales y nacionales. 

En su discurso, el gobernador también hizo un breve diagnóstico –no tan beligerante- sobre cómo estaba el sistema sanitario. “Antes de la pandemia el sistema público tenía 883 camas de terapia intensiva, las tendríamos casi agotadas”. Informó que se suplicaron las camas de atención de terapia intensiva y que “si no hubiéramos tomado todos los recaudos que tomamos hoy, tendríamos una tragedia”.

Otro punto que se encargó de resaltar el mandatario provincial fue la sintonía con su par de la Ciudad. “Conseguimos tomar medidas idénticas, las que anunció el Jefe de Gobierno, son las que se van a prorrogar en la Provincia en los mismos tiempos; el AMBA es una zona donde la enfermedad va y viene y hay que pararla. Vamos a tomarnos estos días para circular menos, para estar más guardados y para que el coronavirus no se contagie, ese es el objetivo”, sostuvo. Kicillof pedía urgente la cuarentena estrica. Larreta resistía y pedía tiempo. A partir de este miércoles el AMBA será, otra vez, un todo aislado.