X

“Hay países de rodillas pidiendo insumos; nosotros podemos ser autónomos”

El secretario de Industria adelantó “una dinámica de despliegue de actividades paulatina” y cruzó a la banca privada: “Fueron regulares y lentos”. Cómo imagina a las fábricas post cuarentena.

Por 24/04/2020 7:49

“La política sanitaria determina todas las políticas de gobierno, incluso las económicas y de industrias. Pero haremos todo para que el daño sea el menor posible”. Cerca del final de la entrevista con Letra P, el secretario de Industria, Ariel Schale, dejó esa frase que sintetiza todo lo que dijo en la charla. Soldado de la industria nacional, el hombre del ministro Matías Kulfas en las fábricas tiene en claro que la decisión del presidente Alberto Fernández es circunscribir la política de pandemia sobre preceptos sanitarios que eviten retrocesos que impacten en la economía.

De todos modos, Schale adelantó que ve “una dinámica de despliegue de las actividades paulatina, que va a estar pendiente de dos temas: protocolo Covid en las plantas industriales y cierto control del traslado del personal”. También fue crítico con el aporte de los bancos en la crisis, al decir que “los privados tuvieron un comportamiento regular y lento”. Además, el funcionario consideró que las medidas económicas “van día a día”.

 

 

-¿Cuál es su diagnóstico, hoy, del estado de la industria?

-Estamos frente a una crisis sin precedentes y esto nos enfrenta a soluciones sin precedentes en la política pública. La industria es heterogénea en función a cuál es su posición en la cuarentena. Los excluidos están trabajando con niveles aceptables, que les permiten el sostenimiento de las estructuras productivas. Y los que están incluidos, estuvimos evaluando la efectividad de las medidas y otras que serán necesarias. El programa ATP (Asistencia al Trabajo y la Producción) fue una primera medida concebida y diseñada para una cuarentena de entre 15 y 20 días y, al confirmarse la extensión, quedó sin efectividad. Se decidió entonces amplificar el alcance. Me refiero a la asistencia al pago de salarios.

-Hubo algunas dudas de a quien alcanzaba eso. ¿Cuál es la condición?

-Alcanza a todos los sectores afectados. El nivel de afectación está directamente relacionado con el impacto del nivel de ventas interanual en el período de cuarentena. De todos modos, vamos a evaluar todos. La puerta de entrada es por AFIP y ellos harán la evaluación.

"Vamos a promover la movilidad personal, transporte privado en las fábricas. Que la vuelta a nuestras industrias no recargue el transporte público."

-¿Hay sectores industriales que necesitarán un mayor nivel de rescate?

-Es necesario mantener el termómetro día a día. Si hay que profundizar, lo vamos a hacer. Hay al menos tres vectores importantes que estamos siguiendo: con salarios, se decidió que el 50% es suficiente para esta etapa; el capítulo impositivo, en tanto, está muy cubierto con la moratoria; y tenemos pendiente quizás, si bien hubo postergaciones, una agenda tributaria muy funcional al proceso. Las cámaras industriales piden extender el período de deudas impagas en la moratoria. La ley puso la fecha del 30 de noviembre de 2019 y ellos piden llevarla al 30 de abril de 2020, e incluir las deudas generadas en esos cuatro meses. Pero eso es soberanía del Poder Legislativo.

-¿Cómo ve el desempeño de los empresarios en la cuarentena? Hay presiones para abrir la economía.

-Veo mucha responsabilidad institucional, de cámaras y gremios. Hubo una toma de conciencia respecto a la emergencia sanitaria. Veo mucha ocupación de trabajar en protocolos de aplicación en las naves industriales. Veo desarrollos nuevos en tecnologías para procedimientos anti Covid, como ultravioletas, desinfectantes, control visual de temperatura remota. La presencia del virus va a cambiar algunos procesos industriales.

-Cuando esto termine, ¿habrá sectores de la industria que no podrán volver a abrir?

-Va a haber casos de afectados, pero vamos a desplegar todas las políticas públicas para que el daño sea el menor posible.

-Justamente, hay sectores históricamente anti estatismo que hoy piden rescate. ¿Hay un cambio de paradigma?

-Uno de los impactos de la crisis e una revalorización del rol del Estado, de la política publica y la necesaria solidaridad y articulación. El pos Covid nos va a dejar una sociedad mucho más consciente.

"Uno de los impactos de la crisis es una revalorización del rol del Estado, de la política publica y la necesaria solidaridad y articulación."

-Hay muchas críticas al rol que están jugando los bancos. ¿Está de acuerdo con esas críticas?

-Tuvimos una política de articulación con el sistema financiero y productivo, el Banco Central puso lo necesario para articular los préstamos y hemos subsidiado la tasa de interés. Hubo un comportamiento dispar: la banca pública tuvo un comportamiento mejor que la privada; la privada fue muy regular y lenta. Somos receptivos del enojo de los clientes de los bancos, pero el sistema financiero que tenemos es moldeado a la luz de un modelo de hegemonía basado en la especulación financiera. La tarea que tenemos es hacer incentivos a la producción y que de ese nuevo sistema nazca un nuevo sistema financiero. El rol de banca, de crédito, ha salido muy cuestionado de esta crisis.

-El Gobierno va a extender la cuarentena. ¿Qué escenario industrial se viene en la nueva etapa?

-Vemos una dinámica de despliegue de las actividades paulatina, que va a estar pendiente de dos temas: protocolo Covid en las plantas y cierto control del traslado del personal. El transporte va a estar muy controlado porque la experiencia internacional confirma que la propagación del virus se hace en transporte público. Vamos a promover la movilidad personal, transporte privado en las fábricas. Que la vuelta a nuestras industrias no recargue el transporte público.

-¿Habrá diferencias según la geografía?

-La decisión de quién sale es una decisión donde lo regional es central. No es lo mismo una textil de una provincia sin casos que una de (el partido bonaerense de) San Martín.

 

EL ROBOT DE BARBIJOS Y LOS PIRATAS DEL AEROPUERTO. “Las crisis son fundantes de avances tecnológicos para el desarrollo. Una instrucción de Kulfas fue poner a disposición todas las capacidades del ministerio para generar valor en equipamiento médico”, contó Schale a Letra P e indagó en historias curiosas y positivas del trabajo y la compra de insumos y equipos medicinales.
“Se hizo un trabajo muy fuerte en químicos, medicinales, equipos de electro, textiles. Una serie de sectores que hacen que se pueda contar con insumos importantes. El Covid puso en valor el tener una industria nacional. Una empresa que provee a Toyota de asientos, es una de las principales de producción de protección personal, camisolines y protección bucal. Esa empresa cargó desde Shangai un robot de barbijos de alta capacidad, que hace 7 mil barbijos por hora. Y no conseguía cargo internacional que le garantizara la llegada a Buenos Aires. No le tomaban el servicio porque podía ser depredado el material en los aeropuertos, tenía escala en Londres, entre otros lugares. Y así con todos los insumos críticos. Por eso fue importante el avión de Aerolíneas Argentinas”.
Schale asegura, además, que hay rumores de servicios de inteligencia de diferentes países trabajando en los aeropuertos con los cargamentos que llegan y están vinculados a insumos médicos. El secretario de Industria agregó además que “en oxigenación, en respiradores, tenemos dos fabricantes de eso que tenían 400 equipos mensuales y se requieren más de 3 mil en los distintos hospitales, así que nos pusimos a trabajar y una de ellas ya tiene ordenes por más de 1.800 equipos. A todas esas plantas les pusimos a disposición Veng, la empresa de la CONAE, que brinda servicios de alta electrónica que mejora capacidad de producción”. 

 

-¿Cuánto influyó el impacto del modelo económico del macrismo para que hoy haya una resistencia menor a la crisis?

-Es determinante. A nosotros como gobierno nos atravesó un transatlántico en plena recuperación. Las empresas venían de 21 meses de caída y 45 de destrucción del empleo. De una pérdida de mercado industrial del 40%.

 

 

-¿Lo que hizo hasta ahora el Estado es suficiente para que las empresas no despidan?

-La respuesta es, categóricamente, sí. De prolongarse la cuarentena, seguiremos asistiendo para que el empleo y las capacidades productivas queden lo más indemnes posibles a la emergencia. Vamos a cuidar la vida de las personas y la vida de la industria nacional. Si tenemos posibilidad de éxito en el enfrentamiento de esta crisis, es porque tenemos abastecimiento de insumos nacionales que nos permiten ser autónomos, hay países que están de rodillas pidiendo insumos.

"La obligación es articular al sector financiero con el productivo y lo vamos a hacer."

-Ya que menciona a los nacionales, ¿qué comportamiento tuvo la industria extranjera?

-Las multinacionales siempre han tenido un compromiso fuerte. No hemos tenido ni un solo caso, sino gente a disposición en todo.

-O sea, sacando a los bancos, no hubo pícaros.

-No acuso a los bancos de picaros, pero la obligación es articular al sector financiero con el productivo y lo vamos a hacer.

-¿Qué observa a futuro? ¿Cuánto más puede soportar la industria el confinamiento?

-Eso no lo sabe nadie, pero lo primero es entender que la política sanitaria determina todas las políticas de gobierno, incluso las económicas y de industrias. Haremos todo para que el daño sea el menor posible.