X

El alcalde de Chacabuco, Victor Aiola, reconoce el liderazgo de la exgobernadora, pero pone condiciones. Dice que el radicalismo es protagonista y busca candidato propio. Chicana a Jorge Macri.

Por 19/02/2020 12:10

María Eugenia Vidal nos dijo que iba a estar cerca, acompañándonos, y espero que así sea porque tiene la experiencia necesaria para marcar rumbo (…) Pero para hacer política en la provincia de Buenos Aires hay que estar en la provincia”. El intendente de Chacabuco, el radical Víctor Aiola, reconoce a la exgobernadora como una de las líderes de Juntos por el Cambio, pero avisa que no se puede hacer política bonaerense desde otro lugar que no sea en ese territorio. Lo dice mientras, instalada en la Ciudad Autonóma de Buenos Aires (CABA) y tras unas vacaciones, la exmandataria vuelve al ruedo y diagrama su regreso al escenario político tras la derrota de octubre. En diálogo con Letra P, el jefe comunal de la Cuarta Sección destacó además que su partido “empezó a tener protagonismo” y afirmó que está “en igualdad de condiciones” que el PRO, por lo que busca candidato propio para disputar el sillón que hoy ocupa Axel Kicillof. En ese sentido, ironizó sobre el deseo de Jorge Macri de postularse, uno de los eventuales contendientes internos en el marco de la alianza de la que también forma parte la Coalición Cívica y el Partido Fe.

 

 

-¿Cómo está la relación con el nuevo gobierno?

-Todos los intendentes fuimos muy bien recibidos por el gobernador y los ministros; se mostraron amplios, escuchando. Estamos trabajando muy bien de forma conjunta.

-El Ejecutivo expresó que no hay presupuesto para obras. ¿Cómo resolverá la situación?

-Estamos esperando el reparto de los 2 mil millones del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM). Después del presupuesto se van a definir otros fondos. Por lo que nos dijo el ministro de Infraestructura (Agustín Simone), es verdad que la provincia está con problemas financieros, de hecho está en emergencia. Hay unas obras que tenemos paradas y otras que tenemos con la Nación, como la construcción de 132 viviendas. Con ambos gobiernos estamos trabajando de forma conjunta.

-¿Cómo viene el ordenamiento de Juntos por el Cambio?

-A partir de la entrada de Miguel Fernández como presidente del Foro de Intendentes Radicales, acompañado de un representante de cada sección, empezamos a tener protagonismo y tenemos que seguir con esa línea. Durante mucho tiempo asistimos al Foro de Cambiemos que, más que Foro de Cambiemos, parecía el Foro de Vicente López. Queremos tener la autodeterminación y la libertad de dirigirnos por nuestros propios medios.

-¿Fue errónea la forma en la que el radicalismo articuló en Cambiemos?

-No. Es válido mientras haya un equilibrio de fuerzas. Hoy estamos en igualdad de condiciones y esto nos tiene que dar la fuerza y voluntad para ser protagonistas.

 

 

-¿Depende ustedes o de los intendentes del PRO?

-Depende absolutamente de nosotros. Respetamos a los intendentes PRO, pero tenemos un partido de más 120 años de historia y muchos intendentes queremos ser libres, tomar nuestras determinaciones en conjunto dentro del radicalismo que, lógicamente, después consensuaremos en Cambiemos.

-Jorge Macri desea ser gobernador. ¿La UCR tiene candidato?

-A mí me gustaría ser jugador del Barcelona. Nosotros queremos tener un candidato a gobernador y a presidente propio. Jorge Macri quiere ser muchas cosas y me parece perfecto. Cada uno puede desear lo que quiere. Los radicales sabemos que el camino es encontrar ese dirigente radical que queremos como nuestro candidato.

-¿Vidal qué rol cumple en este rearmado?

-Cumple un rol importante igual que el vicegobernador Daniel Salvador. Ella será importante para definir un montón de cosas. Pero para hacer política en la provincia de Buenos Aires hay que estar en la provincia, porque es muy grande y con mucha competitividad política. Ella nos dijo que iba a estar cerca, acompañándonos. Espero que así sea porque tiene la experiencia necesaria para marcar rumbo.

-¿Ya no es la líder?

-Sí, es una de las líderes. Mantiene su liderazgo porque se lo ha ganado. Pero hay que mantenerlo en el tiempo y hay que trabajar para eso.