X
Cuando la crisis interna, bien aprovechada por la oposición, empezaba a menguar, el Presidente reinstaló la discusión en la agenda con un video publicado en sus redes sociales. Imágenes con CFK.
Redacción 18/02/2020 12:48

Cuando la discusión pública por los dirigentes políticos del kirchnerismo detenidos con prisión preventiva empezaba a aplacarse, fue el propio presidente Alberto Fernández quien, con el tema en baja, volvió a instalarlo. Fue a través de un video que publicó en su cuenta de Twitter, en el que denuncia el lawfare violación de los derechos humanos y del estado de derecho durante el macrismo, aunque insiste en calificarlos cómo “detenidos arbitrariamente”.

En las imágenes, además, aparece varias veces la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, lo que augura la manifiesta intención de cerrar grietas hacia el interior de la alianza de gobierno y dar señales de unidad.

"En los últimos años el lawfare se instaló en Argentina. Entonces cuestioné la complacencia judicial y mediática con el poder político que posibilitó la persecución y detención arbitraria de opositores. Nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos", dice el texto que acompaña el video.

 

 

El video inicia con imágenes de archivo, posterior a su triunfo en las PASO, en las que Fernández habla de "detenciones arbitrarias", una forma de intentar mostrar consistencia y aclarar que su posición no está vinculada a sus responsabilidades al frente del Poder Ejecutivo, sino que es su posición histórica.

“Durante la gestión anterior, Argentina sufrió graves violaciones a los derechos humanos. El estado de derecho fue vulnerado sistemáticamente, mediante la aplicación regional de las tácticas del lawfare”, afirma el editado, acompañando esta definición con imágenes de los ex presidentes de Brasil y Ecuador Lula Da Silva y Rafael Correa.

Entre esas violaciones, menciona la designación por decreto de jueces de la Corte Suprema, habla de "espionaje ilegal y extorsión contra empresarios y dirigentes opositores", de la "interferencia de los servicios de inteligencia en la Justicia federal" y del "abuso de la figura del arrepentido para extorsionar y obtener falsos testimonios". Esta última afirmación está secundada por la aparición en el video del ex ministro de Justicia del macrismo, Germán Garavano.

Curiosamente, en el segmento que denuncia el "armado de causas" y las "detenciones arbitrarias", la única dirigente política presa que aparece es Milagro Sala.

El video cierra con parte de su discurso de asunción, el 10 de diciembre pasado, y con múltiples apariciones de Cristina. En ese lapso, las imágenes sostienen: “Estamos construyendo una nueva justicia, independiente del poder político”.