X

La secretaría de Enjuiciamiento de Magistrados citó al demandante, quien denuncia a Eduardo Grinberg por “delitos dolosos”. Ya enfrenta otra causa por malversación de fondos.

Por 17/02/2020 12:57

Otro frente de tormenta judicial asoma en el horizonte de Eduardo Benjamín Grinberg, titular del Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires (HTC). A la denuncia penal por presunta malversación de fondos dentro del organismo se suma un pedido de apertura de juicio político ante la Secretaría de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios provinciales, según se desprende de la documentación a la que accedió Letra P.

El pedido de juicio político es impulsado por el periodista Fernando Miguez, titular de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático de Argentina, quien solicitó se investigue a Grinberg por “mal desempeño en el cargo y la comisión de delitos dolosos en el ejercicio de sus funciones”.

 

 

Una vez analizada la presentación en sede administrativa, ahora Miguez fue citado para ratificar la denuncia. El llamado al denunciante indica que los instructores detectaron elementos aportados en la denuncia que al menos deben ser investigados.

 

 

El denunciante confirmó que cumplirá con la cita en la Secretaría de Enjuiciamiento. A algunos vocales de la repartición les envió notas personales en las que adelanta la decisión de ratificar el pedido de juicio político, según pudo saber este medio.

La gestión de Grinberg al frente del organismo que debe controlar las cuentas de municipios y organismos públicos quedó en el centro de la polémica. La Justicia ya interviene en un expediente que avanza sin pausa, tal como informó este medio en ediciones anteriores. El HTC tiene un presupuesto asignado de mil millones de pesos anuales y el 95% es para salarios. Gran parte de ese dinero va para funcionarios que forman parte de su círculo íntimo.

EN FOCO. Bajo la presidencia del HTC, Grinberg nombró en la repartición a su esposa, a su hijo, a la mujer de su chofer y a hasta a un profesor de yachting.

 

 

El organismo es funcionalmente una estructura con poder sobre todos los funcionarios provinciales y los intendentes. Un fallo adverso sobre un ministro o un secretario de Estado provincial puede ser el puntapié para una causa judicial. En cuanto a los jefes comunlaes, la repartición ejerce el control administrativo de todos los alcaldes toda vez que tiene la potestad de no aprobarles la rendición de cuentas.

El órgano de decisiones del Tribunal está conformado por una presidencia -a cargo de Grinberg desde 1987- y cuatro vocalías: dos encargadas de auditar los municipios; una que se ocupa de controlar las reparticiones autárquicas y entes especiales y otra que controla la administración central, es decir, el Ejecutivo bonaerense. Debe inspeccionar las oficinas provinciales o municipales que administran fondos públicos y tomar las medidas necesarias para prevenir irregularidades en la forma y con arreglo al procedimiento que determina la ley.