28|1|2021

Presupuesto: sigue la guerra dialéctica gobierno - oposición y arranca la rosca

06 de noviembre de 2020

06 de noviembre de 2020

El ministro López habló de “triple vulnerabilidad” en la provincia y se la atribuyó a la herencia que dejó Vidal. La oposición respondió y recrudeció la grieta.

El ministro Pablo López (Hacienda) presentó este viernes los lineamientos generales del proyecto de Presupuesto 2021 en la Legislatura y aseguró que se confeccionó teniendo en cuenta la “triple vulnerabilidad” que padece la provincia de Buenos Aires en materia de déficit estructural, la crisis social y económica generada por María Eugenia Vidal, y el recrudecimiento de estas variables producido por la pandemia, algo que encendió por completo las críticas de Juntos por el Cambio (JxC) y avivó la histórica grieta dialéctica. En el medio, los árbitros de la pelea mano a mano entre el Gobierno y los amarillos que podrían destrabar las discusiones.

 

 

 

Junto a la vicegobernadora Verónica Magario y el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín, el encargado de los números en la gestión de Axel Kicillof explicó los siete ejes centrales en los que se recuesta el proyecto de Ley de Presupuesto 2021: “Inversión en infraestructura y vivienda; educación; seguridad; reactivación económica e inclusión social; salud; perspectiva de género; sostenibilidad de la deuda y finanzas provinciales”, todo ello, dijo, en un marco de crisis desatada por el tándem herencia vidalista y pandemia. 

 

Si bien se trató de un plano general sobre la ley de leyes, ya que tomará estado parlamentario recién el próximo domingo y se estima que será girado el lunes siguiente a la Comisión de Presupuesto que preside el oficialista Juan Pablo De Jesús, la oposición no tardó en leer los comentarios de López en clave política. De hecho, y en diálogo con Letra P, los senadores del PRO Walter Lanaro y de la Coalición Cívica Andrés de Leo coincidieron en criticar la versión oficialista sobre los saldos negativos que recibieron el 10 de diciembre de 2019 y pidieron dejar de lado “las chicanas”. 

 

“El ministro usó la presentación del Presupuesto como una excusa para echarle la culpa a una administración de cuatro años de los problemas que la provincia arrastra por décadas, en las cuales fue -casualmente- gobernada por gobiernos de su partido político”, apuntó el legislador vidalista de la Tercera sección electoral, y agregó: “Lo que queremos saber es cuál es el plan hoy, hace 7 meses reclamamos información sobre la planificación en el contexto de pandemia, esperamos que el Presupuesto 2021 tenga todos los datos y detalles qué se necesita para atravesar esta crisis y que no sea un relato. Vamos a trabajarlo y analizarlo con seriedad y desde la posición que tenemos siempre de diálogo y consenso priorizando las necesidades de los bonaerenses”.

 

En tanto, su par de la Sexta sección lamentó que, “después de un año de su gobierno, sigue anclado en la herencia recibida como condicionantes de la situación” y que “de su gestión remite recurrentemente a la pandemia como justificativo de las malas políticas económicas implementadas”. “Habrá que estudiar con profundidad los recursos que se proyectan y los alcances de los aumentos de impuestos que sustenten la recaudación mencionada por el ministro”, enfrió De Leo.  

 

 

 

En otro sentido, el diputado del Frente de Izquierda Claudio Dellecarbonara subrayó que “las palabras tierra y vivienda no figuraron en la presentación y sí lo hizo la buena voluntad del gobierno con los bonistas y acreedores”. “El ministro hizo mucho hincapié en tomar más deuda, y nada dijo de un nuevo impuesto a las grandes fortunas que vienen ganando históricamente, y lo hacen en medio de la pandemia, así que, en principio, vemos que es un Presupuesto que poco tiene que ver con las necesidades más acuciantes de las mayorías obreras”, indicó.  

 

 

 

En tanto, desde otro sector de la oposición, el presidente del bloque 17 de Noviembre en Diputados, Mario Giacobbe, aseguró que “es una potestad del Ejecutivo definir los ejes, que no son ni más ni menos que las prioridades de cada gestión, y que nadie puede estar en desacuerdo con inversiones en infraestructura, educación o vivienda”, al tiempo que valoró “el bajo pedido de endeudamiento, más si logran tomarlo en pesos y en el mercado interno como dicen”. “Después veremos la Fiscal Impositiva, para ver cómo se llega a esa recaudación y cuál es el aporte de la Nación, que en definitiva va a determinar la presión tributaria y ahí habrá que poner la lupa”, aclaró el dirigente oriundo de Berazategui.

 

Este espacio en Diputados, al igual que Cambio Federal y el Partido Fe, pueden ser claves a la hora destrabar los próximos debates en comisión e incluso en el recinto, aunque todo esfuerzo de negociación del Frente de Todos es contrarrestado por el poder de la mayoría que detenta JxC en la Cámara alta, que cuenta con 26 de 46 bancas y es el principal obstáculo del gobernador.

 

En esta instancia, según pudo saber Letra P, el vidalismo intentará retomar la presión por el reparto de cargos. Puntualmente, reclaman que se cumpla con un pacto tácito por el cual se otorga lugares claves en organismos de control y empresas en las que el Estado tiene injerencia. Son una veintena de sillas en lugares como el Instituto de Previsión Social (IPS), Autopistas de Buenos Aires (AUBASA) y el Organismo de Control de Energía Eléctrica de la Provincia de Buenos Aires (OCEBA), entre otros. Por lo pronto el oficialismo ya envió un mensaje y todo indica que esa costumbre que reforzó Vidal como moneda de cambio para la gobernabilidad no estará esta vez sobre la mesa de discusiones.