EPISODIO II | LA NOVELA CONTINÚA

Los trapos sucios del clan Etchevehere, ahora en tribunales y librerías

La familia del exministro enfrenta causas que acumulan una importante gama de delitos imputados. Llamados a indagatoria y un libro que cuenta todo.

El clan Etchevehere, que la semana pasada protagonizó un show a escala nacional por el ingreso de militantes ligados a Juan Grabois a uno de sus campos en litigio, comienza a transitar una etapa menos conveniente para los protagonistas de esta historia: la que los lleva a dar explicaciones en el Poder Judicial por una compleja trama en la que Luis Miguel, exministro de Agroindustria, aparece como la cara visible por sus pretensiones políticas y los roles que ocupó en los últimos años.

 

No habían pasado 24 horas de que la jueza Carolina Castagno dictaminara el desalojo de la estancia y el juez de Paraná Carlos Ríos llamó a indagatoria al exfuncionario, a sus hermanos Juan Diego y Sebastián y a su madre, Leonor María Magdalena Marcial de Etchevehere. La citación se da en el marco de una causa iniciada por su hermana Dolores, que los acusó de cometer los delitos de estafa, administración fraudulenta y vaciamiento de la empresa Sociedad Anónima Entre Ríos (SAER), que edita El Diario y pertenece a la familia desde su fundación en 1914.

 

Fallecido el director, Luis Félix Etchevehere, los hermanos de la denunciante vendieron el 60 por ciento de las acciones del matutino al empresario mutualista de Santa Fe Walter Grenon, ligado al entonces gobernador Sergio Urribarri. Los actores de la novela de la semana pasada quedaron, así, como herederos del 40 por ciento restante del medio fundado por su bisabuelo.

 

En abril de 2012, el grupo Grenón y el grupo Etchevehere llegaron a un acuerdo por el cual cada parte retiraría inmuebles de SAER por un valor equivalente a su participación accionaria. El entendimiento quedó asentado en las actas del Directorio fechadas los días 16 y 20 de marzo de 2012. El plan consistía en transferir todos los inmuebles de SAER a las sociedades Nexfin S.A. y Arroyo Ubajay S.A., que integraba Grenón, y Construcciones del Paraná S.A., cuyos únicos accionistas eran los hermanos Etchevehere. La firma recién se inscribió el 3 de agosto de 2012, es decir, cuatro meses después. Por eso, Dolores habla de ésta como “una sociedad anónima fantasma”.

 

La transferencia de los inmuebles se concretó a través de la Asociación Mutual Unión Solidaria (AMUS), de Grenón, que ya venía financiando al matutino. Los días 17, 19, 24 y 26, los hermanos Etchevehere, su madre y el empresario mutualista deberán presentarse en los tribunales de Paraná.

 

 

 

EN OFF. Leonor Barbero y Juan Diego Etchevehere son titulares de cuentas en el exterior cuyos fondos no están declarados ante la AFIP. Se trata de cuentas en el Banco BVAA de la República Oriental del Uruguay, Banco Santander Río de la República Oriental del Uruguay y banco HSBC Private Bank International de Estados Unidos.

 

Dolores denuncia que estas operaciones financieras y cuentas bancarias foráneas fueron realizadas con fondos que no habrían sido declarados en su totalidad por ninguno de sus titulares. Habla de cuentas off shore y cita un informe de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos que hace referencia a que los importes registrados “provendrían de ganancias devengadas en el país cuya debida exteriorización ante el organismo fiscal habría sido omitida”. Esta causa tramita en la Justicia Federal.

 

Dice, también, que sus hermanos y su madre, “con el claro objetivo de perjudicarla, desplegaron una maniobra destinada a vaciar económica y patrimonialmente a las empresas SAER y Las Margaritas S.A.”, esta última, propietaria del campo que la semana pasada fue el escenario de los hechos con las presencias de Miguel Angel Pichetto y Patricia Bullrich en apoyo a su excompañero del gobierno de Macri y en defensa de “la propiedad privada”.  

 

 

 

LA PIEDRA Y UN LIBRO. Fallecido su padre en 2009, Dolores no tardó en enfrentar abiertamente a sus hermanos y a su madre. Lo hizo públicamente y en sede judicial. A las causas ya mencionadas, sumó la semana pasada la que formuló por extorsión y violencia de género en Comodoro Py ante el fiscal Federico Delgado. Esta denuncia –ya con el patrocinio de Grabois- se vincula a todas las otras causas en las que se investiga la herencia de su padre. La mujer intenta explicar, con su denuncia, la serie de actas que firmó ante escribano cediendo acciones y desistiendo de reclamos contra el exministro.

 

Pero no solo se ventilarán en el tiempo venidero las cuestiones judiciables de los Etchevehere, sino la historia misma de la familia. Antes de que se desatara el conflicto por el campo anclado en el norte entrerriano, el periodista y escritor Jorge Riani publicó su libro "El imperio del Quijote. La historia oculta de un diario que influyó en la política argentina".

 

A través de los 106 años de El Diario, el autor se sumerge en una historia fascinante y se posa en cada uno de los personajes de la saga familiar. Por estos días, cada capítulo del trabajo es abordado por la prensa local. Uno de ellos refiere a las tías abuelas Etchevehere, que murieron sin hacer un solo reclamo y cedieron sus bienes al fundador del imperio, Arturo Etchevehere, abuelo del exministro, pero buena parte de ellos fueron puestos a nombre de amigos con el argumento de que, de otro modo, el peronismo los expropiaría.

 

diputados aprobo la creacion de la empresa de emergencias de salud para buenos aires
Luis Juez se acerca a la vereda de La Libertad Avanza, pero va sumando enemigos.

También te puede interesar