X

La plana mayor de la central y del moyanismo comenzó a recorrer el camino de la reunificación. Apuntan a ampliar el espacio y discutir los términos de un futuro acuerdo con Alberto Fernández.

Por 24/09/2019 20:39

"Una primera reunión entre viejos compañeros para empezar a recorrer el camino de la unificación". Así, sin medias tintas, describió uno de los principales dirigentes del moyanismo la cumbre sindical que por más de dos horas sesionó en UPCN y que reunió, después de más de un año de alejamiento, a los rivales históricos internos de la CGT. Los nombres y la trayectoria de los 16 dirigentes que confluyeron este martes hablan por sí solos de esa definición, aunque no hubo acuerdo en difundir una foto. 

Por el lado de la actual conducción de la central estuvieron Héctor y Rodolfo DaerRoberto Fernández (UTA), José Luis Lingieri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (UOM), Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (UOCRA), Jorge Sola (Seguro) y el anfitrión, Andrés Rodríguez. Por el sector que se alejó de la conducción de la central estuvieron Hugo MoyanoJuan Pablo Brey (Aeronavegantes), Omar Plaini (Canillitas), Sergio Palazzo (Bancarios), Mario Manrique (Smata), Raúl Durdos (SOMU) y Domingo Moreira (Ceramistas). 

Movilizados por la nueva realidad política que marca el muy probable triunfo de Alberto Fernández en las elecciones del mes que viene, los gremialistas coincidieron en que es imperioso unificar al movimiento obrero. "Hubo coincidencias sobre los desafíos que habrá por delante, pero también el común denominador de trabajar hacia la unidad", señaló a Letra P Rodríguez, que consideró que fue una "buena reunión".

 

 

En rigor, la cumbre sindical se fue gestando a través del diálogo cruzado entre distintos dirigentes que mantuvieron el diálogo pese al distanciamiento. Todos los consultados por este medio señalaron como artífices al histórico dirigente camionero y a Héctor Daer, el hombre de confianza en el mundo sindical del candidato presidencial del Frente de Todos.

A la hora de abordar uno de los ejes principales que vienen trabajando los equipos técnicos de Fernández, que apunta a sellar un pacto social entre los sectores del capital y el trabajo, primó más la prudencia que el entusiasmo. "Hablar de un pacto sin conocer los términos de lo que se pretende firmar es mucho. Habría que hablar, si prospera la iniciativa, de una tregua o a lo sumo de un acuerdo que sólo va a ser posible si se ordena la macroeconomía", planteó uno de los sindicalistas enfriando el tema.

Nadie insistió demasiado en buscar definiciones sobre el tema que, no obstante, sigue trabajándose de manera atomizada en todo el arco gremial. La posibilidad de que prospera ese tipo de acuerdo estará atado en buena medida también a la maduración de una convergencia de todos los sectores de CGT. No casualmente, durante la reunión, en más de una oportunidad se insistió en que para una próxima reunión, que podría repetirse la semana que viene, hay que sumar otros sectores. 

Uno de quienes hizo ese planteo fue el titular de UOCRA."Varios compañeros escribieron después de que se conoció que se hacía esta reunión, deberíamos sumarlos", sostuvo Martínez.

Hubo acuerdo en incorporar más gremios para la siguiente cumbre y se mencionaron, en particular, a Omar Viviani (Taxistas) y a Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), dos dirigentes que no se incorporaron a la conducción que encabezó el triunvirato integrado por Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid. El acuerdo es que, al menos por ahora, se vayan arrimando sólo confederados, dejando en todo caso para más adelante el diálogo con la CTA que conduce Hugo Yasky.