X
Entró por el socialismo, pero hará bloque propio. Habla de cambio generacional en el Frente Progresista. Dice que Cristina “aprendió” y que Alberto es el único que puede mandar a la lona al macrismo.
Por 21/09/2019 11:04

Hace unos días, Facebook le recordó a Susana Rueda una foto de hace 10 años junto a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y un grupo de periodistas. Hubo algo de ruido a su alrededor y entonces decidió bajarla para no alimentar confusiones. Pero en la entrevista con Letra P, la periodista devenida en concejal rosarina, no esconde sus convicciones.  

Después de una extensa carrera en los medios, Rueda se dejó seducir por el socialismo y decidió formar parte de la política. Al estar recientemente ingresada en el mundo político, no se encuentra contaminada por las vibraciones propias de la actividad. Tampoco herida, como sí el resto del socialismo que sintió las duras derrotas en Rosario a manos de su socio político Pablo Javkin, y en la Provincia, con la ola peronista dirigida por Omar Perotti.

Por eso se muestra optimista y hasta no tiene inconvenientes en mostrarse más abierta a reconocer virtudes de otros espacios y figuras. Uno de ellas es la de Alberto Fernández, el “moderado” que le puede “infligir la derrota más dura al neoliberalismo macrista”.

La candidatura de Roberto Lavagna, impulsada justamente por el jefe del socialismo Miguel Lifschitz, no contará con su voto. Dice que no la convence, no por el ex ministro, sino por el perfil conservador de Juan Manuel Urtubey. Otro dirigente más del socialismo que le baja el pulgar a la accidentada apuesta nacional del gobernador Lifschitz.

- ¿Por qué existen diferencias en la transición de Rosario entre el intendente electo, Pablo Javkin, y el gobierno socialista saliente?

- Hay una transición trabajando en los números y es lo que produce ruido. Aún no están cerradas las heridas de la interna y de lo que sucedió en el medio, pero el futuro del Frente Progresista depende de una buena articulación de las fuerzas y la columna vertebral que es el socialismo. Ahora un representante de uno de los partidos está a cargo de la intendencia. Insisto, el futuro del Frente, es decir la posibilidad de volver a ganar Rosario y la Provincia, está directamente vinculado al éxito de la gestión de Javkin. Si a Pablo le va mal, le va mal al Frente Progresista. No está en discusión la continuidad del Frente.

- ¿Cómo ve el rol de Javkin dentro del Frente Progresista?

- Pablo tendrá que construir su propio eje de poder, sin dudas, pero imaginar construir sin el socialismo sería kafkiano porque es la columna vertebral, Creo es un partido chico aún.

- ¿Cree que el socialismo seguirá siendo la columna vertebral del Frente Progresista?

- Todo depende del éxito de Javkin. Si bien él se apoyará mucho con la Universidad Nacional de Rosario (UNR) partiendo de su vínculo con el rector Franco Bartolacci, la experiencia del socialismo no debería ser soslayada en la gestión, es fundamental.

- ¿Cómo evalúa la candidatura de Roberto Lavagna? ¿Lo va a acompañar?

- Tengo un gran respeto por Lavagna, es un gran cuadro técnico. Pero no me cierra para nada la presencia de (Juan Manuel) Urtubey en la fórmula, por lo que no voy a acompañar la fórmula. Sí acompaño a Enrique Estévez a diputado nacional.

- Se hizo pública, a través de las redes sociales, una foto de usted con Victoria Donda, recién sumada al Frente de Todos, y también una con Cristina Fernández de Kirchner cuando ella era presidenta. ¿Usted apoya al Frente de Todos en la elección nacional?

- A mí me parece que la alternativa más fuerte para derrotar al macrismo es (Alberto) Fernández, como de hecho se demostró en las PASO. Me parece un hombre atinado. No genera la irritación que pudo generar Cristina, sino que demuestra más consenso. Además, estoy convencida que lo convocará a Lavagna para su gobierno.

- ¿Qué opinión le merece Fernández? ¿Lo considera un cuadro político?

- Me parece un buen cuadro político. No estoy de acuerdo con los que dicen que lo manejará Cristina. Ella seguramente aprendió y por eso se corrió. En Santa Fe dolió mucho como se manejó el kirchnerismo en sus años de gobierno en la época que hablaron de narcosocialismo. Fue una estigmatización. Pero creo que todos aprendimos. Ella y La Cámpora, también, al ceder el protagonismo a Fernández. Para mí el enemigo siempre será el neoliberalismo, por eso digo que la fórmula más fuerte para derrotar a Macri es Alberto Fernández, y ahí voy a estar: del lado del progresismo y de quien le inflija la derrota más dura.

- ¿Cómo imagina la próxima gestión de Omar Perotti?

- La figura de Perotti siempre me generó ruido porque no sentó posición clara muchas veces. Pero el peronismo llegó unido y, a partir de eso, llegó a la victoria. Fue un antes y un después de la candidatura de Fernández-Fernández. Si hubiera sido la candidata Cristina no se si Perotti hubiese tenido tantas posibilidades. Generó una ola de confianza, sumado a los errores de Cambiemos. Espero que le vaya bien. Pero hay un punto importante: es muy difícil manejar la provincia de Santa Fe prescindiendo de las políticas sociales que hizo el Frente Progresista.

- ¿Cómo se reconfigura a nivel provincial el Frente Progresista después de la derrota?

- Se está reconfigurando. Estuve en un plenario del socialismo y se escuchó mucho a los militantes pedir abrir el partido, sobre lo que se produjeron algunos errores. Se dirá ‘tarde’, pero es bueno porque se puede pensar más a mediano plazo.

- ¿Y en cuanto a los liderazgos?

- Quizás haya un cambio generacional. Habrá una presión de abajo hacia arriba para reconfigurar la conducción. Miguel Lifschitz y Antonio Bonfatti tienen estilos distintos Y cada uno es bueno. Sería oportuno mayor apertura para discutir diferencias en lugar de esconder la tierra debajo de la alfombra. Eso es lo que se pide: discutir, hablar, revisiones, pero no catarsis de por qué se perdió. Hay duelo aún y muchos lamiéndose heridas, pero se viene un nuevo aire.

- ¿Puede haber sintonía entre el progresismo y este nuevo peronismo nacional?

- Con el nuevo peronismo, con un Fernández empoderado, puede haber otra vez una línea que se une con el progresismo. Fernández tenía buena relación con los referentes del Frente Progresista y antes de su candidatura. Creo que se podría retomar.

- ¿Qué bloque integrará en el Concejo?

- Yo fui convocada por la diputada Alicia Gutiérrez del partido Sí y ratificada con un acuerdo con el socialismo para encabezar la lista. Ahora, voy a tener un monobloque del partido Sí funcionando dentro del Frente Progresista. 

- ¿Cómo se está preparando para comenzar su vida política? ¿Qué proyectos analiza?

- Mi punto de partida es lo social. El diagnóstico es que los hogares de sectores de vulnerabilidad están integrados mayormente con madres con hijos, es decir, son jefas de hogar. Propongo centros de cuidado y alimentación de los niños, como viejos los centros Crecer para chicos hasta los 4 años que aún no comenzaron la escuela. Así las madres terminan de estudiar o capacitar en oficios. Hay otros proyectos similares que podemos trabajarlos.

- ¿Aspirá a la presidencia del Concejo?

- Es lo que menos me importa la presidencia. No es mi aspiración, quiero estar mucho en los barrios que es lo que prometí en la campaña y ese cargo te lleva demasiado tiempo adentro. Si es necesario para generar consensos no es un problema, pero no es mi aspiración.