X

Transportistas del interior bonaerense reclaman más subsidios y advierten que el servicio está en riesgo

Afirman que, con la inversión paralizada y el fuerte incremento del precio del gasoil, la situación es “crítica”. Piden ser incluido en las medidas que el Gobierno tomó para el AMBA.
Afirman que, con la inversión paralizada y el fuerte incremento del precio del gasoil, la situación es “crítica”. Piden ser incluido en las medidas que el Gobierno tomó para el AMBA.
Por 19/09/2019 10:33

La actualización de los subsidios al combustible e insumos que se acordó entre transportistas y el Gobierno nacional solo contempla los servicios que se prestan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), razón por la cual desde la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) se envió una nota al presidente Mauricio Macri denunciando “comportamientos discrecionales” en el manejo de la política de subsidios, que segrega a quienes operan fuera de la Ciudad y el conurbano. En ese marco, empresarios del rubro que se desempeñan en el interior bonaerense advirtieron a Letra P que “va a haber problemas para prestar el servicio”, de persistir su exclusión del acuerdo y de seguir escalando el precio del gasoil mayorista (que durante el congelamiento recientemente descongelado de los combustibles superó por amplio margen al minorista).

“Estamos sostenidos de un hilo. Hay problemas de abastecimiento y aumento del gasoil”, remarcó un transportista del sur bonaerense que observa “un proceso de transición” que aletarga la definición de políticas concretas para el sector, las que vienen reclamando desde el inicio de 2019, cuando se cuestionó la decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal -al recibir el manejo del transporte de la Nación- de congelar el subsidio que se otorga a las empresas al valor de diciembre de 2018.

Ya promediando el año, la cámara que nuclea a los transportistas del interior bonaerense (Catapib) había enviado una nota al Ejecutivo provincial advirtiendo “la grave, terminal situación económica y financiera” que atravesaban todas las empresas nucleadas en la institución (ver documento abajo).

 


Por estos días, aunque en Catapib destacan un “contacto fluido” con las autoridades de Transporte bonaerense, voces de la entidad siguen marcando un escenario crítico: “Estamos todos muy preocupados porque si sigue escalando el precio del combustible, que es el principal insumo, va a haber problemas para prestar el servicio”, alertaron.

En este punto, hicieron foco en el hecho de que las empresas de transporte público de pasajeros compran gasoil mayorista, el cual durante el congelamiento de los combustibles que se extendió hasta este miércoles se ubicó en un valor muy superior al reflejado en surtidor. Con el incremento del 4% en el precio minorista, ya observan nuevos aumentos en el horizonte para el precio mayorista. En Bahía Blanca y su zona de influencia ya hablan de un valor por litro que podría trepar a $55.
 

 

“El gasoil se paga al contado, no hay mucha vuelta. Y las empresas tienen que cumplir con las cargas sociales en término para exponérselos al cobro de subsidios. Está encorsetado todo, no hay mucho margen”, advirtió un transportista que integra Catapib, y detalló que, si se acentúan los aumentos del combustible sin actualización de los subsidios, comenzarán las comunicaciones a los municipios –que tienen el poder concedente- advirtiendo complicaciones para la prestación del servicio.

En efecto, en distritos como Tandil, la cámara local pidió reducir las frecuencias en feriados y fines de semanas para evitar volver a peticionar en el Concejo Deliberante un nuevo aumento del cuadro tarifario.

Mientras tanto, los transportistas consultados coincidieron en dar cuenta de una parálisis en la inversión, donde la renovación de la flota está frenada desde el año pasado. Además de la variación del costo del combustible con la devaluación, detallaron que insumos de la actividad como cubiertas, lubricantes y repuestos están dolarizados, por lo que también presentan un escenario dificultoso para el mantenimiento adecuado de las unidades que están en funcionamiento

“Es una situación muy compleja, más con estos problemas económicos porque tenés todo pautado por otro: el precio, el subsidio y la oferta te la fija el Estado”, se quejaron.