X
Afirman que son para entregar microcréditos. La oposición sospecha que serán usados para comprar votos. Hasta ahora, la Comuna usaba unos 400 cheques mensuales. La investigación por “Mejor Hogar”.
Redacción 16/09/2019 12:03

A un mes y medio de las elecciones y a tres de la finalización de su mandato, el intendente de Pilar, el macrista Nicolás Ducoté, pidió al Banco de la Provincia de Buenos Aires (BAPRO) 25 mil cheques para la entregada de microcréditos. La solicitud llama la atención debido a que, en promedio, el municipio usa mensualmente unos 400 cheques para hacer frente a sus obligaciones, una cifra muy menor comparada con lo solicitado. La oposición sospecha que los cheques serán usados por el jefe comunal para comprar votos, en un intento por dar vuelta una elección que –según lo sucedido en las PASO– ya tiene perdida.

Según pudo saber Letra P, Ducoté pidió en la sucursal pilarense del Bapro 25 mil cheques. La solicitud debe ser analizada por la casa central de la entidad crediticia. Fuentes comunales indicaron que serán utilizados para dar préstamos de entre $5.000 y $10.000 a vecinos del distrito, en el marco del programa “Mejor Hogar”. Por ese programa, el intendente es investigado bajo la sospecha de malversación de fondos públicos. La causa dio un avance importante días atrás, cuando la Justicia realizó una veintena de allanamientos en diversas oficinas municipales.

 

 

En la denuncia que inauguró la causa se detalla que, además de usarse los créditos con fines electorales –allí se afirma que se entregaron pidiendo a cambio el voto al intendente-, estos se llevaron adelante de manera absolutamente irregular. Por caso, figuran entre los beneficiarios personas que declararon no haberse inscripto al plan.

A unos 10 mil pesos por cheque librado, la suma de la que dispondría el Municipio sería de $250.000. Según pudo saber este portal, punteros del oficialismo ya ofrecen aquella suma a posibles votantes, con la particularidad de que se entregaría en dos partes, una con un cheque a cobrar antes de la elección del 27 de octubre y otro con fecha de pago posterior a los comicios.

 

 

DENUNCIA. La maniobra que Ducoté intentaría llevar adelante con el libramiento de cheques tiene antecedente. La candidata a concejala por el Frente de Todos y dirigente del Movimiento Evita en Pilar Valeria Domínguez aseguró que Ducoté está “ofreciendo dinero a cambio de votos”.

“Nos han avisado hace algunos días acerca de sus estrategias perversas para obtener votos. Está jugando con las necesidades de la gente y ofrece dinero a cambio de que lo apoyen. Eso habla de una importante desesperación de su parte”, aseguró Domínguez. Y más: “No vamos a tolerar este tipo de manejos perversos en esta etapa tan determinante. Él sabe que si juega con las cartas limpias sale perdiendo. Por eso acude a comprar los votos”.

Ducoté llegó a las PASO con una gestión muy cuestionada incluso dentro del propio gobierno bonaerense. Eso se tradujo en las urnas, donde más de la mitad de los votantes (50,6%, según el escrutinio definitivo de la Junta Electoral) eligió al candidato del Frente de Todos, Federico Achával, quien le sacó 16 puntos de ventaja al jefe comunal que intenta la reelección.

ORDENANZA. En el marco de las denuncias por el uso electoral que el intendente hace de fondos públicos, la semana pasada el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza para controlar las facultades del Ejecutivo y proteger el patrimonio municipal de cara a los últimos meses de gobierno de Ducoté.

El proyecto plantea una serie de resguardos para evitar que el jefe comunal tome acciones que puedan comprometer los recursos públicos o convertir a Pilar en “tierra arrasada”. En ese sentido, desde la oposición plantearon que quieren evitar que “se dilapiden los bienes del municipio. Estamos muy preocupados porque vemos que Ducoté es capaz de hacer cualquier cosa con tal de revertir los resultados electorales, y queremos evitar que confunda los recursos de la gestión con los de campaña”.

La ordenanza, que fue aprobada por la mayoría, impide “donar, ceder o canjear bienes del Estado municipal”; iniciar procesos de grandes licitaciones o contrataciones que incrementen de forma excesiva los gastos del presupuesto, o que se contraten bienes y servicios que comprometan ejercicios futuros; entre otras cosas.