X
Con banca nacional, el candidato opositor busca terminar con 30 años de oficialismo en el gremio. Afirma que la actual conducción aplica “marketing berreta”.
Por 05/08/2019 10:50

La lista que quiere quedarse con el consejo directivo de Santa Fe en las próximas elecciones de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se creó desde la seccional Rosario, fuertemente opositora a la conducción actual, y tiene la banca nacional de Hugo “Cachorro” Godoy. De carácter más combativo, la lista Verde lleva a Gustavo Martínez como candidato a secretario general, un dirigente de base que condujo dicha seccional y ahora tiene la difícil tarea de desbancar al histórico Jorge Hoffmann.

Martínez cuenta que viene del barro, y habla de forma literal, porque cuando era asistente escolar en los comedores barriales más de una vez la lluvia hacía imposible la libre circulación. Es contemporáneo del también asistente Pocho Lepratti, asesinado en el infierno más profundo de diciembre de 2001 por la policía santafesina cuando les advirtió que había chicos comiendo y como respuesta recibió un balazo mortal.

“Estuve en la comisión investigadora no gubernamental de los asesinados en diciembre de 2001 donde matan al Pocho Lepratti”, contó a Letra P para graficar su militancia. Luego explicó que, en parte, lo eligieron como candidato por su perfil de lucha y organización desde abajo que llegó hasta la CTA Autónoma provincial.

“Los asistentes escolares somos el último orejón del tarro. En cambio, hay dirigentes que tienen un modelo empresarial y gerenciador más que un modelo sindical. Como la conducción actual”, dispara, a modo de introducción, durante la entrevista con este medio.

 

 

-Está polarizado el escenario de ATE entre la seccional Rosario y la conducción provincial desde hace años, cuestión que llevaron a la campaña. ¿Qué los diferencia?

-Claramente, existen dos posturas y prácticas sindicales muy diferenciadas: una que promueve la democracia sindical de base, la organización y la movilización; y otra que, desde un acuerdismo vergonzoso, reproduce el modelo burocrático de tomar a la organización de los trabajadores como una empresa cuya propiedad parece estar en manos de un par de dirigentes. Nosotros queremos terminar con esto último.

-Desde la lista Verde sostienen como principal crítica la permanencia en el cargo de la conducción. ¿Por qué ven tan relevante este aspecto?

-Es una bestialidad estar 28 años al frente de un sindicato. No se puede estar 28 años al frente de nada. Parece estar atornillado. Y lo decimos porque de esa forma se fracasó en desarrollar la democracia, en la capacidad crítica, en formar dirigentes. El secretario general actual priorizó estar sólo con los que le dan la razón. No corresponde ni es bueno evitar la rotación.

 

 

-¿Cambiaría el perfil de la conducción en caso de llegar a ser secretario general?

-Sí, porque esta es una conducción provincial que reemplazó al gremio por una mutual; a la mutual, por una financiera; y a los delegados, por promotores de venta. Se generó un crecimiento de la estructura y aprovechan el dinero de los trabajadores sólo para cuestiones de servicios, que no está mal en algunos casos pero no puede ser lo único: crecimiento de la mutual, camping, hotel y todo un marketing berreta. Hacen lo mismo que la vieja burocracia sindical pero más aggiornados.

-¿Cómo deben afrontarse las negociaciones sindicales?

-Con más lucha. La conducción actual es vocera oficial de los gobiernos de turno. Hoy en día recibimos de una manera grotesca y obscena la publicidad de la mutual pero jamás una convocatoria a parar y movilizar por aumento salarial en serio, sin trampas como la cláusula gatillo o los aumentos en cuotas.

-¿Cómo piensa cambiar eso que denuncia?
-Para cambiar esta situación de raíz necesitamos expandir nuestro modelo gremial a toda la provincia de Santa Fe. Tenemos que desterrar la forma mercantilista, empresarial, burocrática y acuerdista, por una que luche por nuestros derechos, por salarios y jubilaciones.