X
A mediados de junio, el sindicato de Sanidad elaboró una medición entre sus afiliados. Pronosticó casi con exactitud el resultado de las elecciones primarias y el rotundo triunfo del peronismo.
Por 15/08/2019 10:13

Un final incierto o abierto, empate técnicos y diferencias de unos pocos puntos, fueron algunos de los fallidos resultados arriesgados por las encuestas elaboradas por las más destacadas consultoras de opinión, que embolsaron millones de pesos por muestras que, sin embargo, no pudieron anticipar el arrasador triunfo del Frente de Todos. Curiosamente, la única muestra que acertó casi con exactitud el resultado de las primarias fue confeccionada por el Sindicato de Trabajadores de la Sanidad, que conduce Héctor Daer. Esta medición anticipó que la fórmula Fernández-Fernández conseguiría el 46,5% de los votos y que la que encabezaba el presidente Mauricio Macri quedaría en 32,6%. Erró por apenas un punto en el caso del vencedor y por medio punto, para el perdedor.

La encuesta, finalizada el 18 de junio pero lanzada antes de que se confirme a Alberto Fernández como candidato del peronismo, tuvo difusión entre un puñado de periodistas e incluso consultores, que mostraron su interés por el volumen de la muestra, aunque la desestimaron.

Sin experiencia previa, la secretaría gremial y de organización del sindicato, a cargo de Javier Pokoik, se propuso hacer un relevamiento entre los trabajadores del sector en 150 establecimientos del área metropolitana y consiguió una muestra de una magnitud envidiable para cualquier empresa del mercado de encuestas: un universo de 25.000 personas.

 

 

Esa fue la cantidad de cuestionarios que se entregaron, en los que los trabajadores de Sanidad debían responder sobre su preferencia política que, en ese momento, eran tres: Macri, Cristina Fernández de Kirchner y Roberto Lavagna. También se les pedía opinión sobre la situación de país.

Da manera integral la completaron 14 mil trabajadores, ya de por sí una encuesta muy significativa y que, en los hechos, sería una impagable por el volumen de consultas presenciales. Las 11 mil planillas restantes -de los que se negaron o no pudieron completar la muestra- fueron computadas según la preferencia política de cada uno. ¿Cómo se determinó? Los delegados que, en los hechos, oficiaron de encuestadores, los ordenaron según cómo ellos mismos los identificaban a partir del conocimiento de sus ideas y posiciones ideológicas.

Terminado el muestreo, determinó que el 78% de los trabajadores expresaron la necesidad de cambiar el modelo nacional y el 50% opinó que el gobierno de Cambiemos favorecía a los sectores más ricos del país, en detrimento de los pobres.

Como la muestra fue realizada antes del anuncio de la fórmula Fernández-Fernández, el sindicato consideró que se iba a modificar el resultado una vez conocido que sería el ex jefe de Gabinete el candidato presidencial del Frente de Todos y que eso produciría un reordenamiento del mapa del peronismo a nivel nacional. Entonces, para actualizarlo, tomaron como referencia las elecciones provinciales que se hicieron antes y después de ese anuncio. De esa manera, se trazó un promedio sobre la evolución del voto ganador en Santa Fe, Río Negro y Neuquén entre 2015 y 2019, y se trasladó ese coeficiente a la encuesta.

Más allá de haber utilizado un método amateur que pondría los pelos de punta de los especialistas en estadísticas, la encuesta sindical fue la que arrojó el resultado más confiable frente a las mediciones profesionales que, una vez más, reflejaron escenarios muy alejados de la realidad.