X
En la gobernación evalúan que hubo un “voto castigo” a las medidas económicas de Macri. A distancia de la Casa Rosada, la mandataria alista reuniones cerradas y proyecta asistencia anti devaluación.
Por 13/08/2019 19:49

Luego de la conferencia de prensa que brindó el lunes tras la derrota que sufrió el domingo, la gobernadora María Eugenia Vidal cerró su agenda pública, al menos por 48 horas, y activó encuentros privados con intendentes y otros funcionarios con los que analizó el resultado de las elecciones y los pasos a seguir de cara a octubre. En tanto, mandó a dos de sus ministros a estudiar medidas económicas a aplicar con el fin de atemperar el impacto que tendrá en los sectores más vulnerables la devaluación post PASO.

El lunes por la noche partició de una cena en Olivos encabezada por el presidente Mauricio Macri y en la que también estuvieron Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el senador y compañero de fórmula del Presidente, Miguel Angel Pichetto.

La pausa en la gestión – campaña que viene transitando desde el inicio de su mandato, en 2015, y que había acrecentado en las últimas semanas previas a la elección se explica en la necesidad de analizar lo sucedido en las urnas. La mandataria está convencida de que es la más perjudicada del oficialismo en la derrota electoral. En su núcleo duro consideran que hubo un “voto castigo” del electorado por las medidas económicas puestas en marcha por el Gobierno nacional, contaron a Letra P fuentes de su entorno.

Sin perder la compostura en su peor momento político, tras brindar una conferencia de prensa en la que gambeteó preguntas y dio respuestas imprecisas, decidió convocar a intendentes y funcionarios a reuniones privadas para evaluar la situación y ordenar el juego.

 

 

 

“Por supuesto estamos preocupados por lo que está pasando, y vamos a seguir acompañando a los bonaerenses (…) Está claro que esta devaluación va a tener impacto y vamos a reforzar el trabajo que tenemos con todos los municipios, con todos los referentes sociales”, dijo el lunes Vidal en conferencia cuando le preguntaron sobre el efecto de la corrida cambiaria en territorio bonaerense.

En ese sentido, fuentes de Gobierno dijeron a este medio que la mandataria mandó a sus ministros Hernán Lacunza (Economía) y Santiago López Medrano (Desarrollo Social) a evaluar medidas económicas y sociales para contener la reciente devaluación.

Se trata de un aumento del dinero destinado a los planes sociales y al Servicio Alimentario Escolar, y el incremento de beneficios direccionados para los sectores más marginados.

 

 

Sobre la estrategia de campaña de cara a las generales de octubre, por el momento sólo hay incertidumbre. Y si la hay hasta el momento permanece encriptada en el círculo más íntimo de la Gobernadora. Por lo pronto, en la noche de este martes, intendentes PRO mantendrán un encuentro en Vicente López.

No hay hasta el momento un acuerdo con la Casa Rosada para un plan “en equipo”, aunque sí se esbozaron algunos puntos durante la cena que se desarrolló en Olivos en la noche del lunes. A ese encuentro, que se manejó con total discresión, Vidal fue sola. No estuvo su jefe de Gabinete y de campaña, Federico Salvai.

Esa ausencia estaría motivada en la decisión de la mandataria de preservar a su hombre de confianza. Lo cierto es que Salvai tomó distancia de la Casa Rosada y lejos de animar algún café con su par Peña apenas mantuvo con él una charla telefónica.