X

Cómo quedaría la Legislatura si Kicillof replicara el triunfo de las PASO

Con los resultados del domingo, Todos lograría 25 bancas contra 21 de Juntos en Diputados. En el Senado, 14 lugares serían para el peronismo y Cambiemos conseguiría 9 bancas.
Por 13/08/2019 18:14

Los resultados de las PASO dieron un pantallazo de cómo podría quedar la composición legislativa de la provincia de Buenos Aires para el período 2019-2021, donde, de ratificarse en octubre los guarismos de este domingo, el peronismo aumentará su presencia legislativa. Si los espacios que hoy son oposición y que en estas elecciones compiten juntos bajo el paraguas de Frente de Todos se unificaran, alcanzarían 46 bancas en Diputados y 21 en el Senado, contando a legisladores y legisladoras que tienen dos años más de mandato sumados a quienes ingresarán en diciembre. Sergio Massa mantendrá lo que tiene. En todo caso, evaluará si se une al PJ y al kirchnerismo o mantiene bloque propio. Por su parte, Vidal saldría airosa en el Senado, pero perdería varias bancas en la Cámara baja, donde el armado de Todos quedaría al filo del quórum propio.

 

 

La actual composición legislativa le da un quórum propio a Cambiemos en el Senado. Ocupa 29 bancas de un total de 46. En tanto que el peronismo aparece atomizado en tres bloques. Unidad Ciudadana cuenta con una bancada de 11 legisladores, el PJ Unidad y Renovación tiene cuatro escaños y el Frente Renovador, dos bancas. 

 

Hoy, en la Cámara de Diputados, el peronismo está más disgregado y Cambiemos es primera minoría. El bloque que responde a María Eugenia Vidal cuenta con 44 escaños. Atrás aparece el kirchnerismo con 22 bancas, 12 el Frente Renovador, siete los intendentes con el bloque PJ Unidad y Renovación, cuatro el bloque Frente Amplio Justicialista (un interbloque que votó junto al massismo), y una banca tiene Integrar (que en las elecciones compitió bajo el sello de Consenso Federal), una el Movimiento Evita y una el Frente de Izquierda y los Trabajadores.

 

Las PASO marcan un camino de modificación a este actual escenario y así podría quedar sección por sección. 
 

 

 


PRIMERA. El peronismo sacó una buena ventaja en esta sección electoral que elige 15 diputados. Conseguiría meter nueve bancas, contra seis que sumaría el oficialismo. Como explicó Letra P, la región del conurbano que fue bastión amarillo en 2015 se tiñó de azul: 48,3% de los votos fueron para Todos y 31,5%, para el oficialismo.

 

CUARTA. Esta sección renueva 14 bancas de diputados. En esta zona del noroeste de la provincia donde pisaba fuerte Cambiemos viró la preferencia electoral y también se impuso el peronismo. Consenso Federal sumaría un diputado ya que el piso es de 7,14 puntos y la fuerza que llevó a Roberto Lavagna como postulante a la presidencia consiguió en la categoría legislativa provincial 7,47 por ciento. Siete bancas para Frente de Todos, seis para Juntos por el Cambio y una para Consenso Federal. 

 

QUINTA. Aunque por escaso margen, Juntos por el Cambio aseguró la victoria en esta sección electoral que renueva 11 bancas de diputados. Se quedaría con seis diputaciones contra cinco de Todos.

 

SÉPTIMA. En esta sección –por la que se renuevan 6 lugares de la Cámara baja– hubo un empate y se repetirían los guarismos de 2015. En aquel momento, Cambiemos se quedó con tres diputados, el Frente para la Victoria con dos y el Frente Renovador con uno. Teniendo en cuenta que estas dos últimas expresiones que comparten boleta podrían confluir en un mismo espacio, el peronismo sumaría volumen.

 

Así las cosas, el peronismo llegaría a partir de diciembre a las 46 bancas en la Cámara de Diputados. Allí empezarán las negociaciones para decidir si confluyen en un bloque unificado o mantienen la autonomía, es decir, el Frente Renovador, Unidad Ciudadana y PJ cada uno por su lado. Si se unen, quedarán a un diputado del quórum propio.

 

SENADO. En la Cámara alta, Vidal perdería el quórum propio pero mantendría la primera minoría. Así, la posible futura vicegobernadora Verónica Magario deberá negociar con Cambiemos. La ecuación es la siguiente: Todos conseguiría meter 14 bancas con las que llegaría a un total de 21, contra las 25 totales que alcanzaría Juntos por el Cambio.

 

SEGUNDA. En esta sección, por la que se renuevan cinco bancas, ganó el frente Todos y conseguiría meter tres lugares. Juntos por el Cambio se quedaría con las restantes dos. En 2015 la cuenta dio exactamente al revés.

 

TERCERA. Por esta sección del conurbano sur se renuevan nueve bancas de la Cámara alta. Fue uno de los tractores que empujaron a la victoria a Axel Kicillof. De repetirse los guarismos en octubre, el peronismo metería seis senadores. Las restantes tres serían para Juntos por el Cambio. En los números queda igual. Solo que en 2015 el Frente Renovador se quedó con dos bancas, Cambiemos con tres y el kirchnerismo con cuatro.

 

SEXTA. Se eligen seis senadores. Frente de Todos sumaría una banca a las que ahora tiene el peronismo: conseguiría tres lugares y se pondría en igualdad de condiciones con el vidalismo, que también obtendría tres lugares.

 

OCTAVA. En esta sección, que renueva tres senadores, habría cambios. Hoy el vidalismo tiene las tres bancas gracias a la victoria de 2015, pero Todos lograría quedarse con dos y Juntos por el Cambio, una. Hay chances probables de que la foto se modifique aún más: si en La Plata el oficialismo no llega al piso del 33% de los votos se quedaría con las manos vacías y el actual senador Juan Pablo Allan dejaría su banca. Este domingo sacó 36,4 en la categoría correspondiente.

 

Son 46 las bancas del Senado. Si en octubre se repitieran los números de las PASO, la fuerza que lleva a Kicillof y a Magario en la boleta se quedaría con 21 bancas, mientras que las restantes 25 serían para Juntos por el Cambio.