X

Macri no logró fidelizar el voto del campo bonaerense

A pesar de su lazo con el sector agroexportador, mermó el respaldo al Presidente en los distritos más fuertes de la zona núcleo. Fuerte corte de boleta en bastiones propios. Los números.
A pesar de su lazo con el sector agroexportador, mermó el respaldo al Presidente en los distritos más fuertes de la zona núcleo. Fuerte corte de boleta en bastiones propios. Los números.

Con el anuncio de la quita gradual de las retenciones a los granos en un campo de Pergamino a cuatro días de asumir en el cargo, el presidente Mauricio Macri fijó de entrada las prioridades de su administración, con un fuerte guiño al sector agroexportador. Tres años y ocho meses más tarde –regreso de las retenciones mediante-, el jefe de Estado no logró fidelizar el voto agrario en el corazón de la pampa bonaerense.

Tomando como referencia los 22 distritos que por la ley de tierras rurales conforman la zona núcleo en la provincia de Buenos Aires, Macri estuvo lejos de conservar el caudal de voluntades captado en las PASO de 2015 y en nueve de estas comunas, siete de ellas actualmente administradas por Cambiemos –Pergamino, Rojas, Baradero, Arrecifes, Bragado, Arenales y San Pedro-, la performance presidencial cayó en términos comparativos con la misma instancia, hace cuatro años.

No solo eso. En los casos referidos también predominó el corte de boleta en perjuicio del mandatario nacional –ver infografía. Un caso paradigmático se halla en uno de los principales bastiones sojeros del país, Pergamino, donde Macri (obtuvo 41,93%) perdió casi dos puntos con respecto a las primarias de 2015, en tanto que el corte de boleta con respecto a la gobernadora María Eugenia Vidal (45,78%) fue del orden del 4%.

 


En Rojas, fue más significativo el corte y, entre el Presidente y el intendente de Cambiemos Claudio Rossi, se registró una diferencia mayor a los siete puntos. En ese distrito, la performance de Macri disminuyó en 1,59% en relación a las PASO de 2015. También hay casos agridulces, como el de Junín, otro bastión agropecuario.

En Arrecifes, otro municipio de definido perfil agrícola, Macri tuvo una leve merma (-0,36%) en su rendimiento electoral comparado con 2015, pero fue más acentuado el corte de boleta en su perjuicio. Mientras el intendente de Cambiemos Javier Olaeta se impuso en la elección con casi el 44% de los sufragios, el Presidente cosechó casi seis puntos menos (38,48%) y quedó debajo de Alberto Fernández, que obtuvo el 42,82% del total de votos.

La confianza depositada por el sector rural en la administración Cambiemos se desdibujó también en los distritos de Colón y Ramallo, ambos con un importante respaldo a las propuesta del Frente de Todos. En el primero, conducido por el peronista Ricardo Casi, Macri perdió 1,31% de los votos. En el segundo, gobernado por Mauro Poletti, el respaldo cayó 0,93%.

 

 

En San Pedro, Cecilio Salazar, dirigente del partido FE -socio de Cambiemos- y representante de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), no logró fidelizar la totalidad de los votos logrados en su primera experiencia en el Ejecutivo. En este municipio, donde el peronismo superó a Juntos por el Cambio, Macri obtuvo casi ocho puntos menos que en 2015. El golpe también lo sintió Vidal, que recibió nueve puntos menos. Para Salazar, si bien cosechó casi diez puntos menos que en 2015, el corte de boleta fue importante. La fórmula presidencial se alzó con el 36,23%, la provincial con el 39,77% y la local, con el 41,39%.

Dato no menor es que buena parte de los distritos desmenuzados integran la Segunda sección electoral, una de las jurisdicciones del interior bonaerense donde, novedosamente, Juntos por el Cambio ha sido derrotado a manos del Frente de Todos. A nivel seccional, Macri obtuvo aquí 34,91%, casi 11 puntos por debajo de Fernández (45,88%).

Pero también hay sinsabores por fuera de la Segunda, tal como sucede en Junín (Cuarta sección). En la comuna actualmente administrada por Pablo Petrecca (PRO), Macri mejoró en dos puntos el caudal de votos que logró en agosto de 2015 (de 35.54% pasó a 37,59%), pero esto no evitó una derrota por más de seis puntos a manos de los Fernández. Allí, el Frente de Todos, que llevará como candidato a la intendencia al massista Mario Meoni, se impuso en todas las categorías.

 

 

En Bragado, en manos del radical Vicente Gatica, la propuesta presidencialista recibió 3,34% menos de votos que en 2015. De 42,19%, este domingo Macri recibió el 38,85%, bastante menos a lo cosechado en el mismo distrito por Vidal, quien obtuvo 40,85% y fue castigada en las urnas porque su caudal de votos cayó 1,68%. Los guarismos tampoco fueron favorables para el intendente, quien perdió 4,61% de los sufragios recibidos en igual ronda en 2015 y quedó segundo en la contienda local.

También la propuesta oficialista fue castigada en General Arenales, los pagos gobernados por Érica Revilla, representante de la Unión Cívica Radical. En este distrito de la Cuarta sección, Macri tuvo una variación negativa del 0,07. Además, hubo un marcado corte de boleta. Mientras la fórmula presidencial alcanzó un respaldo del 44,58%, Vidal logró 47,68% y la jefa comunal superó los 50 puntos.

VOTO CONFIANZA. En tanto, el voto amigable de la dirigencia sojera reeditó su respaldo a la propuesta encabezada por Mauricio Macri en 13 de los 22 municipios que constituyen la zona núcleo de la provincia de Buenos Aires. En Leandro N. Alem, más allá de la supremacía del Frente de Todos en los distintos niveles, el Presidente consiguió el respaldo del 37,95%, un 4,25% más que lo alcanzado en las PASO de 2015. Un escenario similar se dio en Alberti, distrito con preferencia peronista, pero donde el modelo económico nacional consiguió el respaldo de un 42,88% de sufragios, un 3,71% más que hace dos años.

 

 

Los ruralistas de Salto también aumentaron su respaldo en 4,83% entre 2015 y 2019; mientras que en Exaltación de la Cruz el compromiso aumentó 0,95%. La cifra se eleva un poco en el distrito kirchnerista de San Antonio de Areco, donde Macri aumentó su respaldo en 1,83% y creció ampliamente en Capitán Sarmiento, dado que pasó de 31,67% en 2015 a 38,85% en 2019.

Las variaciones positivas también se dieron en el territorio radical de General Viamonte, donde Macri obtuvo el 38,66% de los votos, 2,52% más que en la primera elección primaria presidencial. También en Chacabuco sacó una diferencia de 1,81 en la comparativa electoral y en San Nicolás, 5,48% puntos más, dado que del 26,84% de las PASO 2015 pasó a 32,32%.

Los gestos del gobierno con el sector también fueron saludados en Chivilcoy, donde se dio un pequeño aumento del caudal de voto macrista entre esta elección y la primaria de 2015. De 27,21% en agosto de aquel año el acompañamiento subió al 27,68%. La variación favorable al Gobierno aumentó en San Andrés de Giles, donde el respaldo creció un 3,44%, y en Carmen de Areco, donde los votos actuales superaron en un 5,14% a los cosechados en 2015.