X

Frigerio, el sherpa de Pichetto en el universo PRO

El candidato a vice no tiene contactos en el interior y tampoco equipo de campaña. La ruta será armada por el ministro hasta el próximo 17. La próxima escala será Catamarca, con Corpacci.
El candidato a vice no tiene contactos en el interior y tampoco equipo de campaña. La ruta será armada por el ministro hasta el próximo 17. La próxima escala será Catamarca, con Corpacci.
Por 04/07/2019 20:15

Luego de estrenar su discurso proselitista en La Rioja durante la semana pasada, el candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, volverá a repasar su prédica electoral este viernes en la provincia de Catamarca, donde participará del acto inaugural de una obra pública financiada por la Nación. La escena será compartida con la gobernadora Lucía Corpacci (PJ) y con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Será otra escala en la hoja de ruta que diseña la cartera política para proyectar en el interior la imagen del flamante compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri.

Tal como confesó en una entrevista la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el Gobierno no buscó a Pichetto para sumar votos, sino para dar una señal de apertura de Cambiemos y especialmente del PRO. Pero al senador nacional por Río Negro y ex titular del bloque del PJ en la Cámara alta tampoco le sobran asesores para la campaña que tiene por delante.

 

 

Mucho menos, contactos políticos en cada una de las provincias que posiblemente visite en los próximos 13 días que le restan a la Casa Rosada para capitalizar en tono electoral la inauguración de obras públicas. Según el calendario previsto por la Justicia Electoral, el Ejecutivo tiene tiempo hasta el 17 de julio para publicitar actos de gestión. A partir de entonces, comenzará la campaña electoral en su sentido más puro y duro, donde la maquinaria del PRO buscará potenciar la instalación que el Gobierno busca cincelar a fuerza de inauguraciones.

 

 

Hasta que se cumpla ese plazo, Pichetto estará concentrado en garantizar su parte: construir su imagen al calor de actos de gestión que serán desplegados en distintas provincias, con la guía de Frigerio como principal introductor en cada territorio.

La misión también implica algunos riesgos políticos, como los que afrontó el ministro la semana pasada, cuando se reunió con el riojano embajador en Perú, Jorge Yoma. El encuentro desató la bronca del ex ministro de Defensa y senador nacional Julio Martínez, que peleará como candidato a gobernador provincial y puso el grito en el cielo cuando estuvo al tanto del encuentro Frigerio – Yoma y de la posible candidatura de Zulemita Menem para capitalizar el impacto electoral que tiene su padre Carlos en esa provincia. Las tensiones fueron canalizadas durante la visita que Pichetto protagonizó la semana pasada a la capital provincial para respaldar al intendente de la ciudad, Alberto Paredes de Urquiza.

“Al interior lo lleva Frigerio”, confirmó a este medio un funcionario de la Casa Rosada que se encargó de relativizar ese rol a partir del 17, cuando arranque la etapa más caliente de la campaña hacia las primarias del 11 de agosto. Desde entonces, todo quedará en manos de la mesa nacional de campaña del oficialismo, conducida por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en un armado donde participan las principales autoridades del partido amarillo, con Frigerio incluído.

 

 

En la cartera de Interior se limitaron a confirmar que el jefe del ministerio arma su agenda en base a las inauguraciones de obras públicas en provincias peronistas, pero aclararon que “en algunos casos se sube Miguel y en otros no". Por ahora, el ordenamiento de la agenda depende de la obra pública, porque hasta el 17, admiten, “la prioridad es atar la campaña a la gestión”.

Con ese objetivo, la segunda etapa del road show de Pichetto en el interior incluirá una foto con la peronista Corpacci, que fue una de las 12 participantes del almuerzo que encabezó este miércoles el candidato presidencial del Frente Todos, Alberto Fernández.

 

 

“Haremos lo mismo que hicimos el miércoles en San Juan, pero sin Pichetto”, anticipó uno de los funcionarios que viajó junto a Frigerio a la capital provincial para mostrarse junto al mandatario peronista Sergio Uñac para firmar el contrato de obra para la segunda etapa de la represa multipropósito El Tambolar. Fue la previa de una recorrida por "obras de infraestructura que el gobierno nacional construye en la localidad de Santa Lucía, junto al actual intendente y candidato a diputado nacional Marcelo Orrego”, uno de los aspirantes que restituyó Pichetto en la carrera electoral luego de la derrota que sufrió ante Uñac en la pelea por la gobernación.