X

Horas clave para las fallas en el escrutinio que deberán resolver dos jueces

La Cámara Electoral convocó este jueves a los partidos, que denunciaron problemas graves en la transmisión digital de telegramas. La oposición pide garantías sobre el sistema que entregó Smartmatic.
Por 01/08/2019 7:52

A diez días de las elecciones primarias, el escrutinio provisorio sigue siendo motivo de preocupación entre los partidos políticos, que plantearán este jueves ante los jueces de la Cámara Nacional Electoral objeciones al sistema de transmisión y carga de datos y les exigirán a los jueces del tribunal que tomen medidas para garantizar la transparencia de los comicios.

Los jueces electorales Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera citaron para este jueves a los apoderados de los partidos políticos para escuchar sus cuestionamientos al funcionamiento del nuevo sistema de digitalización y transmisión de telegramas, que se implementará en las próximas elecciones presidenciales con la intervención de la empresa Smartmatic.

 

 

A fines de la semana pasada, tanto el Partido Justicialista (PJ) como el espacio Consenso Federal, que lidera Roberto Lavagna, hicieron presentaciones ante la Justicia en las que se denunciaron problemas técnicos, irregularidades e inconvenientes en la fiscalización que se registraron, en particular, en el simulacro de escrutinio que se celebró el 20 de julio, con la presencia de autoridades del Ministerio del Interior y la Dirección Nacional Electoral (DINE). Previamente, los partidos ya habían hecho advertencias sobre el funcionamiento del nuevo sistema, que el Gobierno le compró a Smartmatic.

 

 

La empresa tendrá a su cargo dos etapas de la elección: la digitalización (escaneo) y transmisión de datos que figuran en el telegrama que se confecciona en las mesas de los establecimientos de votación una vez finalizado el recuento de votos y la carga de esos datos en los centros de procesamiento, es decir, el escrutinio provisorio. El Gobierno compró el software para la primera etapa por 1,2 millones de dólares, mientras que la empresa ganó la licitación para el escrutinio con una oferta de 17,5 millones de dólares. De esta forma, la firma de origen venezolano, con sede en Londres, desplazó a la histórica Indra, que tuvo a su cargo el proceso durante dos décadas.

 

 

La implementación del sistema se probó el 20 de julio en un simulacro que contó con la presencia de los apoderados de los partidos y especialistas en informática, que detectaron algunas irregularidades. También participó el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, Adrián Pérez.

 

 

Según explicaron a este portal los apoderados del PJ, Jorge Landau, y de Consenso Federal, Daniel Pires, las irregularidades y problemas que luego detallaron en sus presentaciones ante la Cámara Electoral, fueron las siguientes:

-Problemas de conectividad: según informaron a los participantes del escrutinio las mismas autoridades de la DINE y el Correo Argentino, que contrató el servicio de Smartmatic, de los más de 15 mil establecimientos que estarán afectados a los comicios el 11 de agosto, solo el 76% cuenta con conectividad para poder efectuar la transmisión electrónica de datos mediante 4G hacia el centro de procesamiento. En el 24% restante se mantendrá el sistema tradicional de envío de telegramas mediante personal del Correo.

 

 

-Pérdida de trazabilidad: el escaneado del telegrama genera una imagen digital que se transmite a los centros de procesamiento en archivos con la extensión TIFF. Una vez que las recibe, el sistema transforma las imágenes en archivos con un formato diferente, PNG. A su vez, coloca las imágenes en una cola a la espera de que los operadores procedan a la carga de los datos, por lectura y digitación manual.

 

 

Tanto los apoderados de los partidos como los expertos informáticos que participaron del ensayo coinciden en que el archivo que llega para la carga no es el original que se escanea en las escuelas, por lo que se pierde la trazabilidad de los datos. Esto vulnera lo dispuesto por la propia Cámara Electoral en la acordada 3/2017, en la que se le pidió al Poder Ejecutivo que previera medidas que permitieran “agilizar y abreviar el tiempo de transmisión de los datos, a través de procedimientos tales como la digitalización y transmisión –en lo posible– desde el propio establecimiento de votación, para lograr una carga más amplia de información y, por lo tanto, más homogénea y representativa del resultado de la elección, sin posibilidades de manipulación mediante el orden de carga”. El punto 3.3 de la acordada dispone que el sistema debe garantizar “la trazabilidad” de los datos de los telegramas y/o actas desde su escaneo en cada establecimiento de votación hasta su procesamiento.

 

 

-El sistema está incompleto: según explicó Pérez el mismo día del ensayo, el software para el escrutinio provisorio aún no fue entregado porque todavía falta que la Justicia electoral envíe la planilla final de las listas que finalmente quedan oficializadas para competir en la elección. De acuerdo con los partidos, esto vulnera el punto 5.1 del anexo de la acordada, que establece que “el programa de escrutinio provisorio, incluyendo sus códigos fuente, y los demás componentes de software que eventualmente estuviesen involucrados en los procedimientos de digitalización, transmisión, carga, totalización y difusión de resultados provisorios, deberán ponerse a disposición de las agrupaciones políticas que participen en los comicios con la mayor antelación posible y al menos treinta (30) días antes de la fecha del acto electoral”.

LOS JUECES TIENEN LA LLAVE. Los apoderados expondrán este jueves ante los jueces las irregularidades detectadas y les pedirán que tomen medidas para garantizar la transparencia de los comicios. Entre los pedidos, se incluye que se autorice a los fiscales de mesa a obtener fotografías del acta de escrutinio y del telegrama antes de ser retirado por personal del Correo y a los fiscales informáticos a presenciar desde el inicio hasta la finalización la transmisión de imágenes con los datos del recuento.

Los especialistas en informática aconsejaron, además, a las autoridades partidarias, que pidan el acceso al servidor al que llegan las imágenes antes de que los archivos sufran una transformación, del formato TIFF a PNG. Según explicó a este portal un conocedor de la materia, durante el proceso de conversión se pueden producir errores informáticos “forzados o no” que generan que los nuevos archivos tengan fallas. Ese pedido ya fue transmitido a la empresa, que estaría dispuesta a acceder para evitar más cuestionamientos. Voceros de la empresa indicaron que el formato TIFF fue solicitado en el pliego de licitación que armó el propio Correo Argentino.

 

 

Desde el Ministerio del Interior también confirmaron a este portal que buscarán la manera de asegurar la presencia de los fiscales de los partidos en todas las instancias para garantizar la transparencia del proceso y la confiabilidad de los resultados. Además, los telegramas se publicarán en la web oficial una vez escaneados y cargados.

En cuanto a la finalización del software, consideraron “razonable” la demora en la entrega, considerando que la oficialización de la nómina de candidatos depende de la propia Justicia electoral. Para los apoderados, sin embargo, no es suficiente. Es por eso que los partidos políticos ya diseñan el montaje de centros de cómputos propios para hacer un escrutinio paralelo la noche de la elección. Semejante tarea requiere, obviamente, de una estructura partidaria enorme –y costosa-, que solo el peronismo estaría en condiciones de garantizar.

 

 

“Smartmatic no es una empresa confiable. Tiene una trayectoria dudosa y tuvo problemas en muchos países. En la elección de 2018, en El Salvador, prestó el servicio para escrutinio provisorio y resulta que el escrutinio definitivo dio un resultado diferente al provisorio. Es muy preocupante la situación”, explicó a Letra P Beatriz Busaniche, presidenta de la Fundación Vía Libre.

Con este escenario, los partidos políticos se sentarán el jueves ante los jueces, a quienes les plantearán la situación de desconfianza sobre el escrutinio y las consecuencias que esto podría acarrear, en una elección presidencial cuyo resultado aparece como incierto en la previa. Si bien el escrutinio con validez legal es el definitivo, que está a cargo de la Justicia electoral, es el escrutinio provisorio, que se conoce la misma noche de la elección, el que produce el impacto inmediato en la opinión pública y los mercados. Los apoderados ya adelantaron que pedirán directamente el apartamiento de la empresa y que la elección se celebre con el sistema tradicional, que garantizó desde 1983 la alternancia de diferentes partidos en el poder.