X

“Vidal y Kicillof son cómplices, hicieron un pacto de polarización”

El precandidato a diputado de Lavagna dice que la gobernadora “no ha hecho nada” y que el postulante bonaerense del Frente de Todos “no conoce la Provincia”. El voto del agro y medidas de urgencia.
El precandidato a diputado de Lavagna dice que la gobernadora “no ha hecho nada” y que el postulante bonaerense del Frente de Todos “no conoce la Provincia”. El voto del agro y medidas de urgencia.
Por 16/07/2019 10:30

El segundo precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires del espacio Consenso Federal, que lleva al ex ministro de Economía Roberto Lavagna como precandidato presidencial, Alejandro “Topo” Rodríguez, relativiza el escenario de polarización entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos y propone al sector Lavagna como “salida para recomponer el consumo popular”. Descree aquella frase de la gobernadora María Eugenia Vidal de “una provincia quebrada” que encontró cuando asumió en el Gobierno y retruca que, de haber sido así, “nadie en el mundo le presta a una provincia quebrada”. Por eso alerta sobre el endeudamiento en el que se sumergió la gestión Cambiemos en terreno bonaerense y pone la esperanza en su candidato a gobernador, Eduardo “Bali” Bucca. “Vamos a recomponer los quiebres que va a dejar Vidal”, avisa.

BIO .Tandilense. Es licenciado en Ciencias Políticas egresado de la Universidad del Salvador y Magíster en Gestión y Políticas Públicas de la Universidad de Chile. Fue Subsecretario de Gobierno de la provincia de Buenos Aires cuando el ministro era Eduardo Camaño. Ocupó la Secretaría de Coordinación del Ente Único Regulador de los Servicios Públicos y fue asesor del presidente del Banco Provincia. En 2013 fue nombrado ministro de Asuntos Agrarios bajo el segundo mandato de Daniel Scioli como gobernador de la provincia de Buenos Aires. En 2015, tras la derrota del ex motonauta en el ballotage presidencial, fue Jefe de Gabinete del municipio de La Matanza, cargo en el que estuvo hasta este año cuando el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, definió finalmente dar la pelea electoral. En la elección de 2007 había sido su jefe de campaña y le dijo que la próxima vez que fuera candidato volvería a trabajar con él. 12 años después, se puso al frente del armado bonaerense del lavagnismo

 

-¿Qué diagnóstico hace de la campaña hasta el momento?

-Notamos un acuerdo para elevar el tono casi violento de la campaña entre dos cómplices que son (Axel) Kicillof y María Eugenia Vidal. Nosotros no queremos una provincia como la de María Eugenia Vidal, que cobra impuestos y hace la plancha. No ha hecho nada, no ha encarado los temas estructurales y ha retrocedido en materia educativa, en materia de infraestructura.

"Con el campo, Vidal no ha hecho nada. Lo único que hizo fue montarse al anuncio de la quita de retenciones y después hacer la plancha." 

-¿Dice que Vidal no ha hecho nada?

-Con el campo no ha hecho nada, lo único que hizo fue montarse al anuncio de la quita de retenciones y después hacer la plancha. Pero antes de hacer la plancha le dio el más violento aumento al inmobiliario rural que se conozca en la democracia y después hizo la plancha con el campo. Tanto es así que el principal estado agroindustrial de la argentina no ha dicho nada cuando aumentaron las retenciones. ¿O dijo algo Vidal? Esa provincia, la de Vidal, no la queremos.

-Usted fue ministro de Asuntos Agrarios. ¿Consenso pone la mira en el electorado rural?

-Es fundamental, pero visto en continuo con la relación virtuosa que tiene que haber entre el agro, el comercio, la industria y los servicios. Si uno mira cualquier número, la ecuación de rentabilidad de los pequeños productores ha caído. Están mucho mejor los grandes y están peor los menores y pequeños productores por el costo del insumo, por los costos de transporte. Se han dolarizado de manera feroz y la ecuación de rentabilidad ha empeorado. Creo que hay un campo abierto para nuestra propuesta, lo sentimos cada vez que recorremos la provincia de Buenos Aires, y estamos peleando contra un acuerdo mutuo de polarización.

 


 

-¿Qué tan polarizado ve el escenario electoral?

-Es una ficción. La enorme mayoría de los bonaerenses está expectante y mirando una alternativa. Nosotros representamos esa alternativa. De un lado está Vidal, pero el otro extremo, que es Kicillof, tampoco lo queremos.

-¿Qué opina de Kicillof?

-Es una buena persona, pero no conoce ni siente la provincia de Buenos Aires. Cuando fue ministro de Economía destrozó al pequeño y mediano productor de la provincia de Buenos Aires. Puso a los productores de trigo al pie de los grandes exportadores. Los fundió. Pero no porque tuviese malas intenciones, sino porque no conoce, no siente y no ha vivido. Le cuesta entender la lógica de la provincia de Buenos Aires. Con Vidal ha hecho un pacto de polarización.

-¿La salida de Massa cuánta dificultad le acarreó? ¿Le quita votos a Lavagna?

-No. Acá había un espacio que era Alternativa Federal y otro espacio que lideraba Roberto Lavagna con el GEN, con el socialismo, con sectores del radicalismo y muchos peronistas que nos sumamos, que era Consenso ’19. Algunos decidieron irse con Macri, como el caso del senador Miguel Ángel Pichetto -que tiene el derecho a hacerlo- y el caso de Sergio Massa, que decidió irse con Cristina. Quedamos quienes formamos Consenso Federal, que son Lavagna y Urtubey, quienes se mantienen coherentes en sostener ‘ni Macri, ni Cristina’. Los votos en la Argentina no son de nadie. El ciudadano es inteligente para estar mucho más adelante de los movimientos de la dirigencia. Estamos convencidos, cómodos y afianzados en lo que es nuestra propuesta.

 


"Los votos en la Argentina no son de nadie", dijo Rodríguez en la redacción de Letra P (Foto: AGLP) 


 

-¿Qué hay qué hacer a partir de diciembre? 

-Lavagna sacó a la argentina de la peor situación y está proponiendo medidas contundentes y sencillas. La primera es poner, de manera gradual, responsable y sostenida, cada vez más plata en el bolsillo de los trabajadores, de los jubilados, de los beneficiarios de programas sociales. Eso va hacer arrancar la rueda de virtuosa del consumo popular con el crecimiento y la producción. Lo segundo que hay que hacer es mejorar la inversión, porque si fomentamos consumo sin inversión vamos a caer en un consumismo sin sustento y otra vez nos devora la inflación. Además, cero impuesto a la ganancia a las Pymes, que reinviertan sus utilidades en equipamiento y bienes de capital y que contraten empleo. La argentina tiene que terminar con el ajuste y esto significa hacer andar la producción y aumentar la inversión. Nos quieren hacer creer que hay solo una salida, pero hay otra salida que es recomponer el consumo popular. Lavagna propone un gran acuerdo nacional y un instrumento institucional dentro del acuerdo que es la creación de un Consejo para el Desarrollo Económico y Social.

-El Frente de Todos también propone poner plata en el bolsillo de la gente. ¿Cómo se distinguen de ese espacio?

-En todo caso es el ciudadano el que va a juzgar, también en función de los antecedentes y la trayectoria, porque es cierto: proponer propone cualquiera, pero demostrar es de aquellos que lo pudieron hacer y Lavagna creó 3 millones cien mil puestos de trabajo, hizo recuperar el agro y la industria y permitió un crecimiento sostenido del 9% del Producto Bruto con menos del 10% de inflación. La sociedad argentina no busca solo discurso, también busca experiencia. Lavagna no solo tiene experiencia sino también futuro con Juan Manuel Urtubey. Sabe hacerlo, esa es la gran diferencia.

 


 

-Han hecho una advertencia sobre el sistema de digitalización de datos en estas elecciones. ¿Tienen temor en este punto?

-En estas cuestiones hay que ser muy serios. Nosotros advertimos a la Cámara Nacional Electoral acerca del sistema de digitalización y transmisión electrónica de telegramas desde distintos centros simulados de votación hacia un lugar central que es el centro de procesamiento electrónico que es el Correo Argentino, eso falló de manera contundente. El Gobierno primero lo negó y después se confirmó que más del 50% de los telegramas no habían sido transmitidos de manera efectiva y que se habría colapsado el sistema por una hora. Frente a eso solicitamos que se nos informe a los partidos que competimos, qué medidas se iban a adoptar. No tuvimos respuesta, pero parece ser que el sábado pasado se habrían juntado para hacer una prueba y dicen que habría salido bien la prueba. Estamos ante un fenómeno llamativo que es una visión casi pre-moderna, medieval. Tenemos que creer sin ver.

-Cuando Vidal llegó dijo que encontró una provincia quebrada. Como ex funcionario ¿coincide? ¿En qué situación cree que está hoy la provincia?

-Las afirmaciones de hace cuatro años han quedado sepultadas por una realidad innegable, de una provincia endeudada, endeudada en dólares de una manera irresponsable. Nadie en el mundo le presta a una provincia quebrada. Uno puede tener disputas políticas, miradas diferentes, pero hay decisiones objetivas que son las decisiones de préstamo que no se adoptan por comentarios, sino que se adoptan por indicadores. Y los propios informes del gobierno provincial de 2016 decían una cosa distinta a la que afirmó Vidal, eso queda en la anécdota. Lo que nos importa es la provincia que viene y el desafío que va significar para Eduardo “Bali” Bucca gobernar una provincia que va a estar quebrada productivamente, quebrada educativamente y quebrada en materia de esperanza. Nosotros vamos a recomponer los quiebres que va a dejar Vidal.