X
El precandidato presidencial se despegó de los dichos de Nielsen sobre el postulante a gobernador bonaerense. Afirmó que “hay una gran demonización” de La Cámpora y rechazó una reforma laboral.
Redacción 15/07/2019 9:31

El precandidato presidencial por el Frente de Todos, Alberto Fernández, se despegó de los dichos del economista Guillermo Nielsen, quien trató de "ignorante" a Axel Kicillof por su manejo del conflicto por la deuda en default con los fondos buitres, y aseveró que el precandidato a gobernador bonaerense de su espacio es “un pragmático de la economía”. “Yo lo que nunca diría de Kicillof es que es un ignorante o que es un marxista. Es una pelea entre economistas, académica. No es mi problema”, señaló en declaraciones a Radio Con Vos.

 

 

Los dichos de Nielsen cobraron importancia por tratarse de uno de los posibles ministros de Economía de un eventual gobierno de Alberto F., quien apareció marcando fuertes diferencias con el postulante del espacio a gobernador, uno de los distritos en los que se definirá la elección.

Para Fernández, esas afirmaciones "tienen que ver con un problema de formación: uno es un economista más pragmático y otro que viene del mundo financiero" y dijo que Nielsen "tiene su propio criterio y habla por él", al revelar que "escucha" al ex secretario de Finanzas pero "no" es su referente económico.

En otro orden, acusó al Gobierno de “sembrar miedo” en plena campaña electoral y consideró que “en realidad la gente le tiene que tener miedo” a Mauricio Macri y a sus dirigentes.  

“Hay una gran demonización de La Cámpora. En realidad, la gente a lo que tiene que tenerle miedo es a Macri y a los dirigentes que lo acompañaron, entre ellos, María Eugenia Vidal", disparó. 

"Le tiene que tener miedo a la deuda en la provincia de Buenos Aires, que se multiplicó por dos durante la gestión de Vidal”, agregó Fernández.

Además, rechazó una eventual reforma laboral: “En una economía paralizada como la nuestra todo es un enorme costo. Todo cuesta plata porque no se vende. Tenemos que volver a encender la economía y no pensar en ninguna reforma laboral”.