X
Coinciden en las críticas a los negociadores de la UCR y en el reclamo de programas por sobre cargos. Pero algunos se orientan a Lavagna y otros ya lo consideran una opción agotada.
Por 12/06/2019 12:32

A diferencia del beneplácito expresado por el oficialismo partidario, la decisión del presidente Mauricio Macri de incorporar como compañero de fórmula a Miguel Ángel Pichetto no fue tomada con agrado por los sectores que conforman el sector díscolo de la Unión Cívica Radical. Al hacer foco en la carencia de acuerdos programáticos y en la ausencia de cambios profundos cuando el acento se pone en la discusión de cargos, dirigentes del radicalismo crítico consultados por Letra P coincidieron en los cuestionamientos hacia la mesa de acción política conformada post Convención Nacional, pero exhibieron diferencias en torno a la estrategia a seguir de cara a las próximas elecciones.

Mientras en las bases varios dirigentes del radicalismo ya preparan sus listas distritales en el marco de “Consenso 2030” que lidera Roberto Lavagna, hay quienes consideran que esta ya es una opción obsoleta. “Es una posibilidad que utilizan algunos correligionarios y los respeto. Pero Consenso ya agotó su vida útil, después cada uno tiene derecho a tomar la decisión que le parezca oportuna y legítima”, expresó a Letra P el titular de la Convención radical, Jorge Sappia, lejos de aquellos encuentros que compartió este año con Lavagna, Storani, Alfonsín y Casella.



El dirigente cordobés catalogó la elección de Pichetto como vice de Macri como “un golpe de audacia política muy impactante” y “un reconocimiento a la condición mayoritaria del peronismo”. Pero objetó: “Lo que me preocupa es que se ha armado esta fórmula sin que haya habido un debate previo sobre qué van a hacer para sacar al país de la crisis. Acá nadie discute ideas, propuestas, proyectos sino cargos y posiciones, de modo que no me gratifica en absoluto”.

Al considerar que el Gobierno “ha fracasado” y que “hay que empezar todo de nuevo”, Sappia pidió “discutir un acuerdo programático para ver qué hacemos con el país, quiero que me digan cómo vamos a enfrenar la deuda con el fondo, por ejemplo. Y ni Macri ni Pichetto me han dicho eso”.
 


“No sé qué negociaciones ha hecho la mesa de negociación política. No sé con quién se ha reunido ni con quien ha hablado. No me siento representado por la mesa de acción política del radicalismo. No me representa porque quería irme de Cambiemos, no discutir si seguimos en Cambiemos”, resumió sobre la negociación con el PRO.

En esa línea, Ricardo Alfonsín disparó vía Twitter: “¿Y si además de poner la libido en los cargos, la ponemos en exigir cambios en las políticas aplicadas? ¿O creen que más de lo mismo, pero con cambios en cargos y nombres, generará empleo, menos pobreza, mejores salarios y jubilaciones, tarifas pagables, más PYMES? ¿O eso no importa?”

En diálogo con Letra P, Alfonsín cuestionó la centralidad de la discusión en torno al compañero de fórmula de Macri: “Yo estoy hablando de un frente con nuevos actores, con un programa distinto, con un nuevo acuerdo programático. Los problemas que no se han podido resolver desde 2015 y que incluso se han agravado, no son responsabilidad de Michetti. Esa situación se explica por los programas aplicados, de manera que, si no hay cambio de programas, ¿qué importa ocupar uno u otro espacio, si lo que interesa es que se hagan cosas distintas a las que se hicieron hasta ahora?”.
 

 

Aunque manifestó tener “cada vez menos confianza” en “que la comisión de acción política de la Convención pueda lograr un nuevo acuerdo programático que tiene que ser muy distinto del que desarrolló el PRO durante su gestión”, Alfonsín omitió brindar definiciones sobre su futuro político: “Después de los resultados de las negociaciones de la comisión de acción política, contesto”, manifestó, orgánico.
 


Distinto es el caso de otros dirigentes de trayectoria dentro del radicalismo que ya trabajan de lleno por la candidatura presidencial de Lavagna. Uno de ellos es el ex jefe del bloque radical en el Senado bonaerense, Carlos Pérez Grescia, quien disparó contra el flamante compañero de fórmula del Presidente: “Macri-Pichetto, coherencia a la derecha”, resumió para vaticinar una “grave perspectiva” y el avance de la reforma laboral y previsional.

Por su parte, lejos de Cambiemos, Sappia comentó: “Ya estoy trabajando en la conformación de un núcleo interno dentro del partido para volver a las fuentes y recuperar el partido. Estoy hablando con muchos”.