X

Entre viejos caciques y facilitadores, el lavagnismo se arma en la Primera

Ex intendentes y hasta un ex gobernador chubutense, entre el variopinto de armadores en los distritos de esta sección. La avanzada de Pichetto, el factor Massa y la tarea ordenadora.

Mientras en el interior bonaerense el armado que impulsa la candidatura presidencial de Roberto Lavagna se viene forjando con activa participación de margaritos y radicales díscolos, en el conurbano el predominio es del arco peronista. En la Primera sección electoral, ya se calientan los motores de una discusión que no se avizora sencilla ante la cantidad de sectores que confluyen en lo que se dio a llamar Consenso 19.

Allí, afloran armadores de diversas extracciones, ex intendentes y hasta un ex gobernador, además de dirigentes que permanecían corridos de la escena política: “Para muchos de los que nos estábamos yendo a casa, esto es un oxígeno para volver a la política”, sostuvo a Letra P uno de los que se veía más afuera que adentro y que, a pesar de la tupida confluencia de espacios, confía: “Esto está creciendo de una manera organizada”.

En esa organización que se pretende imprimir con mesas seccionales de discusión, la junta promotora de este incipiente frente en la Primera se compone de pichettistas, dirigentes referenciados en Unión Federal (espacio encabezado por el ya lanzado precandidato a la gobernación Fernando Rozas), otros que se alinean con Juan Manuel Urtubey, lavagnistas puros y, en menor medida, margaritos y socialistas. También es activa la rama sindical representada por gastronómicos.
 


El ala radical, por lo pronto, se mantiene expectante a la espera del resultado de la Convención. Sin embargo, ya han sido contactados en varios distritos. “Estoy hablando con la gente de Consenso 19 y viendo qué se quiere hacer en la Convención, porque esto puede dejar al partido en un sisma impresionante”, confió a Letra P un concejal radical de un municipio fuerte de la Primera.

LOS FACILITADORES. Así dadas las cosas, las charlas ya están en marcha en todos los distritos y son los armadores seccionares los encargados de ser “facilitadores de estas conversaciones”. Ese rol -que instaló Cambiemos en la últimas campañas- se basa en generar encuentros intersectoriales en distritos donde los referentes de cada espacio aún no entablaron contacto.

“Se trata de ayudar a otros distritos a que se puedan sentar. Estas juntas promotoras, estas mesas de consenso, son las que están pasando en este momento. En los próximos días va a tener la musculatura suficiente para que pueda ser identificado con nombres y apellidos, que van a ser responsables de candidaturas”, se ahondó para marcar que los facilitadores también tendrán un rol “ordenador” a la hora de discutirse las postulaciones.
 


¿Quiénes componen el armado seccional? El lavagnismo definió como sus interlocutores en esta sección a tres dirigentes. Una de ellas es la ex diputada nacional Claudia Rucci, quien hace base en un distrito fuerte de esta jurisdicción, Ituzaingó.

Referenciado con Miguel Ángel Pichetto, otro de los articuladores seccionales por este sector es el último secretario de Niñez y Adolescencia del sciolismo, Pablo Navarro. Con base en Morón, donde supo competir en la interna del Frente para la Victoria en 2015 (donde cayó ante el sabbatellismo pero se impuso a La Cámpora) y actualmente se desempeña en el ámbito universitario, Navarro es un ex miembro de “La Juan Domingo”, agrupación sciolista que también integró Baldomero “Cacho” Álvarez, quien lo contactó para sumarlo.

Una tercera dirigente del armado lavagnista aquí es Carla Campos Bilbao, quien fue esposa del fallecido ex intendente de Moreno y ex diputado nacional Andrés Arregui. Ingeniera Agrónoma, Bilbao mantiene contacto político de larga data con el vocero y armador bonaerense del lavagnismo Alejandro “Topo” Rodríguez, desde los años en que una era secretaria de Desarrollo Rural de la Nación y él, ministro de Asuntos Agrarios bonaerense. En lo que refiere al GEN, es factible que el nominado para participar de las reuniones seccionales sea el dirigente de Merlo Carlos Ortega.
 


En esta incipiente estructura, el pichettismo busca tener un lugar protagónico. En efecto, el martes pasado el senador rionegrino recibió a su tropa de dirigentes seccionales de la Primera en su búnker de Belgrano y Matheu. No se trata de un encuentro aislado. “Esto lo tenemos como gimnasia, de reunirnos periódicamente con Miguel para charlar con él y tener de primera mano cómo vienen estos consensos que se van trazando”, deslizó uno de los armadores a Letra P. Dentro de su misma estructura ya lo piensan como compañero de fórmula del ex ministro de Economía.

UN ARMADO DE EX. Además del mencionado Navarro, allí confluyen dirigentes como el ex intendente de San Martín, Carlos “Tato” Brown, quien al momento prefiere omitir hablar de candidaturas: “No tengo ninguna intención (de ser candidato a intendente). Mi intención es trabajar políticamente dentro del espacio de Lavagna y Pichetto, después se irá viendo cómo se conforman los distintos cargos”, expresó ante la consulta de Letra P
 


Por fuera de Brown, en el distrito también se deslizan otros nombres como posibles candidatos del lavagnismo. Uno de ellos es el del relator boquense y actual concejal cambiemista Daniel Mollo, quien al serle negada una interna en el marco de Cambiemos (donde la exclusividad es del ministro de Desarrollo Social bonaerense, Santiago López Medrano), analiza incursionar en Consenso 19. Para ello, invitó a su par radical Pablo “Pichi” Cristani, quien aún no definió su posicionamiento de cara a las próxima elección, donde podría buscar la renovación de su banca. Lo cierto es que voces cercanas a este armado señalaron que entre Mollo y Brown no hay diálogo aún. Tampoco hay articulación con el Frente Renovador.

Otro ex intendente que aparece en la construcción seccional del pichettismo/lavagnismo es Jorge Norberto Mangas. Jefe comunal de Tres de febrero entre 1987 y 1991, Mangas es uno de los interlocutores en este distrito, donde ya expuso sus aspiraciones a la intendencia el concejal Gustavo Spalletti (que responde a Urtubey y ya conformó el unibloque de Alternativa  Federal), mientras que por Unión Federal (partido de Fernando Rozas) el referente y precandidato es Juan Pablo Zaragoza.
 


En Vicente López, se destaca dentro del armado un ex gobernador chubutense. Se trata de Néstor Perl, quien estuvo al mando de la provincia patagónica entre diciembre 1987 y octubre de 1990, cuando renunció en medio de un escándalo que lo puso al borde del juicio político tras denuncias por malversación de caudales públicos.

De extracción peronista, tras su turbulenta salida de la gobernación chubutense Perl encontró refugio en el entonces presidente Carlos Menem, quien lo designó agregado para asuntos científicos, tecnológicos y culturales de la embajada argentina en Roma. Luego, fue funcionario del Ministerio de Salud y Acción Social, para volver a la embajada en Roma, ya como embajador. Durante la presidencia de Eduardo Duhalde fue secretario de Coordinación del Ministerio del Interior.

Décadas después, ya con asiento en Vicente López, Perl vuelve a asomar en la arena política de la mano de Pichetto. “Yo no soy candidato. Pero estoy colaborando con la experiencia que tengo y eso sirve. También sirve el  espíritu provinciano que me ayuda a tener contacto con los vecinos”, dijo a Urbana BA.
 


Pero quien tiene mayor actividad seccional es la esposa de Perl, Constanza Guglielmi. Hermana de María Pía Guglielmi, asesinada en 2006 durante un intento de robo, Constanza se hizo visible mediáticamente acompañando a Juan Carlos Blumberg en las marchas contra la inseguridad y bregando por el endurecimiento de penas que recaló en la denominada Ley Blumberg.

Ex asesora de Reutemann en el Congreso, ex denarvaísta -articuló en Unión PRO con el hoy jefe comunal de su distrito, Jorge Macri- y ex candidata a diputada nacional por el partido de los Rodríguez Saa, Guglielmi es hija del general retirado Alejandro Guglielmi, denunciado ante la Conadep por su participación en el centro clandestino de detención y tortura El Campito.

En la actualidad, Guglielmi es anotada como una de las integrantes del armado seccional. De hecho, en la última reunión de Pichetto con los dirigentes de la Primera, integró la mesa destinada a los armadores junto a Navarro y al ex diputado bonaerense Alfredo “Loby” Antonuccio (Merlo).  
 


EL FACTOR MASSA. En la Primera miran con especial atención la definición de Sergio Massa, teniendo en cuenta el armado en la región derivado del poder que construyó por su localía en Tigre. “Esperamos más claridad de su parte en sus definiciones, que desaliente con precisión los rumores que dicen que está tejiendo una alianza con Unidad Ciudadana. Ese acercamiento nos excluye”, dijeron desde el GEN, teniendo en cuenta que el jefe comunal tigrense, Julio Zamora, ya juega con el kirchnerismo.

“Si bien él internamente dice que va a seguir trabajando con Margarita, el acercamiento con el kirchnerismo y el no cerrar la posibilidad a un frente electoral amplio anti macrista nos deja en incertidumbre. Queremos ser una tercera vía, no un frente anti Macri y ni anti Cristina”, agregaron.

Desde la pata peronista del armado, en tanto, no cortaron comunicación con los alfiles del massismo seccional, a la vez que buscan hacer gala del nombre del espacio (consenso) para bajar la directiva expresa de no salir a confrontar con posibles aliados: “Hasta que las definiciones no sucedan, la idea es que todos podamos hoy encontrarnos. Porque no sabemos dentro de algunos días cómo vamos a terminar confluyendo”, admitieron.
 


Aunque otra voz dentro de esa misma pata delimitó mirando hacia Tigre: “Nosotros somos muy claros, con Cristina y su grupo no queremos saber nada, somos diferentes, lo hemos manifestado durante muchos años y lo vamos a seguir planteando. Después, Massa hará lo que le parezca”.

EL AGITE EN EL OESTE. Camino a la definición de alianzas y candidaturas, el ex concejal del Partido Socialista de Ituzaingó Esteban Vallarino anunció el lanzamiento del espacio local Alternativa Progresista, distanciado del ex vidalista Osvaldo Marasco. “En Ituzaingó, (Alberto) Descalzo está poniendo candidatos para deslegitimar nuestro espacio”, señaló a Letra P Vallarino.

“Vamos a intentar armar un espacio progresista que acompañe el espacio de Lavagna. Hay un espacio electoral que no quiere ser representado por la gestión actual ni por el kirchnerismo. Si Lavagna se lanza le puede dar cuerpo a ese espacio”, señaló el dirigente socialista días antes de que el propio ex ministro de Economía confirmar, este lunes, su intención de pelear la presidencia. Vallarino sostuvo que el trabajo local con sectores progresistas como el GEN, peronistas anti K y alfonsinistas se irradia al resto de los distritos que integran la Primera sección.
 


“Está todo en una etapa previa. No tengo puesto el casete, pero lo real es que todavía es temprano. Está en pleno armado”, señaló la concejal de Morón y miembro de la mesa provincial del GEN Sandra Yametti, quien resaltó el crecimiento de la “tercera vía” desde las últimas elecciones legislativas, momento en que Stolbizer se alió con Massa. “Este espacio es el que nos representa y nos contiene. La construcción post 2017 es muy buena, sobre todo en momentos en que muchos dirigentes apuestan a la grieta porque les sirve para su negocio electoral”, remarcó. Y destacó que “la propuesta de Lavagna es interesante”. Como articulador de la mesa local del lavagnismo moronense también aparece el dirigente gastronómico y concejal Domingo Bruno

Otro margarito con peso en esta jurisdicción es el ex diputado bonaerense Juan Carlos Juárez, quien participa de los encuentros que se vienen dando en el plano nacional. “La idea está clara: tratar de articular una alternativa fuerte, sólida en términos de propuesta y en términos electorales y buscar un mecanismo de definición de candidaturas que nos contenga e integre a todos”, sostuvo Juárez a Letra P.

En busca de competir por la intendencia de Luján, Juárez viene avanzando en la esfera local en un armado de tinte vecinal denominado “Somos Luján” y en el que no sólo articula el GEN y radicales críticos de Cambiemos sino también peronistas e independientes. Para esto, viene aceitando sus encuentros con empresarios, municipales y referentes de organizaciones del ámbito local.

Entre viejos caciques y facilitadores, el lavagnismo se arma en la Primera

Ex intendentes y hasta un ex gobernador chubutense, entre el variopinto de armadores en los distritos de esta sección. La avanzada de Pichetto, el factor Massa y la tarea ordenadora.

Mientras en el interior bonaerense el armado que impulsa la candidatura presidencial de Roberto Lavagna se viene forjando con activa participación de margaritos y radicales díscolos, en el conurbano el predominio es del arco peronista. En la Primera sección electoral, ya se calientan los motores de una discusión que no se avizora sencilla ante la cantidad de sectores que confluyen en lo que se dio a llamar Consenso 19.

Allí, afloran armadores de diversas extracciones, ex intendentes y hasta un ex gobernador, además de dirigentes que permanecían corridos de la escena política: “Para muchos de los que nos estábamos yendo a casa, esto es un oxígeno para volver a la política”, sostuvo a Letra P uno de los que se veía más afuera que adentro y que, a pesar de la tupida confluencia de espacios, confía: “Esto está creciendo de una manera organizada”.

En esa organización que se pretende imprimir con mesas seccionales de discusión, la junta promotora de este incipiente frente en la Primera se compone de pichettistas, dirigentes referenciados en Unión Federal (espacio encabezado por el ya lanzado precandidato a la gobernación Fernando Rozas), otros que se alinean con Juan Manuel Urtubey, lavagnistas puros y, en menor medida, margaritos y socialistas. También es activa la rama sindical representada por gastronómicos.
 


El ala radical, por lo pronto, se mantiene expectante a la espera del resultado de la Convención. Sin embargo, ya han sido contactados en varios distritos. “Estoy hablando con la gente de Consenso 19 y viendo qué se quiere hacer en la Convención, porque esto puede dejar al partido en un sisma impresionante”, confió a Letra P un concejal radical de un municipio fuerte de la Primera.

LOS FACILITADORES. Así dadas las cosas, las charlas ya están en marcha en todos los distritos y son los armadores seccionares los encargados de ser “facilitadores de estas conversaciones”. Ese rol -que instaló Cambiemos en la últimas campañas- se basa en generar encuentros intersectoriales en distritos donde los referentes de cada espacio aún no entablaron contacto.

“Se trata de ayudar a otros distritos a que se puedan sentar. Estas juntas promotoras, estas mesas de consenso, son las que están pasando en este momento. En los próximos días va a tener la musculatura suficiente para que pueda ser identificado con nombres y apellidos, que van a ser responsables de candidaturas”, se ahondó para marcar que los facilitadores también tendrán un rol “ordenador” a la hora de discutirse las postulaciones.
 


¿Quiénes componen el armado seccional? El lavagnismo definió como sus interlocutores en esta sección a tres dirigentes. Una de ellas es la ex diputada nacional Claudia Rucci, quien hace base en un distrito fuerte de esta jurisdicción, Ituzaingó.

Referenciado con Miguel Ángel Pichetto, otro de los articuladores seccionales por este sector es el último secretario de Niñez y Adolescencia del sciolismo, Pablo Navarro. Con base en Morón, donde supo competir en la interna del Frente para la Victoria en 2015 (donde cayó ante el sabbatellismo pero se impuso a La Cámpora) y actualmente se desempeña en el ámbito universitario, Navarro es un ex miembro de “La Juan Domingo”, agrupación sciolista que también integró Baldomero “Cacho” Álvarez, quien lo contactó para sumarlo.

Una tercera dirigente del armado lavagnista aquí es Carla Campos Bilbao, quien fue esposa del fallecido ex intendente de Moreno y ex diputado nacional Andrés Arregui. Ingeniera Agrónoma, Bilbao mantiene contacto político de larga data con el vocero y armador bonaerense del lavagnismo Alejandro “Topo” Rodríguez, desde los años en que una era secretaria de Desarrollo Rural de la Nación y él, ministro de Asuntos Agrarios bonaerense. En lo que refiere al GEN, es factible que el nominado para participar de las reuniones seccionales sea el dirigente de Merlo Carlos Ortega.
 


En esta incipiente estructura, el pichettismo busca tener un lugar protagónico. En efecto, el martes pasado el senador rionegrino recibió a su tropa de dirigentes seccionales de la Primera en su búnker de Belgrano y Matheu. No se trata de un encuentro aislado. “Esto lo tenemos como gimnasia, de reunirnos periódicamente con Miguel para charlar con él y tener de primera mano cómo vienen estos consensos que se van trazando”, deslizó uno de los armadores a Letra P. Dentro de su misma estructura ya lo piensan como compañero de fórmula del ex ministro de Economía.

UN ARMADO DE EX. Además del mencionado Navarro, allí confluyen dirigentes como el ex intendente de San Martín, Carlos “Tato” Brown, quien al momento prefiere omitir hablar de candidaturas: “No tengo ninguna intención (de ser candidato a intendente). Mi intención es trabajar políticamente dentro del espacio de Lavagna y Pichetto, después se irá viendo cómo se conforman los distintos cargos”, expresó ante la consulta de Letra P
 


Por fuera de Brown, en el distrito también se deslizan otros nombres como posibles candidatos del lavagnismo. Uno de ellos es el del relator boquense y actual concejal cambiemista Daniel Mollo, quien al serle negada una interna en el marco de Cambiemos (donde la exclusividad es del ministro de Desarrollo Social bonaerense, Santiago López Medrano), analiza incursionar en Consenso 19. Para ello, invitó a su par radical Pablo “Pichi” Cristani, quien aún no definió su posicionamiento de cara a las próxima elección, donde podría buscar la renovación de su banca. Lo cierto es que voces cercanas a este armado señalaron que entre Mollo y Brown no hay diálogo aún. Tampoco hay articulación con el Frente Renovador.

Otro ex intendente que aparece en la construcción seccional del pichettismo/lavagnismo es Jorge Norberto Mangas. Jefe comunal de Tres de febrero entre 1987 y 1991, Mangas es uno de los interlocutores en este distrito, donde ya expuso sus aspiraciones a la intendencia el concejal Gustavo Spalletti (que responde a Urtubey y ya conformó el unibloque de Alternativa  Federal), mientras que por Unión Federal (partido de Fernando Rozas) el referente y precandidato es Juan Pablo Zaragoza.
 


En Vicente López, se destaca dentro del armado un ex gobernador chubutense. Se trata de Néstor Perl, quien estuvo al mando de la provincia patagónica entre diciembre 1987 y octubre de 1990, cuando renunció en medio de un escándalo que lo puso al borde del juicio político tras denuncias por malversación de caudales públicos.

De extracción peronista, tras su turbulenta salida de la gobernación chubutense Perl encontró refugio en el entonces presidente Carlos Menem, quien lo designó agregado para asuntos científicos, tecnológicos y culturales de la embajada argentina en Roma. Luego, fue funcionario del Ministerio de Salud y Acción Social, para volver a la embajada en Roma, ya como embajador. Durante la presidencia de Eduardo Duhalde fue secretario de Coordinación del Ministerio del Interior.

Décadas después, ya con asiento en Vicente López, Perl vuelve a asomar en la arena política de la mano de Pichetto. “Yo no soy candidato. Pero estoy colaborando con la experiencia que tengo y eso sirve. También sirve el  espíritu provinciano que me ayuda a tener contacto con los vecinos”, dijo a Urbana BA.
 


Pero quien tiene mayor actividad seccional es la esposa de Perl, Constanza Guglielmi. Hermana de María Pía Guglielmi, asesinada en 2006 durante un intento de robo, Constanza se hizo visible mediáticamente acompañando a Juan Carlos Blumberg en las marchas contra la inseguridad y bregando por el endurecimiento de penas que recaló en la denominada Ley Blumberg.

Ex asesora de Reutemann en el Congreso, ex denarvaísta -articuló en Unión PRO con el hoy jefe comunal de su distrito, Jorge Macri- y ex candidata a diputada nacional por el partido de los Rodríguez Saa, Guglielmi es hija del general retirado Alejandro Guglielmi, denunciado ante la Conadep por su participación en el centro clandestino de detención y tortura El Campito.

En la actualidad, Guglielmi es anotada como una de las integrantes del armado seccional. De hecho, en la última reunión de Pichetto con los dirigentes de la Primera, integró la mesa destinada a los armadores junto a Navarro y al ex diputado bonaerense Alfredo “Loby” Antonuccio (Merlo).  
 


EL FACTOR MASSA. En la Primera miran con especial atención la definición de Sergio Massa, teniendo en cuenta el armado en la región derivado del poder que construyó por su localía en Tigre. “Esperamos más claridad de su parte en sus definiciones, que desaliente con precisión los rumores que dicen que está tejiendo una alianza con Unidad Ciudadana. Ese acercamiento nos excluye”, dijeron desde el GEN, teniendo en cuenta que el jefe comunal tigrense, Julio Zamora, ya juega con el kirchnerismo.

“Si bien él internamente dice que va a seguir trabajando con Margarita, el acercamiento con el kirchnerismo y el no cerrar la posibilidad a un frente electoral amplio anti macrista nos deja en incertidumbre. Queremos ser una tercera vía, no un frente anti Macri y ni anti Cristina”, agregaron.

Desde la pata peronista del armado, en tanto, no cortaron comunicación con los alfiles del massismo seccional, a la vez que buscan hacer gala del nombre del espacio (consenso) para bajar la directiva expresa de no salir a confrontar con posibles aliados: “Hasta que las definiciones no sucedan, la idea es que todos podamos hoy encontrarnos. Porque no sabemos dentro de algunos días cómo vamos a terminar confluyendo”, admitieron.
 


Aunque otra voz dentro de esa misma pata delimitó mirando hacia Tigre: “Nosotros somos muy claros, con Cristina y su grupo no queremos saber nada, somos diferentes, lo hemos manifestado durante muchos años y lo vamos a seguir planteando. Después, Massa hará lo que le parezca”.

EL AGITE EN EL OESTE. Camino a la definición de alianzas y candidaturas, el ex concejal del Partido Socialista de Ituzaingó Esteban Vallarino anunció el lanzamiento del espacio local Alternativa Progresista, distanciado del ex vidalista Osvaldo Marasco. “En Ituzaingó, (Alberto) Descalzo está poniendo candidatos para deslegitimar nuestro espacio”, señaló a Letra P Vallarino.

“Vamos a intentar armar un espacio progresista que acompañe el espacio de Lavagna. Hay un espacio electoral que no quiere ser representado por la gestión actual ni por el kirchnerismo. Si Lavagna se lanza le puede dar cuerpo a ese espacio”, señaló el dirigente socialista días antes de que el propio ex ministro de Economía confirmar, este lunes, su intención de pelear la presidencia. Vallarino sostuvo que el trabajo local con sectores progresistas como el GEN, peronistas anti K y alfonsinistas se irradia al resto de los distritos que integran la Primera sección.
 


“Está todo en una etapa previa. No tengo puesto el casete, pero lo real es que todavía es temprano. Está en pleno armado”, señaló la concejal de Morón y miembro de la mesa provincial del GEN Sandra Yametti, quien resaltó el crecimiento de la “tercera vía” desde las últimas elecciones legislativas, momento en que Stolbizer se alió con Massa. “Este espacio es el que nos representa y nos contiene. La construcción post 2017 es muy buena, sobre todo en momentos en que muchos dirigentes apuestan a la grieta porque les sirve para su negocio electoral”, remarcó. Y destacó que “la propuesta de Lavagna es interesante”. Como articulador de la mesa local del lavagnismo moronense también aparece el dirigente gastronómico y concejal Domingo Bruno

Otro margarito con peso en esta jurisdicción es el ex diputado bonaerense Juan Carlos Juárez, quien participa de los encuentros que se vienen dando en el plano nacional. “La idea está clara: tratar de articular una alternativa fuerte, sólida en términos de propuesta y en términos electorales y buscar un mecanismo de definición de candidaturas que nos contenga e integre a todos”, sostuvo Juárez a Letra P.

En busca de competir por la intendencia de Luján, Juárez viene avanzando en la esfera local en un armado de tinte vecinal denominado “Somos Luján” y en el que no sólo articula el GEN y radicales críticos de Cambiemos sino también peronistas e independientes. Para esto, viene aceitando sus encuentros con empresarios, municipales y referentes de organizaciones del ámbito local.