X
Recibió a Storani, que le presentó números y duras evaluaciones a la gestión y la estrategia de polarización, que el jefe de Gabinete ratificó como plan electoral. Ahora será el turno de Alfonsín.
Redacción 23/04/2019 20:01

Antes de la reunión con los cinco gobernadores de Cambiemos, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, puso en marcha un operativo de contención con los sectores más críticos de la UCR que amenazan con salirse de Cambiemos e impulsar la “libertad de acción” en la próxima Convención Nacional del partido. La ronda de reuniones comenzó este martes con el dirigente Federico Storani, vicepresidente de la Convención y continuará este miércoles, con el ex diputado nacional, Ricardo Alfonsín.  Ambos promueven un acercamiento con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, que construye su candidatura dentro del espacio Argentina Federal.

El objetivo de los encuentros, según confiaron a Letra P fuentes de la Casa Rosada, está concentrado en contener a los dirigentes más críticos, sobre todo de cara a la Convención Nacional, con la señal política de cerrar el frente interno y "desactivar la tensión con ellos”. Las fuentes oficiales se animaron a contar el objetivo de las dos reuniones convocadas por Peña, pero evitaron pronunciarse sobre los resultados.

El encargado de hacer un balance sobre el encuentro fue Storani. El ex ministro del Interior de la Alianza se encargó de aportar las perspectivas que los voceros de Peña evitaron compartir. Lo hizo en declaraciones a Radio Con Vos, donde definió al encuentro como “una reunión cordial entre personas educadas", pero “de carácter individual”.

 

 

LA REUNIÓN, SEGÚN STORANI. La reunión duró una hora y media y Storani aclaró que no fue “con las manos vacías”, sino con “una carpeta” donde le resumió las críticas que ya ha ventilado en distintas entrevistas. Le recordó que “Cambiemos nunca fue una coalición de Gobierno y que no hubo debate sobre las políticas públicas esenciales”.

“Puse muchísimo énfasis en el telón de fondo del deterioro económico social, de una pobreza del 32%, que son 13 millones de compatriotas, y de la inflación interanual del 54%, aunque si miramos los alimentos fue del 64%”, repasó el dirigente de la UCR. “Le dije que el dream team no había funcionado y que los instrumentos deberían ser la ampliación de la base de sustentación política, como la base de un acuerdo económico social”.

Según el invitado radical, Peña le mostró sus desacuerdos. “Me dijo que en realidad sí hubo una coalición con los dirigentes radicales y yo le dije que lo podríamos extender al ámbito parlamentario, pero eso no se ha dado”.

Otro punto abordado tuvo que ver con el terreno electoral. “El Gobierno sigue apostando a una polarización aguda, que en mi opinión es errada”, contó Storani para reflejar cómo fue el contrapunto respecto a la estrategia que busca construir Cambiemos para contraponerse al kirchnerismo. “Me dijo que así va a ser, que habrá polarización y lo sostuvo con datos y números, pero yo le dije que era muy riesgoso por la propia gobernabilidad de la Argentina”.

Le recordó que “los legisladores se eligen en la primera vuelta y que va a tener dificultades de gobernabilidad muy complejas. Pero ellos creen que Lavagna y el peronismo alternativo no los perjudicará, porque la polarización se va a dar”, reveló Storani.

La lectura electoral, que posiblemente Alfonsín también escuche, es que “los números (que pronostica Peña) son muy parecidos a las primarias de 2015”. Fue “un intercambio de opiniones en las que no nos pusimos de acuerdo, porque mi visión es que hay una demanda social muy fuerte para un tercer espacio y con una propuesta muy atractiva”.

Para Storani existe la posibilidad de salirse de Cambiemos. “Lo estamos evaluando, pero no me gusta usar la palabra romper, pero creo que Cambiemos languidece por su propio peso por esta situación de cierta inoperancia”, definió el dirigente radical, para quien la crisis electoral de Cambiemos “no solamente se verifica en la Patagonia”. En Córdoba, advirtió, “se extinguió como tal”, resaltó Storani, que junto con Alfonsín se reunió la semana pasada con Lavagna para mostrar su acercamiento.

Primer intento fallido de Peña en contener a los radicales críticos

Recibió a Storani, que le presentó números y duras evaluaciones a la gestión y la estrategia de polarización, que el jefe de Gabinete ratificó como plan electoral. Ahora será el turno de Alfonsín.

Antes de la reunión con los cinco gobernadores de Cambiemos, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, puso en marcha un operativo de contención con los sectores más críticos de la UCR que amenazan con salirse de Cambiemos e impulsar la “libertad de acción” en la próxima Convención Nacional del partido. La ronda de reuniones comenzó este martes con el dirigente Federico Storani, vicepresidente de la Convención y continuará este miércoles, con el ex diputado nacional, Ricardo Alfonsín.  Ambos promueven un acercamiento con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, que construye su candidatura dentro del espacio Argentina Federal.

El objetivo de los encuentros, según confiaron a Letra P fuentes de la Casa Rosada, está concentrado en contener a los dirigentes más críticos, sobre todo de cara a la Convención Nacional, con la señal política de cerrar el frente interno y "desactivar la tensión con ellos”. Las fuentes oficiales se animaron a contar el objetivo de las dos reuniones convocadas por Peña, pero evitaron pronunciarse sobre los resultados.

El encargado de hacer un balance sobre el encuentro fue Storani. El ex ministro del Interior de la Alianza se encargó de aportar las perspectivas que los voceros de Peña evitaron compartir. Lo hizo en declaraciones a Radio Con Vos, donde definió al encuentro como “una reunión cordial entre personas educadas", pero “de carácter individual”.

 

 

LA REUNIÓN, SEGÚN STORANI. La reunión duró una hora y media y Storani aclaró que no fue “con las manos vacías”, sino con “una carpeta” donde le resumió las críticas que ya ha ventilado en distintas entrevistas. Le recordó que “Cambiemos nunca fue una coalición de Gobierno y que no hubo debate sobre las políticas públicas esenciales”.

“Puse muchísimo énfasis en el telón de fondo del deterioro económico social, de una pobreza del 32%, que son 13 millones de compatriotas, y de la inflación interanual del 54%, aunque si miramos los alimentos fue del 64%”, repasó el dirigente de la UCR. “Le dije que el dream team no había funcionado y que los instrumentos deberían ser la ampliación de la base de sustentación política, como la base de un acuerdo económico social”.

Según el invitado radical, Peña le mostró sus desacuerdos. “Me dijo que en realidad sí hubo una coalición con los dirigentes radicales y yo le dije que lo podríamos extender al ámbito parlamentario, pero eso no se ha dado”.

Otro punto abordado tuvo que ver con el terreno electoral. “El Gobierno sigue apostando a una polarización aguda, que en mi opinión es errada”, contó Storani para reflejar cómo fue el contrapunto respecto a la estrategia que busca construir Cambiemos para contraponerse al kirchnerismo. “Me dijo que así va a ser, que habrá polarización y lo sostuvo con datos y números, pero yo le dije que era muy riesgoso por la propia gobernabilidad de la Argentina”.

Le recordó que “los legisladores se eligen en la primera vuelta y que va a tener dificultades de gobernabilidad muy complejas. Pero ellos creen que Lavagna y el peronismo alternativo no los perjudicará, porque la polarización se va a dar”, reveló Storani.

La lectura electoral, que posiblemente Alfonsín también escuche, es que “los números (que pronostica Peña) son muy parecidos a las primarias de 2015”. Fue “un intercambio de opiniones en las que no nos pusimos de acuerdo, porque mi visión es que hay una demanda social muy fuerte para un tercer espacio y con una propuesta muy atractiva”.

Para Storani existe la posibilidad de salirse de Cambiemos. “Lo estamos evaluando, pero no me gusta usar la palabra romper, pero creo que Cambiemos languidece por su propio peso por esta situación de cierta inoperancia”, definió el dirigente radical, para quien la crisis electoral de Cambiemos “no solamente se verifica en la Patagonia”. En Córdoba, advirtió, “se extinguió como tal”, resaltó Storani, que junto con Alfonsín se reunió la semana pasada con Lavagna para mostrar su acercamiento.