10|4|2021

Se lanzó Massa: "Están todos invitados, sin exclusiones"

02 de abril de 2019

Fotos AGLP

02 de abril de 2019

En la Rural, el líder del Frente Renovador se presentó como el candidato capaz de "cerrar la grieta". Criticó "el enojo" de Macri y "el silencio" de CFK.

Con el objetivo de contrarrestar el operativo clamor que empuja la candidatura de Roberto Lavagna, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, lanzó su precandidatura presidencial en un acto en La Rural, donde se comprometió a "cerrar la grieta" y convocó a todos los sectores a sumarse a Alternativa Federal, "sin exclusiones".

 

"Vamos a tapar esa grieta, con valores, compromisos, acuerdos y una política al servicio de la mayoría y de todos. Vamos a enterrar en esa grieta el odio, la incapacidad, la mentira, la injusticia", clamó el ex intendente de Tigre, quien busca posicionarse como la mejor opción para romper la dicotomía entre el kirchnerismo y Cambiemos.

 

 

 

"Entre el enojo de unos y el silencio de otros, hay lugar para la palabra serena", aseguró el ex diputado ante la presencia de dirigentes del Frente Renovador y del diputado porteño Marco Lavagna, hijo del ex ministro de Economía, quien podría ser un competidor en las internas de Alternativa Federal. 

 

En ese contexto, Massa dijo estar "preparado" para "servir y defender" a los argentinos y volvió a meter presión para que el candidato salga de una interna del espacio: "Voy a buscar la confianza en los votos y estaré donde los votos me pongan", afirmó durante un acto sobrio y sin liturgia peronista.

 

"Si me toca liderar, lo voy a hacer con humildad, firmeza y sentido de patria. Si me toca ayudar lo voy a hacer con la misma lealtad y la misma entrega", añadió.

 

Con tono electoral, acentuó su ofensiva contra el Gobierno al aseverar que "el problema no es la Argentina, el problema es Macri y el camino que eligió para la Argentina". "Un mal camino, un camino equivocado, que es solo para muy poquitos. Fracasó él, fracasó Macri, su equipo, no fracasaron los argentinos y argentinas", enfatizó al presentar su  programa de "diez compromisos para la transformación de la Argentina".

 

 

 

Enfático y beligerante, el tigrense calificó a Macri de "caprichoso y soberbio" por haber planteado que "no hay otro camino" para conducir al país y que lo que se viene es "acelerar" el proceso de "ajuste". "Este es un gobierno cabeza dura que, pese a las dolorosas consecuencias, pese a la innegable realidad, insiste y refuerza el ajuste. ¿Hasta cuándo?", se quejó.

 

Para Massa, en el Poder Ejecutivo "se hacen los tristes o los enojados y levantan el tono, esa es su nueva estrategia". "Quieren esconder sus errores, disimular las consecuencias de sus malas decisiones y malas políticas. No nos vamos a creer ese cuento", remarcó.

 

"El Gobierno lleva un tiempo diciendo que el problema somos los argentinos y las argentinas. Miran a un costado, les echan la culpa a décadas de fragilidad y atajos y se levan las manos, no se hacen cargo de su fracaso", despotricó.

 

En su lectura, esa negación desembocó en que "toda la ilusión" que Macri había despertado cuando ganó las elecciones de 2015 "se esfumara".

 

 

 

"La perdió con cada mala decisión, con cada mala política, con cada promesa incumplida", analizó, para luego pasar revista a cada uno de los "eslóganes" que el macrismo instaló como metas que nunca llegaron, como "pobreza cero", el "segundo semestre" y los "brotes verdes".

 

"Y ahora sigue con mentiras, que la inflación está bajando, el mismo día que el INDEC dice lo contrario. Los argentinos no vamos a tolerar más mentiras, basta", exclamó.

 

Tras arremeter contra el gobierno de Cambiemos, Massa pasó a comentar sus "diez compromisos para la transformación de la Argentina", que definió como "la hoja de ruta para pensar el país de los próximos 20 años".

 

"Estamos acá para recuperar la esperanza e ilusión de millones de argentinos que se sienten decepcionados", sostuvo y evitó hablar de la ex presidenta Cristina Kirchner, con quien mantuvo un breve contacto vía Twitter cuando fue víctima de un robo en sus oficinas.