X

A lo Fidel: Weretilneck habló más de cuatro horas con la re-re como horizonte

El gobernador inauguró el período de sesiones legislativas. Repasó uno a uno los logros de su mandato. Críticas al gobierno nacional y provincialización del discurso.
Por 02/03/2019 10:12

“Vamos a seguir impulsando la integración provincial”. Así cerró el gobernador Alberto Weretilneck un discurso maratónico con el que dejó inaugurado el período de sesiones legislativas en Río Negro. Recorrió todos y cada uno de los logros de su gestión y trazó distancia con el gobierno nacional en el orden económico. Enalteciendo el Plan Edgardo Castello, el proyecto de obra pública sustentado en un crédito internacional, el conductor de Juntos Somos Río Negro (JSRN) habló más de cuatro horas frente a los suyos y a la oposición. Fue después de presentarse en el Superior Tribunal de Justicia (STJ), donde busca que le aprueben su postulación para competir por un nuevo mandato.

 

 

“Alberto no se va”, se escuchó apenas Weretilneck bajó al recinto pasadas las 9. Después de los saludos de cortesía, el gobernador que agota instancias judiciales para volver a competir pronunció un extenso discurso en la apertura de sesiones ordinarias en la Legislatura de Río Negro. Sustentó su discurso en la obra pública, en la gestión, el rol tecnológico del INVAP y el proyecto de integración provincial.  “Se hizo largo, pensé que iba a ser menos”, dijo, entre risas, cuando se cumplía la cuarta hora. Desde el inicio, citó la vuelta a la democracia, comparó las elecciones entre la provincia y la Nación y la economía rionegrina. Y alabó el rol del Plan Castello. “Estamos viviendo una época diferente”, replicó. En ese sentido, se refirió a su llegada al poder junto a Carlos Soria, con una provincia endeudada al extremo. “Los proveedores no querían pagar servicios, eran tres masas salariales completas”, describió.

Dramas de infraestructura, falta de ingresos corrientes acordes, “una bola gigantesca” -advirtió- que dejaba un déficit notable, fueron los problemas a resolver apenas tomó el mando de Río Negro. “Si fuera una SA, en aquel momento, la provincia estaría en quiebra”, describió Weretilneck. Habló del clima en la cordillera y la Región Sur, azotadas por las erupciones del volcán Puyehue (en 2011), que marcaron el final de los gobiernos radicales por 28 años ininterrumpidos. La fruticultura, “a duras penas” sobrevivía.

Como eje principal, resaltó el proyecto de integración de los rionegrinos, citando a las principales ciudades. “Los rionegrinos tienen un sentido de pertenencia, con un destino común”. Y continuó: “Asumimos la tarea de conformar una identidad provincial”. Así planeó que “todo un sueño comienza por un primer paso”.

Entre sus principales logros, destacó obras viales en la zona atlántica y la región sur, o el gasoducto -que recorrerá 362 kilómetros- que beneficiará a las localidades históricamente postergadas de la meseta. El polo tecnológico de San Carlos de Bariloche será “la alternativa a los vaivenes” en el turismo. “El objetivo es brindar un lugar de crecimiento en la inversión privada”, insistió. Citó el parque eólico de Pomona, y la puesta en riego de cientos de hectáreas en el Valle Medio y el Alto Valle oeste (Campo Grande).

 

 

“Con los fondos del Castello -advirtió- se destinarán 1300 millones para el saneamiento del río Negro”. Cipolletti, su ciudad, “dejará” de arrojar líquidos crudos al cauce. “575 millones de pesos para los 39 municipios rionegrinos”, festejó. Y comparó: “en tiempos que la economía nacional” no está en su mejor momento “en Río Negro se licitaron obras”.  

“El Castello está destinado a forzar un nuevo mapa productivo, con ciencia, turismo, saneamiento y producción. Ordenar finanzas, fue el primer objetivo. Cuando asumimos, en 2011, la deuda era para gastos corrientes -en mayoría-. Al cierre del 2018, la deuda bajó al 56% de los ingresos, y más de la mitad fue para obra pública”.

Con ese antecedente, anunció un fondo anticíclico, a través de un proyecto que ingresará a la Legislatura. “Se utilizará para momentos de crisis”, indicó. Y financiará gastos por las regalías petroleras. “La obra pública es prioridad”.

Modificar la ley de promoción económica, a través de un proyecto de ley, fue otra de las promesas: “En cada zona, en cada lugar, hay un proyecto”.

 

 

FRUTA. “La fruticultura, sigue igual que hace dos años”, se lamentó Weretilneck, que este jueves apuntó “contra algunos productores” por el cierre del mercado para la fruta en Brasil. “Todo termina en un diálogo de sordos, y desde la Nación no nos entienden. Pierden los chacareros, y todos los años la superficie se va reduciendo”, ejemplificó al comparar a los proyectos ganaderos, en franco auge regional.

“Igual, seguiremos acompañando a los productores. Renovar la actividad, un plan de mediano y largo plazo, es fundamental”, pidió el mandatario patagónico.

ESTATALES. “No somos enemigos de los trabajadores, ni los trabajadores son enemigos del gobierno”. Ese mensaje, en un claro acercamiento al gremio ATE, sirvió para un cierre. Al mismo tiempo, los apoderados del Frente para la Victoria (FpV) presentaban una respuesta a la apelación del oficialismo en el STJ.

A lo Fidel: Weretilneck habló más de cuatro horas con la re-re como horizonte

El gobernador inauguró el período de sesiones legislativas. Repasó uno a uno los logros de su mandato. Críticas al gobierno nacional y provincialización del discurso.

“Vamos a seguir impulsando la integración provincial”. Así cerró el gobernador Alberto Weretilneck un discurso maratónico con el que dejó inaugurado el período de sesiones legislativas en Río Negro. Recorrió todos y cada uno de los logros de su gestión y trazó distancia con el gobierno nacional en el orden económico. Enalteciendo el Plan Edgardo Castello, el proyecto de obra pública sustentado en un crédito internacional, el conductor de Juntos Somos Río Negro (JSRN) habló más de cuatro horas frente a los suyos y a la oposición. Fue después de presentarse en el Superior Tribunal de Justicia (STJ), donde busca que le aprueben su postulación para competir por un nuevo mandato.

 

 

“Alberto no se va”, se escuchó apenas Weretilneck bajó al recinto pasadas las 9. Después de los saludos de cortesía, el gobernador que agota instancias judiciales para volver a competir pronunció un extenso discurso en la apertura de sesiones ordinarias en la Legislatura de Río Negro. Sustentó su discurso en la obra pública, en la gestión, el rol tecnológico del INVAP y el proyecto de integración provincial.  “Se hizo largo, pensé que iba a ser menos”, dijo, entre risas, cuando se cumplía la cuarta hora. Desde el inicio, citó la vuelta a la democracia, comparó las elecciones entre la provincia y la Nación y la economía rionegrina. Y alabó el rol del Plan Castello. “Estamos viviendo una época diferente”, replicó. En ese sentido, se refirió a su llegada al poder junto a Carlos Soria, con una provincia endeudada al extremo. “Los proveedores no querían pagar servicios, eran tres masas salariales completas”, describió.

Dramas de infraestructura, falta de ingresos corrientes acordes, “una bola gigantesca” -advirtió- que dejaba un déficit notable, fueron los problemas a resolver apenas tomó el mando de Río Negro. “Si fuera una SA, en aquel momento, la provincia estaría en quiebra”, describió Weretilneck. Habló del clima en la cordillera y la Región Sur, azotadas por las erupciones del volcán Puyehue (en 2011), que marcaron el final de los gobiernos radicales por 28 años ininterrumpidos. La fruticultura, “a duras penas” sobrevivía.

Como eje principal, resaltó el proyecto de integración de los rionegrinos, citando a las principales ciudades. “Los rionegrinos tienen un sentido de pertenencia, con un destino común”. Y continuó: “Asumimos la tarea de conformar una identidad provincial”. Así planeó que “todo un sueño comienza por un primer paso”.

Entre sus principales logros, destacó obras viales en la zona atlántica y la región sur, o el gasoducto -que recorrerá 362 kilómetros- que beneficiará a las localidades históricamente postergadas de la meseta. El polo tecnológico de San Carlos de Bariloche será “la alternativa a los vaivenes” en el turismo. “El objetivo es brindar un lugar de crecimiento en la inversión privada”, insistió. Citó el parque eólico de Pomona, y la puesta en riego de cientos de hectáreas en el Valle Medio y el Alto Valle oeste (Campo Grande).

 

 

“Con los fondos del Castello -advirtió- se destinarán 1300 millones para el saneamiento del río Negro”. Cipolletti, su ciudad, “dejará” de arrojar líquidos crudos al cauce. “575 millones de pesos para los 39 municipios rionegrinos”, festejó. Y comparó: “en tiempos que la economía nacional” no está en su mejor momento “en Río Negro se licitaron obras”.  

“El Castello está destinado a forzar un nuevo mapa productivo, con ciencia, turismo, saneamiento y producción. Ordenar finanzas, fue el primer objetivo. Cuando asumimos, en 2011, la deuda era para gastos corrientes -en mayoría-. Al cierre del 2018, la deuda bajó al 56% de los ingresos, y más de la mitad fue para obra pública”.

Con ese antecedente, anunció un fondo anticíclico, a través de un proyecto que ingresará a la Legislatura. “Se utilizará para momentos de crisis”, indicó. Y financiará gastos por las regalías petroleras. “La obra pública es prioridad”.

Modificar la ley de promoción económica, a través de un proyecto de ley, fue otra de las promesas: “En cada zona, en cada lugar, hay un proyecto”.

 

 

FRUTA. “La fruticultura, sigue igual que hace dos años”, se lamentó Weretilneck, que este jueves apuntó “contra algunos productores” por el cierre del mercado para la fruta en Brasil. “Todo termina en un diálogo de sordos, y desde la Nación no nos entienden. Pierden los chacareros, y todos los años la superficie se va reduciendo”, ejemplificó al comparar a los proyectos ganaderos, en franco auge regional.

“Igual, seguiremos acompañando a los productores. Renovar la actividad, un plan de mediano y largo plazo, es fundamental”, pidió el mandatario patagónico.

ESTATALES. “No somos enemigos de los trabajadores, ni los trabajadores son enemigos del gobierno”. Ese mensaje, en un claro acercamiento al gremio ATE, sirvió para un cierre. Al mismo tiempo, los apoderados del Frente para la Victoria (FpV) presentaban una respuesta a la apelación del oficialismo en el STJ.