X

Kicillof, entre un discurso combativo y mensajes amigables en las redes

Kicillof, entre un discurso combativo y mensajes amigables en las redes

23/12/2019 13:17

 

Axel Kicillof asumió el miércoles 11 de diciembre como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Tras jurar en una legislatura fundida en la liturgia peronista y que contó con invitados de peso como el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández, el flamante mandatario pronunció un discurso de asunción de gran contenido económico y con fuerte presencia de datos, que duró una hora y 10 minutos.

En tal sentido, “deuda”, “economía” y “dólar” fueron las tres palabras que el gobernador bonaerense más pronunció en su discurso con 35, 22 y 12 veces respectivamente. Además, también utilizó a la hipérbole como recurso para profundizar las críticas a la gestión provincial saliente con términos como “industricidio” o “tarifazo”.

 


 

Si bien estuvo, en general, en línea con el discurso del presidente Fernández, Kicillof profundizó en el concepto de la tierra arrasada, que ya había comenzado a instalar el 27 de octubre tras ganar las elecciones. “Quiero ser justo con esto porque muchos de los aspectos que pienso señalar provienen de una historia anterior (...) simplemente vengo a decir cuál es la situación que encontramos para que todos estemos al tanto de cuál es el enorme desafío que nos espera”, afirmó a poco de comenzar. 

Por ello, y a diferencia de la campaña de cara a las PASO y las elecciones generales de octubre, en la que Kicillof siguió un estilo de comunicación positiva y sin confrontación directa, esta vez no escatimó saliva en explicitar la herencia que recibe por parte de María Eugenia Vidal. Si bien evitó mencionarla, en varios pasajes le reprochó acciones y declaraciones a su antecesora en el cargo: “Hubo (...) un intento cultural que tuvo que ver con (...) que llegar a la universidad tal vez no era para sectores postergados”, dijo en clara alusión a cuando la ex gobernadora afirmó que “nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad”.

Además, el gobernador peronista utilizó como recurso el presentar la situación de la provincia como un espejo de lo que recibió Fernández a nivel país. Por ello, citas como a “la provincia se encuentra en un estado de emergencia financiera, tarifaria, productiva, no es más que lo que describió Alberto Fernández a nivel nacional” o la mención de datos nacionales y luego de los provinciales fueron recurrentes en el discurso de Kicillof, que tuvo a la economía en un lugar preponderante, relegando a segundo plano temáticas como industria, salud y educación, entre otras; pilares centrales en la comunicación de la campaña electoral.

 


 

En otro orden, cabe destacar que la única mención positiva a las iniciativas del ex gobierno provincial de Cambiemos/Juntos por el Cambio está relacionada con los equipos que coordinaron la transición con el ejecutivo entrante. “La transición (...) ha sido muy correcta, (...) nos ha proporcionado datos”, dijo. 

Por último, y al igual que el presidente Fernández, Axel Kicillof eligió cerrar su discurso frente a la Legislatura bonaerense con una cita, pero no del ex presidente Raúl Alfonsín, sino de Antonio Cafiero. “El que sueña solo, solo sueña, el que sueña con otros, hace historia”, concluyó parafraseando a quien fuera gobernador bonaerense entre 1987 y 1991 e impulsor de la Renovación Peronista durante el gobierno de Alfonsín padre. Sin embargo, el abuelo del actual jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, no fue el único político citado por el gobernador. Previamente, Kicillof había nombrado nueve veces a Alberto Fernández y tres veces al ex presidente Néstor Kirchner.

Mientras tanto, en Twitter...

En la red social de los 280 caracteres, la asunción de Axel Kicillof no impuso ningún hashtag específico en los trending topics de la provincia de Buenos Aires. En lugar de #AxelGobernador y #ProvinciaEnMarcha, los equipos de comunicación digital del gobernador no delimitaron ninguna marca específica. 

Por tanto, los usuarios afines se despacharon tuiteando con menciones directas a la cuenta del economista o escribiendo mensajes acompañados de un simple “Kicillof”. Esta acción se impuso cómoda entre las preferencias de los tuiteros a diferencia del hashtag #KicillofMiente, impulsado por cuentas anónimas e identificadas con Cambiemos/Juntos por el Cambio. Tal y cómo lo desarrolló Luciano Galup, especialista en medios sociales, comunicación política y análisis de datos, en una entrevista con Infobae, estos usuarios pueden identificarse como trolls: “cuenta(s) orientada(s) a atacar, a generar ruido, a molestar”.

En otro orden, la cuenta del gobernador no compartió streaming de la asunción ni tampoco generó piezas audiovisuales. A diferencia del discurso pronunciado frente a la Legislatura, el equipo de comunicación de Kicillof decidió dejar de lado los datos económico duros y orientó los siete tuits publicados en la red social del pajarito a construir mensajes más amigables. En tal sentido, las fotos del gobernador con su familia y la utilización de la primera persona en plural fueron los recursos utilizados para interpelar a los usuarios.

 


Último, pero no menos importante, cabe destacar la inclusión de un tuit específico sobre educación. “No esperen ver un gobernador que se enfrente a los maestros y maestras”, publicó el economista en clara alusión a los conflictos que tuvo la ex gobernadora, Vidal, con los docentes a lo largo de sus cuatro años de gestión.