X

Los sindicatos ya pujan por poner a su tropa en el ministerio de Moroni

Desde la CGT y la Corriente Federal anotan jugadores propios para la Secretaría de Trabajo. Los tironeos por las direcciones clave.
Por 23/11/2019 10:51

Aún sin la confirmación oficial de que el próximo ministro de Trabajo será Claudio Moroni, las diferentes corrientes sindicales de la CGT ya discuten quiénes acompañarán en la cartera laboral al abogado de máxima confianza de Alberto Fernández. Durante las últimos días se aceleraron las negociaciones para definir los nombres para los cargos más importantes del organismo, en las que picaron en punta abogados y abogadas de los principales organizaciones gremiales del país.

Para la Secretaría de Trabajo, segundo puesto de relevancia del ministerio, suenan los abogados Mónica Risotto, Gustavo Ciampa y Federico West Ocampo.

Por caso, para la Secretaría de Trabajo, segundo puesto de relevancia del ministerio, suenan los abogados Mónica RisottoGustavo Ciampa y Federico West Ocampo.

La primera es una abogada con amplia relación con diferentes gremios de la CGT y una extensa trayectoria en el mundo gremial. Llega de la mano del jefe de los taxistas y jefe del Movimiento de Acción Sindical (MASA), Omar Viviani, un dirigente que se reincorporó recientemente a la mesa de poder sindical después de mantenerse alejado de la cúpula obrera elegida en 2016. Risotto, que representa al gremio de taxistas en los tribunales laborales, es, a la vez, una de las apoderadas legales de la central, lo que le asegura el respaldo de sus principales dirigentes. 

Ciampa, por su parte, es un profesor de derecho laboral con extensa trayectoria académica y asesoramiento a sindicatos. Miembro de la Corriente de Abogadxs Laboralistas 7 de Julio e integrante histórico del estudio de Héctor Recalde, actualmente representa a la Asociación Bancaria, que conduce Sergio Palazzo; a la federación de docentes universitarios y a gremios de la AFIP, entre otros. West Ocampo, en tanto, es sobrino del histórico dirigente de Sanidad y uno de los técnicos del gremio que conduce Héctor Daer.

Cerca del titular de la CGT no niegan que el nombre de uno de los cerebros de las legales de la central esté en la nómina de futuros funcionarios, pero juran que no tienen intenciones de que se sume a la función pública. "Ningún dirigente nuestro va a ir a Trabajo. Sería un error que pusiéramos un funcionario propio mientras estamos en la conducción de la CGT", dicen, pese a que no es el único nombre que suena del entorno de Daer.

 

 

La estratégica Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales también es territorio de una batalla silenciosa para colocar al sucesor de Manuel Troncoso, actual responsable del área. Para ese cargo se mencionan otros dos abogados laboralistas vinculados al mundo sindical: Alberto Tomassone y Néstor Barcos. La definición de este cargo es una pelea entre pesos pesados, dado que el primero es el histórico representantes legal del Sindicato de Comercio y Barcos es otro de los abogados del sindicato de Sanidad, que durante los últimos cuatro años del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner fue vicedirector de esa oficina.

La estratégica Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales también es territorio de una batalla silenciosa para colocar al sucesor de Manuel Troncoso, actual responsable del área.

Durante la gestión de Jorge Triaca en la cartera laboral, Tomassone se sumó a una Comisión de Garantías creada por decreto presidencial para elevar al transporte al rango de servicio esencial en plena pelea del Gobierno con los metrodelegados.

En un escenario abierto y en el que no hay certezas de los cargos que podrían ocupar, también suena Pablo Topet, un abogado vinculado a Gerardo Martínez, secretario general del gremio de la construcción. Este profesor de derecho del trabajo de la UBA y consultor de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) fue director nacional de Relaciones del Trabajo durante parte de la gestión del ex ministro Carlos Tomada

También es factible que algún técnico de confianza de Tomada ocupe alguna secretaría, en función de su trabajo para desarrollar una "Agenda Urgente para una sociedad del Trabajo", una virtual hoja de ruta sobre los debates que se vienen.