X
La diputada provincial de Unidad Ciudadana remarca que es “muy simbólico” que el 34º Encuentro Feminista se haga “a una semana de una elección que es determinante”. La lucha por la toma de decisiones.
Por 11/10/2019 20:54

“Muchas veces las mujeres estamos delante de las discusiones que se dan a nivel país y hemos logrado imponer agenda en algunas oportunidades e impactando en las agendas de los espacios progresistas llevando nuestros temas adelante”, le dice a Letra P la diputada provincial por Unidad Ciudadana Lucía Portos. La legisladora bonaerense, integrante de La Cámpora, participará este fin de semana del 34º Encuentro Feminista que se llevará adelante en la ciudad La Plata. Cuenta que, más allá de los avances de la participación de la mujer en espacios de poder político, terminan viendo “cómo las prácticas expulsivas tradicionales, que se heredan, que se naturalizan, terminan generando ámbitos de discusión que son masculinos o masculinizados en sus formas. Es un dato de la realidad, nadie lo puede negar”. Por eso, sostiene, hay que “dar esa discusión –sobre cómo se tomas las decisiones– al interior de los espacios políticos”.

 

 

-¿Qué características especiales tiene este 34º Encuentro?

-Tiene una importancia simbólica enorme porque es un encuentro que se sostiene durante más de 30 años, es algo único en el mundo, y es muy simbólico que sea en la ciudad de La Plata a una semana de una elección que es determinante en términos del país y la provincia que queremos. Vamos con mucha ganas de participar y discutir en las comisiones para ver qué hacen otras compañeras que son feministas, están interesadas en la política de género pero quizá no tienen una militancia orgánica y política, pero seguro que coincidimos que estos cuatro años de Macri y de Vidal no fueron nada bueno para la vida de las mujeres. 

-¿La discusión del encuentro logra atravesar la política tradicional? 

-Es completamente transversal. Son muchas las comisiones donde se discuten todas las líneas de trabajo que después se convierten en políticas públicas. Excede en mucho a las mujeres que militan políticamente. Hay muchísimas mujeres que van y no tienen una militancia política aunque sí nadie puede desconocer que el Encuentro es un hecho político, no partidario. 

"Las prácticas expulsivas tradicionales, que se heredan, que se naturalizan, terminan generando ámbitos de discusión que son masculinos o masculinizados en sus formas."

-Es un encuentro de mujeres, pero también de disidencias y plurinacional…

-Las mujeres e identidades no hegemónicas tenemos esta costumbre y tradición de no hacer en los demás lo que no nos gusta que nos hagan. Esto nos lleva a pensar, por ejemplo, que llamarlo plurinacional tiene mucho que ver con comprender que nuestra construcción de identidad excede la construcción de la Nación. En Argentina hay pueblos originarios y población migrante: esas voces tienen que estar incluidas en nuestras discusiones y, por lo tanto, es muy importante así considerarlo. Muchas veces las mujeres estamos delante de las discusiones que se dan a nivel país y hemos logrado imponer agenda en algunas oportunidades e impactando en las agendas de los espacios progresistas, llevando nuestros temas adelante. 

-¿Qué evaluación hace de la agenda de género que tuvo la gobernadora María Eugenia Vidal en estos cuatro años? 

-Estos cuatro años de Vidal fueron de un retroceso inmenso para todas las poblaciones vulnerables. No solamente para las mujeres, las adolescencias, las infancias. Este retroceso tiene que ver con una cuestión económica que vienen dadas por el gobierno nacional. Hay políticas públicas que antes teníamos y que hoy no tenemos. Por ejemplo, la moratoria para las jubiladas y amas de casa como las políticas de salud sexual y reproductiva que antes solía dar la provincia hoy ya no existen, no contamos con nada de eso. 


"Nadie puede desconocer que el Encuentro es un hecho político, no partidario"
 

-¿De qué talleres va a participar?

-Me interesa mucho el tema del trabajo sexual. Siempre se puede dar esa discusión, una de las más álgidas. Una discusión entre mujeres donde podemos aportar alguna mirada. 

-Se aprobó la ley de paridad de género, que representa un avance en lo que hace a la presencia de las mujeres en la política. ¿Pero, coincide en que la toma de decisiones finales y de disputa de poder todavía está en manos de los hombres?

-Creo que falta muchísimo realmente, creo que nos debemos eso. Más allá de la paridad en términos de conquista, en términos de forma, necesitamos darle un contenido en términos de forma que implique una transformación de la práctica política y en eso nos falta muchísimo. Se puede ver en todos los espacios, algunos con mayor compromiso con temas de las mujeres, pero que a pesar de tenerlo en nuestro programa político y considerarlo parte de nuestro dispositivo después terminamos viendo cómo las prácticas expulsivas tradicionales, que se heredan, se naturalizan, terminan generando ámbitos de discusión que son masculinos o masculinizados en sus formas. Es un dato de la realidad, nadie lo puede negar y sí tenemos la vocación real de transformarlo. Y esa discusión tenemos que darla al interior de los espacios políticos. 

-¿En esta discusión es un paso adelante la creación de un ministerio de la mujer como propone el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández?

-Él lo llama ministerio de la Igualdad. Creo que es un enorme paso en el término de pensar políticas transversales de género, de reconocimiento de la situación, de desigualdad de las mujeres e identidades no hegemónicas, pero siento que no resuelve el problema de cómo se toman las decisiones. Siento que no alcanza con tener un ministerio de la Igualdad. Tenemos que comprometernos con la reflexión política, interna, hacia el interior de nuestro espacio y poder ver de qué manera hacemos para que las compañeras podamos sentirnos más cómodas de ejercer el poder. El ministerio nos pone en un lugar de receptoras de políticas públicas. Tenemos también que darnos el compromiso de ser sujetas pensadoras de esas mismas decisiones políticas.