X
En Olavarría se disuadió el intento de robo a comercios chinos. En Tres de Febrero, un grupo de 30 personas ingresó a una sucursal de la cadena Día%.
Redacción 04/09/2018 12:16

Un distrito del interior y uno del Conurbano fueron los tristes protagonistas de saqueos durante la jornada del lunes. En Olavarría, conducido por Ezequiel Galli, la policía desplegó un operativo ante la presencia de un grupo de personas en el frente de un supermercado chino. En Tres de Febrero, gobernado por Diego Valenzuela, el saqueo se concretó en una sucursal de la cadena Día%.  

Como coletazo de la crisis económica que atraviesa el país, durante el lunes se registraron  intentos de saqueos en distintos puntos del país. En algunos casos, los robos se concretaron. En la provincia de Buenos Aires se denunciaron en dos distritos: en Olavarría y en Tres de Febrero, ambos municipios conducidos por el macrismo.

 

 

En Olavarría, según detalla el diario El Popular, se desplegó un importante operativo policial, ante el temor latente de posibles robos o saqueos, que llevaron a que muchos comercios decidieran cerrar sus persianas alrededor de las 19  de este lunes. La posibilidad quedó no sólo atada a la viralización, a través de las redes sociales, de un comentario que refería que se había estado convocando a vecinos a realizar un "saqueo a un supermercado chino”, sino ante la constatación de la presencia de un grupo de gente que se acercaba al super con, según se presume, la intención de ingresar a robar el comercio.

De manera precautoria, se instaló previamente un control policial en el lugar, que derivó en un enfrentamiento a piedrazos con las personas que se estaban dirigiendo a este local.

En tanto, en Tres Febrero la denuncia llegó una vez concretado el robo. Según señala el sitio SM Noticias, al menos 30 delincuentes, en su mayoría mujeres, robaron un supermercado en la localidad de Ciudadela.

 

 

En las imágenes difundidas por el mencionado medio se observa que los saqueadores se retiran en grupo del lugar, llevándose electrodomésticos, pese a la resistencia de los trabajadores que bajaron las persianas intentando retener a los ladrones.