X
Trabajadores metalúrgicos de Siam advierten que la empresa está llevando adelante “un plan de ajuste”. Apuntaron contra la apertura de importaciones.
Redacción 09/08/2018 8:21

Trabajadores metalúrgicos de la fábrica de heladeras Siam de Avellaneda, denunciaron que la empresa está aplicando suspensiones con reducción de salarios, retiros voluntarios y despidos. Si bien desde el sector apuntaron contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri, aseguraron que la empresa no presentó “preventivo de crisis”.

La pérdida del empleo afecta a todos los sectores productivos de la provincia de Buenos Aires. En el distrito bonaerense de Avellaneda, los trabajadores de la fábrica de heladera alertaron por la grave situación que padece el sector ante la puesta en marcha de un “plan de ajuste” por parte de los responsables de la empresa.

“La empresa nos suspende todos los viernes, al 75% de nuestro salario. Luego de echar a todo el personal contratado, la UOM nos anunció que se abrían los ‘retiros voluntarios’ y que en el plazo que va desde septiembre a diciembre, se despedirían a 100 operarios”, alertaron operarios al portal local Inforegión.

 

 

En este sentido, si bien describieron lo crítico del panorama, subrayaron que la fábrica no presentó ante el Ministerio de Trabajo “ningún tipo de preventivo de crisis o declararon legalmente cualquier problema económico”, por lo que la decisión de “dejar una gran parte de los trabajadores en la calle” no tiene “explicación alguna”.

“Somos 185 trabajadoras y trabajadores que no queremos ningún despido, ni suspensiones. Lo que hacen es ajustar, reemplazando nuestro trabajo por heladeras importadas, y achicando su personal para flexibilizar la planta y llegaron al punto de decir que no quiere mujeres operarias dentro de su plantel”, denunciaron.

Aseguran que son presionados “de forma humillante” para que renuncien. “Nos decían que ya no formamos parte de sus proyectos y que estábamos desvinculados, que teníamos dos opciones: una era llegar a un arreglo mandando la renuncia y que nos indemnizan, y la otra era esperar a ser despedidos. Un chantaje”, se quejaron.

 

 

Este viernes se termina el plazo para los retiros voluntarios y después habrá una nueva reunión con autoridades de la empresa, en la que se va a hacer un análisis del plantel de trabajadores que quedó.

En esa línea, señalaron que la propuesta de los trabajadores es que después de que se concluyan los retiros, la gente que quede “no sea echada” sino que se arme “un plan de trabajo para que nadie se quede en la calle”.

El referente del Frente Productivo Daniel Moreira remarcó que en Siam se decidió “sustituir el producto terminado por el producto elaborado en otro lugar”.

Es que los trabajadores denunciaron que la empresa comenzó a importar heladeras de alta gama de Turquía. “Las grandes fábricas se suman a la apertura de importaciones, que el Gobierno favorece, para dejar de producir en el país”, enfatizó.

Y agregó: “A la larga va a implicar no vender más heladeras porque los trabajadores no van a tener más poder adquisitivo y no van a poder comprar ni heladeras ni comidas, como está empezando a pasar ahora”

Crisis del empleo: despidos y suspensiones en fábrica de heladeras de Avellaneda

Trabajadores metalúrgicos de Siam advierten que la empresa está llevando adelante “un plan de ajuste”. Apuntaron contra la apertura de importaciones.

Trabajadores metalúrgicos de la fábrica de heladeras Siam de Avellaneda, denunciaron que la empresa está aplicando suspensiones con reducción de salarios, retiros voluntarios y despidos. Si bien desde el sector apuntaron contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri, aseguraron que la empresa no presentó “preventivo de crisis”.

La pérdida del empleo afecta a todos los sectores productivos de la provincia de Buenos Aires. En el distrito bonaerense de Avellaneda, los trabajadores de la fábrica de heladera alertaron por la grave situación que padece el sector ante la puesta en marcha de un “plan de ajuste” por parte de los responsables de la empresa.

“La empresa nos suspende todos los viernes, al 75% de nuestro salario. Luego de echar a todo el personal contratado, la UOM nos anunció que se abrían los ‘retiros voluntarios’ y que en el plazo que va desde septiembre a diciembre, se despedirían a 100 operarios”, alertaron operarios al portal local Inforegión.

 

 

En este sentido, si bien describieron lo crítico del panorama, subrayaron que la fábrica no presentó ante el Ministerio de Trabajo “ningún tipo de preventivo de crisis o declararon legalmente cualquier problema económico”, por lo que la decisión de “dejar una gran parte de los trabajadores en la calle” no tiene “explicación alguna”.

“Somos 185 trabajadoras y trabajadores que no queremos ningún despido, ni suspensiones. Lo que hacen es ajustar, reemplazando nuestro trabajo por heladeras importadas, y achicando su personal para flexibilizar la planta y llegaron al punto de decir que no quiere mujeres operarias dentro de su plantel”, denunciaron.

Aseguran que son presionados “de forma humillante” para que renuncien. “Nos decían que ya no formamos parte de sus proyectos y que estábamos desvinculados, que teníamos dos opciones: una era llegar a un arreglo mandando la renuncia y que nos indemnizan, y la otra era esperar a ser despedidos. Un chantaje”, se quejaron.

 

 

Este viernes se termina el plazo para los retiros voluntarios y después habrá una nueva reunión con autoridades de la empresa, en la que se va a hacer un análisis del plantel de trabajadores que quedó.

En esa línea, señalaron que la propuesta de los trabajadores es que después de que se concluyan los retiros, la gente que quede “no sea echada” sino que se arme “un plan de trabajo para que nadie se quede en la calle”.

El referente del Frente Productivo Daniel Moreira remarcó que en Siam se decidió “sustituir el producto terminado por el producto elaborado en otro lugar”.

Es que los trabajadores denunciaron que la empresa comenzó a importar heladeras de alta gama de Turquía. “Las grandes fábricas se suman a la apertura de importaciones, que el Gobierno favorece, para dejar de producir en el país”, enfatizó.

Y agregó: “A la larga va a implicar no vender más heladeras porque los trabajadores no van a tener más poder adquisitivo y no van a poder comprar ni heladeras ni comidas, como está empezando a pasar ahora”