X
Con varios heridos y cinco operarios de Astilleros detenidos, los estatales de ATE y los docentes de Suteba (en adhesión), anticiparon huelga para este miércoles. También su sumó la UOCRA.
Redacción 21/08/2018 17:13

“Estábamos en la puerta de gobierno, porque iban a hacer una reunión y de repente vinieron con balas de goma, con gases, sin detenerse a ver que había chicos, familias que estaban con nosotros, no les importó nada” afirmó el titular del gremio de ATE Ensenada, Francisco “pancho” Banegas, horas después de la represión que este martes, en pleno centro de La Plata, provocó la policía bonaerense. Como respuesta, y con el aval de los gremios de la UOCRA, y los docentes de Suteba, se definió un paro de 24 horas para el próximo miércoles.

“Responsabilizamos a la gobernadora (María Eugenia) Vidal, al Presidente, (Mauricio) Macri, y al presidente de Astilleros (Daniel Capdevila) que está de vacaciones en Salta, de que hoy estemos en la calle, porque ellos nos ahogaron financieramente, y nos descontaron conceptos que tenemos desde hace más de 25 años y que están en nuestros convenios colectivos de trabajo” remarcó Banegas.

 

 

Esta mañana, los trabajadores del Astillero Río Santiago se movilizaron a la puerta de la Casa de Gobierno, para reclamar por los descuentos salariales que les aplicaron y para denunciar el supuesto vaciamiento de la empresa estatal naval. Pero los ánimos se caldearon cuando la espera se demoró, y algunos operarios se treparon a la reja principal y arrojaron varios objetos contundentes. La respuesta fue bastante más superior ya que desde la misma sede de gobierno se lanzaron chorros de agua y luego, gases lacrimógenos y balas de goma, que a medida que los manifestantes se fueron replegando hacia la calle 7 (una de las arterias principales del centro platense) se extendió hacia las personas, autos y micros que se desplazaban por el lugar.

 

 

La situación se convirtió en una suerte de batalla campal, que dejó como saldo inmediato a varios manifestantes y policías heridos, y cinco trabajadores detenidos.

El caos se desató además a pocas cuadras del rectorado de la Universidad Nacional de La Plata, donde en ese momento se estaba despidiendo a una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, Chicha Mariani, fallecida el lunes pasado.

 

 

Esto genero una resistencia más potente al avance policial, por parte de organismos de Derechos Humanos, sectores políticos de la izquierda y legisladores de la oposición.

Finalmente, cuando la situación estuvo más calma, aunque no desarticulada la movilización, se decidió convocar a un paro de 24 horas para el próximo miércoles, en protesta por la represión y en reclamo por la situación salarial y las condiciones de trabajo de los trabajadores del Estado provincial.

 

 

En mayo pasado la gobernadora Vidal decidió desplazar de la conducción del Astillero, al por entonces presidente, Cristan Curto, y reemplazarlo por el actual, Capdevila, un ex funcionario del ministerio de Modernización Nacional. La decisión incentivó la desconfianza de los operarios que por ese entonces denunciaban una parálisis de la actividad naval y alertaban sobre la supuesta intención del gobierno de "vaciar" a la empresa.

Durante este proceso, los trabajadores tuvieron el aval del arzobispo de La Plata, cercano al papa Francisco, monseñor Víctor Fernández, quien el pasado 7 de agosto, con motivo de celebrarse el día de San Cayetano, se acercó para bendecir al Astillero.

"Le pido a Dios que ilumine a los gobernantes para que este lugar tenga actividad" dijo el arzobispo, en un claro aval a los operarios.