X

Caos en La Plata: la policía de Vidal reprimió a trabajadores de Astillero

La Bonaerense avanzó con gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes, que habían intentado ingresar a la Gobernación en defensa de sus puestos de trabajo.
La Bonaerense avanzó con gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes, que habían intentado ingresar a la Gobernación en defensa de sus puestos de trabajo.
Redacción 21/08/2018 13:57

Efectivos de la Policía Bonaerense reprimieron este martes al mediodía a trabajadores de Astillero Río Santiago (ARS) que habían intentado acceder a la Gobernación provincial para visibilizar su reclamo ante la crítica situación que atraviesa la estatal naval. Un grueso cordón de uniformados avanzó con gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes que desde horas de la mañana habían iniciado una movilización para denunciar el "vaciamiento" de ARS y exigir su reactivación por parte de la administración de María Eugenia Vidal

Por esto, y según detallaron los propios trabajadores, hay al menos dos manifestantes heridos (fuera de peligro) y cinco detenidos. Se espera que en las próximas horas ATE realice una conferencia de prensa en 7 y 49 para brindar detalles sobre lo sucedido.
 


Una numerosa columna de trabajadores se concentró esta mañana sobre la bajada de la Autopista Buenos Aires-La Plata para marchar hacia la Casa de Gobierno provincial para expresar allí su rechazo a cualquier posibilidad de despidos y ratificar al mismo tiempo el pedido por inversión desde el Ejecutivo para reactivar los trabajos en la estatal naval emplazada en Ensenada.
 


Una vez arribado el grueso de los manifestantes a la Gobernación, algunos de ellos arrojaron piedras e intentaron acceder al edificio, que ya por esas horas se encontraba totalmente cerrado. Fue en esos instantes cuando efectivos policiales comenzaron su embestida, lanzando inicialmente agua, para luego pasar a los gases lacrimógenos y balas de goma.

Dispersada la manifestación, varios cordones de uniformados fueron replegando a los trabajadores sobre avenida 7, por fuera de la plaza San Martín, donde, mientras tanto, policías de civil realizaban violentas detenciones frente al palacio legislativo.

En una tensa calma, varios grupos de manifestantes, tanto de Astillero como de agrupaciones de izquierda, se mantienen en las inmediaciones de 7 y 50, donde los efectivos cortan el acceso en dirección a la Gobernación. 
 

 

Desde el Ministerio de Seguridad provincial enviaron un comunicado en el que señalaron que "todo comenzó cuando un grupo de manifestantes arribó al frente de la Casa de Gobierno de la provincia de Buenos Aires –sita en 6 entre 51 y 53- e intentó violentar las rejas con intenciones de ingresar".

En este sentido, desde la cartera a cargo de Cristian Ritondo justificaron la represión policial: "Empezaron a arrojar piedras y otros objetos contundentes, con los que hirieron a doce efectivos policiales que se encontraban como custodia en el marco del operativo desplegado por la Policía de la provincia de Buenos Aires, que cuenta con más de 400 numerarios de diferentes dependencias en distintos puntos de la cuidad.  También, provocaron destrozos en inmediaciones, como la rotura de patrulleros y varios autos particulares".
 

 

Desde hace algunos meses a esta parte la conflictividad laboral en la empresa naviera fue ganando terreno. Los trabajadores le adjudicaron al presidente Mauricio Macri haber dicho que al Astillero "hay que dinamitarlo". Tras ello, el programa de Jorge Lanata hizo un duro informe sobre el funcionamiento del mismo y denunció sobreprecios en el servicio de almuerzo que gestiona la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). Tildó al astillero como una caja negra para el financiamiento de la política y del sindicalismo. 

Además el titular del ente naval, Daniel Capdevila, había denunciado penalmente a un grupo de trabajadores y al gremio ATE por “administración fraudulenta” y les reclama una suma millonaria de dinero.
 


Por ello, los trabajadores y trabajadoras se encuentran en estado de alerta permanente y creen que el gobierno finalmente avanzará sobre el Astillero. 

“Estamos defendiendo, no solo la fuente laboral, sino la empresa. Insistimos en el hecho de que detrás de cada frase que el presidente, o que los medios amigos del poder lanzan, está la idea de cerrar o privatizar el Astillero Naval Río Santiago. Por eso hoy volvemos a exigir el Astillero Río Santiago reactivado, cien por ciento estatal, con todos sus trabajadores trabajando, con inversión tecnológica, en salud laboral, y con financiamiento para devolverle el rol que nunca debió dejar de tener, que es construir barcos para la flota mercante, la flota pesquera y para la marina de guerra. Hoy es extremadamente necesario reactivarlo”, había manifestado horas antes de la represión el titular de ATE bonaerense, Oscar De Isasi.