X

El PJ eligió a Marín como su "canciller": un ortodoxo para negociar la unidad

La Mesa de Acción Política designó como presidente al pampeano Marín. Creen que es una figura clave para dialogar con los gobernadores y el peronismo federal. Espera por el fin de la intervención.
Por 05/07/2018 18:25

Con el objetivo puesto en lograr la unidad para las elecciones 2019, la Mesa de Acción Política que el Partido Justicialista (PJ) creó durante el Congreso del 8 de junio, en Ferro, eligió como presidente al pampeano Rubén Marín, representante del peronismo no kirchnerista, que será el encargado de tender los puentes hacia el sector de los gobernadores y del interbloque Argentina Federal.

“Nuestro objetivo es poner el esfuerzo y el sacrificio en buscar la unidad. Las diferencias tendremos que dejarlas de lado”, dijo el pampeano Marín, elegido por su pares de la Mesa para abrir el diálogo con el sector que responde a los gobernadores y que no reconoce la conducción del desplazado presidente del partido, José Luis Gioja.

Marín, quien fuera cuatro veces gobernador de La Pampa, fue elegido por el resto de los dirigentes en función de su expertiz, voluntad y el diálogo que mantiene con los mandatarios provinciales, además del hecho fundamental de que el peronismo pampeano no está identificado con el kirchnerismo. Por el contrario, tras haberse enfrentado a las administraciones de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Carlos Verna y Marín volvieron a la mesa del PJ en abril de 2016, después de la derrota de Daniel Scioli. Aquella reunión en el hotel Conde, con la presencia de los gobernadores, marcó también el regreso de los hermanos Rodríguez Saá a la mesa del peronismo orgánico y fue la que determinó el llamado a las elecciones que consagraron a Gioja como presidente.

 

 

Dos años después, ya sin la mayoría de los gobernadores dentro de la vida partidaria, el Congreso de Ferro, encabezado por el formoseño Gildo Insfrán, armó una Mesa de Acción Política con una composición hetorogénea y representantes de distintas provincias, que se puso como objetivo reabrir el diálogo para llegar a 2019 en un contexto de unidad. La Mesa tuvo este jueves su primera reunión formal en la sede del PJ porteño, que encabeza Víctor Santa María.

 

Rubén Marín.

Allí estuvieron Marín; Alberto Rodríguez Saá; el presidente del PJ Bonaerense, Gustavo Menendez; el camporista Eduardo "Wado" de Pedro; el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi; Fernando Espinoza, la santafesina Silvina Frana; Cristina Alvarez Rodríguez, Beatriz Rojkés de Alperovich; el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nadini; el vicegobernador de Santiago del Estero, José Neder; y el histórico ex apoderado del partido, Jorge Landau.

 

 

Además de definir la conducción de la Mesa, los dirigentes hicieron una evaluación de la realidad socioeconómica de cada uno de sus distritos, analizaron la situación de las pymes y economías regionales, y resolvieron constituir una comisión de género para empezar a recorrer distintos distritos.

“Estamos muy orgullosos del Congreso del partido que hicimos en Ferro, donde vimos cómo el pueblo peronista se expresaba pidiendo que nos devuelvan nuestro instrumento. Esperamos que la Cámara lo resuelva en ese sentido”, dijo la diputada Cristina Álvarez Rodríguez. La dirigencia que respalda la conducción de Gioja espera que la Cámara Nacional Electoral resuelva “antes de la feria judicial” sobre la intervención dispuesta por la jueza María Romilda Servini y desplace del partido a Luis Barrionuevo.

El PJ eligió a Marín como su "canciller": un ortodoxo para negociar la unidad

La Mesa de Acción Política designó como presidente al pampeano Marín. Creen que es una figura clave para dialogar con los gobernadores y el peronismo federal. Espera por el fin de la intervención.

 

Con el objetivo puesto en lograr la unidad para las elecciones 2019, la Mesa de Acción Política que el Partido Justicialista (PJ) creó durante el Congreso del 8 de junio, en Ferro, eligió como presidente al pampeano Rubén Marín, representante del peronismo no kirchnerista, que será el encargado de tender los puentes hacia el sector de los gobernadores y del interbloque Argentina Federal.

“Nuestro objetivo es poner el esfuerzo y el sacrificio en buscar la unidad. Las diferencias tendremos que dejarlas de lado”, dijo el pampeano Marín, elegido por su pares de la Mesa para abrir el diálogo con el sector que responde a los gobernadores y que no reconoce la conducción del desplazado presidente del partido, José Luis Gioja.

Marín, quien fuera cuatro veces gobernador de La Pampa, fue elegido por el resto de los dirigentes en función de su expertiz, voluntad y el diálogo que mantiene con los mandatarios provinciales, además del hecho fundamental de que el peronismo pampeano no está identificado con el kirchnerismo. Por el contrario, tras haberse enfrentado a las administraciones de Néstor y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Carlos Verna y Marín volvieron a la mesa del PJ en abril de 2016, después de la derrota de Daniel Scioli. Aquella reunión en el hotel Conde, con la presencia de los gobernadores, marcó también el regreso de los hermanos Rodríguez Saá a la mesa del peronismo orgánico y fue la que determinó el llamado a las elecciones que consagraron a Gioja como presidente.

 

 

Dos años después, ya sin la mayoría de los gobernadores dentro de la vida partidaria, el Congreso de Ferro, encabezado por el formoseño Gildo Insfrán, armó una Mesa de Acción Política con una composición hetorogénea y representantes de distintas provincias, que se puso como objetivo reabrir el diálogo para llegar a 2019 en un contexto de unidad. La Mesa tuvo este jueves su primera reunión formal en la sede del PJ porteño, que encabeza Víctor Santa María.

 

Rubén Marín.

Allí estuvieron Marín; Alberto Rodríguez Saá; el presidente del PJ Bonaerense, Gustavo Menendez; el camporista Eduardo "Wado" de Pedro; el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi; Fernando Espinoza, la santafesina Silvina Frana; Cristina Alvarez Rodríguez, Beatriz Rojkés de Alperovich; el intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nadini; el vicegobernador de Santiago del Estero, José Neder; y el histórico ex apoderado del partido, Jorge Landau.

 

 

Además de definir la conducción de la Mesa, los dirigentes hicieron una evaluación de la realidad socioeconómica de cada uno de sus distritos, analizaron la situación de las pymes y economías regionales, y resolvieron constituir una comisión de género para empezar a recorrer distintos distritos.

“Estamos muy orgullosos del Congreso del partido que hicimos en Ferro, donde vimos cómo el pueblo peronista se expresaba pidiendo que nos devuelvan nuestro instrumento. Esperamos que la Cámara lo resuelva en ese sentido”, dijo la diputada Cristina Álvarez Rodríguez. La dirigencia que respalda la conducción de Gioja espera que la Cámara Nacional Electoral resuelva “antes de la feria judicial” sobre la intervención dispuesta por la jueza María Romilda Servini y desplace del partido a Luis Barrionuevo.