X

El ministro de Energía que reemplazó a Aranguren dijo, luego de su juramento, que quiere que la energía “cada vez pese menos en el bolsillo”, un debate que tensiona el plan de ajuste del déficit.

Redacción 21/06/2018 14:58

El ministro de Energía, Javier Iguacel, afirmó que el objetivo de su gestión será lograr que "lo que se paga por la energía, cada vez pese menos en el bolsillo de los argentinos y permita a las pymes crecer", tras jurar al cargo en el Salón Blanco de Casa de Gobierno. Así, desnudó su idea sobre los aumentos de tarifas que se vienen, una disputa que abrió en el Gobierno una grieta entre gradualistas y ajustadores. Los que se oponen a aplanar tarifas son los convencidos de que es imposible de abandonar la meta de reducción del déficit fiscal, lo que precisa continuar con el esquema de reducción de subsidios a la energía.

En referencia al mercado de naftas, Iguacel aseguró que los acuerdos ya establecidos con las petroleras por el precio de la nafta “se van a respetar”, pero también que defenderá "el bolsillo de la gente" y que "no hay ningún aumento pactado de combustibles". “Ahora estamos estudiando la coyuntura. Hay un acuerdo (con las petroleras) que se va a respetar y después tenemos que sentarnos con todos los actores y ver cómo estamos, pero siempre defendiendo el bolsillo de la gente y, al mismo tiempo, aguardando que estén las inversiones para salir de esta catástrofe que heredamos”, dijo el flamante titular de la cartera de Energía.

Tras señalar que para octubre próximo “no hay ningún aumento pactado de combustibles”, el ministro aseguró respecto a las tarifas de luz y gas que “hay acuerdos que existen para septiembre y octubre" que están "estudiando", con el fin de "terminar de recomponer la tarifa”.

 


“A partir de ahí, de vuelta, vamos a buscar este equilibrio entre coyuntura y largo plazo en el cual la Argentina, a partir de las enormes oportunidades que tiene, tanto desde la bendición que nos dio Vaca Muerta como de las energías renovables, pueda darle mejores tarifas y mejor competitividad a la industria y a la gente para que pueda vivir mejor”, manifestó el nuevo integrante del gabinete.
Precisó que en el corto plazo su cartera seguirá “discutiendo la coyuntura" junto a empresarios y sindicalistas.

Consultado acerca de cómo impacta en la readecuación tarifaria los últimos incrementos en el precio del dólar, Iguacel manifestó que los valores de la energía “de todo el mundo, incluida la Argentina, en todas las épocas han estado relacionados con el dólar, con lo cual tiene una afectación”.

“Estamos estudiándolo de vuelta para lograr que sean tarifas competitivas y tanto el público como las pymes y las industrias puedan pagarlos y seguir desarrollándose, y en la industria petrolera y de los recursos renovables se cumplan los contratos y al mismo tiempo puedan seguir invirtiendo”, enfatizó.

Sobre las palabras de Macri, quien reivindicó en su discurso la tarea de Aranguren en el sentido de que “le tocó bailar con la más fea”, Iguacel señaló que su antecesor “la dejó mucho más linda, ha hecho un gran trabajo, ya que era muy difícil de comunicar o contar la catástrofe energética que había dejado el kirchnerismo”.

“La desinversión era absoluta. Y si hubiéramos hecho las cosas bien como lo hicieron otros países, hoy tendríamos excedentes y estaríamos exportando y los argentinos viviríamos mucho mejor con tarifas más acordes con nuestro bolsillo”, dijo.

"Lamentablemente no fue así, Aranguren enderezó el rumbo y a mí lo que me entusiasma es la confianza del Presidente para hacer eso y hacer que todos los argentinos podamos vivir mucho mejor y tener una economía mucho más productiva y competitiva. Y que en la industria esos precios competitivos de la energía nos hagan llegar al mundo y crear trabajo”, cerró Iguacel.