X

“Como radical, me gustaría que la UCR participara de la próxima fórmula bonaerense”

El jefe del bloque de diputados de Cambiemos hace un diagnóstico de los dos años de Vidal en la Provincia, el rol del radicalismo y las leyes que vienen. “El camino correcto” como frase favorita.
Por 07/04/2018 11:44

Hace dos años que el marplatense Maximiliano Abad es diputado de la provincia de Buenos Aires por Cambiemos. También, desde hace un puñado de meses es el presidente del bloque oficialista en la Cámara baja. Ahora, ocupa uno de los despachos más grandes del palacio legislativo bonaerense. Esas paredes fueron testigos de varias negociaciones de poder en el ámbito provincial. Allí, por ejemplo, se quebró para siempre el Frente para la Victoria en la Legislatura bonaerense. Era un bloque K que en ese momento era presidido por José Ottavis,  llegó a tener 36 miembros y fue -por apenas un par de sesiones- la primera minoría por sobre Cambiemos. Las puertas de ese gran ambiente con recepción y baño privado incluido también vieron el ir y venir de Fernando Chino Navarro cuando Daniel Scioli era gobernador y el dirigente titular del bloque FpV. Ahora hay un busto del ex presidente Raúl Alfonsín. Es el mismo que tiene el vicegobernador Daniel Salvador en su despacho. Hay una bandera de la provincia de Buenos Aires y otra de Argentina. Se ven papeles sobre la mesa de Abad, proyectos de leyes. En este momento el portugués Cristiano Ronaldo está haciendo el gol más comentado de su carrera: una chilena con un salto de más de dos metros en la serie de cuartos de finales de la Champions League que el equipo español disputa frente a la Juventus de Italia. En la antesala al despacho dan el partido, pero Abad nunca se entera del gol. Su oficina está cerrada: solo entran y salen diputados. Una legisladora opositora mira de reojo la pantalla mientras espera al jefe de bloque oficialista.

Abad adelantó la entrevista con Letra P por cuestiones de agenda. Parce estar agotado. En la próxima hora dirá que el Gobierno está en el camino correcto, que bajó la pobreza y el déficit. Que la reforma judicial que impulsa la gobernadora María Eugenia Vidal no es una avanzada contra la justicia bonaerense. Llamará muchas veces a Vidal por su nombre de pila. Hablará de la a UCR como parte plena del gobierno y de sus ganas de ser intendente de Mar del Plata. “Algún día, se verá cuándo”, aclara. 

 

BIO. Abogado. 41 años. Siempre militó en el radicalismo, fue presidente de la Federación Universitaria Marplatense y de la Federación Universitaria Argentina (FUA). Durante dos períodos fue concejal por la Unión Cívica Radical en Mar del Plata y desde diciembre de 2015 es diputado provincial representando a la Quinta sección electoral por Cambiemos. También forma parte de la conducción del partido boina blanca como secretario. 

 

- ¿Cómo caracteriza estos más de dos años de gobierno que llevan adelante?

- El gobierno de María Eugenia tiene, desde nuestra perspectiva, tres características: es transparente, moderno y progresista. Definió una agenda de futuro y lo planteó en la última sesión hablando de temas de avanzada, medioambiente, la cuestión de género, la obra pública. Puso en debate la calidad educativa en su conjunto, del cual por supuesto el salario es un componente importante, pero también el tema de las licencias, las currículas... Por lo tanto entendemos que es un gobierno que está mirando al futuro y así lo entiende.

- ¿Y en el presente qué falta?

- No es lo que falta sino lo que hay seguir haciendo. Luchar contra el narcotráfico, por más seguridad en la provincia de Buenos Aires. Lograr la tan ansiada calidad educativa porque es la herramienta que permite la igualdad de oportunidades para todos los bonaerenses. Avanzar en resolver el retraso de infraestructura en la provincia. Se dio un paso importante, pudimos terminar muchas obras y para 2019 vamos a tener muchas más obras ya finalizadas. Lograr una Argentina en donde las diferencias formen parte de una realidad en la que los argentinos puedan conversar más allá de ella y no en está lógica de amigo-enemigo. Queda pendiente tener una justicia y por eso la cantidad de proyectos que vamos a tratar este año. Queda pendiente tener una obra pública en la provincia de Buenos Aires,   discutir un nuevo Código Único de Distribución hacia los municipios. 

- ¿Esa calidad educativa que proponen incluye buenos salarios?

- El salario es un componente de la calidad educativa, lo que hay que discutir es la calidad.

- ¿Pero incluye buenos sueldos? Porque hay una paritaria con el sector docente que aún no está cerrada y una oferta del 15% de la que Gobierno parece que no se moverá.

- Con buenos sueldos, sí, que el empleador, que es la provincia de Buenos Aires, pueda pagar. Por eso se ofrecen propuestas del 15%, más el presentimo y la capacitación. La provincia busca pagar los mejores salarios. Pero lo que hay que discutir es un conjunto y no esconder más el tema de la educación porque durante muchos años en la Argentina y particularmente en la provincia de Buenos Aires veíamos cómo era una asignatura pendiente. Pero nadie puso el debate en serio sobre este tema. Hoy tenemos la encuesta Aplicada, con la que pudimos saber cómo está la calidad de cada colegio.

- Recién mencionó que hay que tener una ley de obra pública, pero, sin embargo, ya hubo un proyecto del oficialismo con dictamen por unanimidad en Diputados que nunca se llevó al recinto para su sanción y a cambio se elige avanzar con emergencias. ¿Cómo se explica eso?

- Hay una ley que se estaba discutiendo en la Legislatura, es cierto. En el medio hubo un cambio de ministro, ese cambio de ministro puede venir con nuevos criterios y por lo tanto hay que trabajar por una nueva ley de obra pública y estamos convencidos de que esto va a ocurrir.
 


En una sesión, junto al presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Mosca (Foto: AG La Plata) 


- ¿Cambiemos ya está consolidado definitivamente como coalición política?

- La convivencia es buena, entendemos que hay que administrar distintos partidos políticos que, por ser de distinta procedencia y venir de distintos lugares, muchas veces hay tensiones, pero tenemos en claro que es más importante sacar a la provincia del atraso en el que se encontraba y ponerla en el camino del desarrollo que tensiones propias de la coalición

- ¿Las posiciones díscolas de la UCR ya quedaron atrás? ¿El radicalismo tiene voz y voto?

- Sí, por supuesto. El vicegobernador es radical, tenemos ministros, tenemos vicepresidente del Senado, tenemos presidentes de bloque. Formamos parte de manera activa de lo que es la coalición de gobierno. Éste es nuestro gobierno y hay distintas instancias en las cuales nosotros participamos e influimos en la toma de decisiones. Por supuesto que hay opiniones que prosperan, otras que se tienen en cuenta, otras que no. Pero la posibilidad de plantear los temas, de tratar de influir está presente.

- El año que viene hay elecciones. ¿La UCR debería seguir en la fórmula del Ejecutivo bonaerense?

- Tenemos una responsabilidad que es gobernar, ya va haber tiempo de discutir candidaturas. Todo lo que hay forma parte de análisis periodísticos. Por supuesto que a mí como radical me gustaría que el radicalismo ocupara más lugares, tuviera más legisladores y participara de la próxima fórmula bonaerense. Tenemos mucho para aportar y muchos hombres y mujeres con capacidad, pero hablar del 2019… falta   mucho. Hoy tenemos que hacernos cargo de los problemas que tenemos.
 


- ¿Los tarifazos son parte de un problema o de una solución?

- La Argentina tenía un retraso en términos tarifarios. Esos retrasos hacían que las empresas no inviertieran y por lo tanto íbamos a terminar como otros países de la región, a oscuras. Había que hacer una actualización tarifaria. Sabemos que duele y les pedimos un esfuerzo a los bonaerenses, sabiendo que estamos sentado las bases para una Argentina mejor.

- Sin embargo, hay metas inflacionarias que no se cumplieron

- Es la primera vez en cien años que se da una conjunción de situación: bajó el déficit fiscal, bajó el gasto del Estado, bajaron los impuestos, bajó la inflación, bajó la pobreza, bajó la indigencia y todas las mediciones del INDEC dan positivas. Creció la pesca, creció la construcción, la agroindustria, el turismo. Nos parece que estamos en el camino indicado. No es para festejar que haya bajado la pobreza: uno de cuatro argentinos está sumergido en la pobreza, pero entendemos que en la Argentina de donde venimos y hacia donde vamos estamos, sin dudas, en el camino correcto.

- ¿Por qué la oposición no concuerda con estos indicadores que usted describe?

- Lo que pasa es que la oposición se choca con un índice creíble que es el índice INDEC. Nosotros veníamos sin un índice. Teníamos un índice mentiroso que manipulaba estadísticas.

- Pero Guillermo Moreno fue sobreseído por la justicia de esas acusaciones.

- Y nos encontramos con un índice de 32 por ciento de pobreza de todas maneras. Hoy la pobreza disminuyó. Cuando vamos a los índices, son absolutamente favorables a la gestión de gobierno.

 


Abad en el Anexo de Diputados (Foto: AG La Plata)

- ¿Por qué cree el debate legislativo en la Cámara está más acalorado desde diciembre del año pasado?

- Los espacios legislativos son de diálogo y la relación con los bloques es de diálogo. Particularmente yo dialogo con todos sin excepción, más allá de que podemos tener contrapuntos. Las dos últimas sesiones hubo contrapuntos y se debatió. Cada uno sentó posición. Más allá de los desencuentros, este es un ámbito de debate y por supuesto que nosotros tratamos de generar consensos para sacar las leyes que necesita la provincia, pero en el marco del diálogo.

- En las últimas sesiones la oposición pidió que los ministros provinciales o incluso el jefe de Gabinete, Federico Salvai, vinieran a la Legislatura para hacer informes periódicos sobre el rumbo de sus gestiones. ¿El oficialismo está dispuesto a habilitar esa instancia?

- No tenemos que comparar lo nacional con lo provincial por una simple razón: en lo nacional está obligado el Jefe de Gabinete a ir al Congreso, es por ley. El artículo 101de la Constitución nacional lo deja bien expresado; la Constitución de la provincia de Buenos Aires no prevé ese mecanismo, sino que prevé dos situaciones. Que a los ministros se los cite con mayoría simple o hacerle pedidos de informes. Lo que se busca con este proyecto de que venga el jefe de Gabinete es generar un circo romano porque además tenemos la particularidad en la provincia de Buenos Aires de que hay un gobierno abierto, que dialoga, un jefe de Gabinete que atiende a intendentes, a legisladores. Salvai es un hombre de diálogo. Permanentemente se puede charlar con él. Fue más una chicana que un dato de la realidad. 

- ¿Cuál es el límite de funciones de un poder hacia el otro en los proyectos de reforma judicial que plantea Vidal? Hubo manifestaciones de injerencia desde el Ejecutivo hacia el Poder Judicial. 

- No hay una ley todavía y eso no va a ocurrir. No hay una avanzada contra la Justicia.  

- ¿Qué diagnóstico hacen del funcionamiento judicial bonaerense?

- Necesitamos una Justicia más cercana  la gente y que la víctima sea parte del proceso. En definitiva, una justicia que dé respuestas. El gobierno así lo entiende y por eso va a mandar en estos dos años   que quedan distintas iniciativas para mejorar eso.

- Usted es de Mar del Plata, cómo es la relación con el intendente de esa localidad, Carlos Arroyo y su “particular” perfil 

- La nación y la provincia han ayudado mucho a la ciudad. La gobernadora particularmente ha ayudado mucho. Se ha puesto especial énfasis en que Mar del Plata sea una de las ciudades más importantes   en materia turística y se demostró en la última temporada. Hay que seguir trabajando nación, provincia y municipio. 

- Le gustaría ser intendente de Mar del Plata

- Hablar de candidaturas en este momento no corresponde. Por supuesto que a cualquiera que entienda a la política como resolver los problemas de la gente le gustaría ser intendente del lugar de donde     uno es. En algún momento, vamos a ver cuándo, me gustaría ser intendente.