MEMORIA & BALANCE

Salvataje pendiente: pymes industriales venden menos y pagan 1000% más de tarifa

Mientras Macri auxilia a Carrefour con millonarios beneficios impositivos, solo en Buenos Aires hay al menos 40 firmas que hace un año esperan subsidio al salario. El tarifazo, Atila para el sector.

Un reconocido empresario pyme tiene un grupo de Whatsapp con firmas industriales en crisis. En ese chat, dos compañías de la provincia de Buenos Aires se enojaron fuerte esta semana cuando se enteraron de las condiciones del salvataje millonario que la Nación le otorgó a Carrefour. La supermercadista francesa había pedido un Proceso Preventivo de Crisis (PPC), mostrando tres balances consecutivos con números rojos. Las conversaciones en el chat subieron de tono cuando aparecieron quejas puntuales de dos o tres de los más de 40 industriales bonaerenses cuyas fábricas afrontan problemas serios, tanto en materia de caída en las ventas como en el impacto del tarifazo a la luz y el gas. Es que varias de esas compañías le solicitaron al gobierno de María Eugenia Vidal un rescate moderado, pero hace más de un año. Pidieron el famoso Repro, un subsidio a los salarios que reciben las compañías que están en crisis. Pero les contestaron que hoy no hay plata.

 

Baitieh (Carrefour), junto a Triaca y Cavalieri, al momento de firmar en La Rosada el salvataje del supermercado. 

 

 

La política ha tenido una semana caliente con todos los temas que se charlaron en ese chat. El Gobierno resolvió en tiempo récord el PPC que le permitió a Carrefour no pagar contribuciones patronales en este año por el 15% de paritarias logrado por Comercio. Lo habilitó a dar retiros voluntarios y le pidió que, en el caso de que quiera cerrar sucursales, avise con 30 días de antelación. En paralelo, ante el levantamiento en armas de los radicales, el Gobierno decidió presionar para que las provincias le quiten impuestos a las boletas de servicios para atenuar el tarifazo. Y rechazó, además, hacer modificaciones sobre el valor de la energía. Las pymes que se quejaban en el chat por la situación crítica en la actividad visitaron días atrás a los funcionarios del Ministerio de la Producción, la cartera que conduce Francisco Cabrera, para plantearles que necesitan un cambio de políticas para poder subsistir. Pero se fueron con un pedido de comprensión y paciencia.

 

La situación, si bien no es homogénea, golpea duro en los niveles de producción. Hay algunos casos muy emblemáticos. Una papelera del sur del conurbano que hasta hace un tiempo le vendía a Carrefour recibió incrementos cercanos al 500% desde 2015. Compra energía mayorista a la CAMMESA, la empresa que administra el mercado. Y, además, paga un plus por distribución. En marzo de 2015 abonaba $246.745 y en marzo de 2018, más de un millón de pesos. Otra de las compañías, en este caso metalúrgica, recibió aumentos del 1000%. La situación alcanza, inclusive, a las pymes que están contenidas por la Unión Industrial Argentina (UIA). El tema lo plasmó el martes último el propio titular de la entidad, Miguel Acevedo, sobrepasado por las facturas que le llegan desde todo el país.

 

 

El tarifazo, una de las principales quejas que afectan a las pymes en crisis. 

 

 

Hay otras compañías, como las del sector de la madera, que también reportan facturas onerosas. Según un relevamiento de la Federación de Industriales Madereros (FAIMA), la comparación de boletas de los últimos meses de 2018 con igual período de 2016 (empresas con menor o igual consumo) reflejan el siguiente cuadro:

 

- En la Ciudad de Buenos Aires, un taller recibió el 75% de aumento, mientras que una mueblera, un 263%.

 

- Esa misma mueblera, en la provincia, tuvo subas del 253%.

 

- Un aserradero en Posadas, Misiones, reportó un alza de casi el 100%.

 

- Muebleras de Bahía Blanca y Mar del Plata sumaron un 350%.

 

- En San Francisco, Córdoba, hubo subas de hasta el 82%. 

 

- En Cañada de Gómez, Santa Fe, alzas de entre el 100 y el 220%.

 

En contraposición al discurso oficial y a la posición que marcó el propio presidente Mauricio Macri, las pymes sostienen que la tarifa para las industrias es mucho más cara en Argentina que en Brasil y está casi empatada con Chile. Y que, en paralelo, no es el usuario argentino uno de los más subsidiados. Citan un informe del Fondo Monetario que pone al país en el lugar 12 en materia de subsidios a la energía, con Estados Unidos en el puesto uno de ese ránking.

 

 

Dujovne visitó esta semana a la AEA. Le reclamaron también por costo argentino. 

 

 

Este asunto coyuntural no sería de preocupación si no fueran las pymes los principales empleadores del país y las firmas con mayor penetración en diferentes provincias. Un informe de los Industriales Pymes Argentinos (IPA), la actividad industrial se contrajo más del 85% en los últimos dos años, lo que “explicó que 21 de los 24 sectores fabriles mostraron producción negativa en comparación con 2015”. Hay en el trabajo, además, una identificación de pymes ganadoras y perdedoras del modelo M. Entre las que están mejor, se encuentran los rubros de servicios como el transporte y las comunicaciones, la enseñanza privada, restaurantes y bares, actividades inmobiliarias e intermediación financiera, con mejoras de entre el 0,1% y el 14,2%. Los que perdieron son más y con números más impactantes: el tabaco cayó 13%, curtidores un 16,2%, textiles un 16,6% y fabricantes de maquinaria de oficina, contabilidad e informática, un 39,5%.

 

En paralelo con el pedido por tarifas, las empresas industriales predicen nubes negras con otros temas espinosos. El miércoles último, la Asociación Empresaria Argentina (AEA) recibió al ministro de Economía, Nicolás Dujovne, en una reunión con algunas críticas. La principal, que el costo argentino es elevado y pone en peligro la sostenibilidad de la incipiente mejora del PBI y de las chimeneas. En paralelo, y allí coinciden pymes y grandes, el esquema de tasas récord el Banco Central fomenta la especulación y la bicicleta financiera antes que la inversión real de las compañías locales. Un industrial de la UIA, un alto mando, se animó incluso a difundir a sus contactos un artículo sobre el caso Carrefour. Ya hubo un salvataje, importante. Quedan muchas situaciones complejas sin resolver.

 

Javier Milei con la titular del FMI, Kristalina Georgieva
Toto Caputo y la misión de mantener el modelo

Las Más Leídas

Misiones: Lucas Romero Spinelli y Carlos Rovira. 
La Cámpora, en llamas: reproches a Kicillof y furia contra Ferraresi
Toto Caputo, ministro de Economía. 
Desde Concordia, tierra de Edgardo Kueider, Rogelio Frigerio respaldó al senador nacional tras su voto positivo de la ley bases.
Rodrigo De Loredo, jefe del bloque UCR, clave en el tratamiento de la ley ómnibus. 

También te puede interesar